24 días tomando kombucha: efectos para un deportista

 

Por Miguel Ángel Rabanal

 

Desde hace tiempo suelo tomar de vez en cuando esta bebida que proviene de una receta milenaria a base de té verde fermentado con una levadura que le confiere propiedades excepcionales, y que es perfecta para cualquier momento del día, siendo una alternativa muy sana a los refrescos azucarados y carbonatados, y por si esto no fuera poco, es sumamente refrescante y de un sabor muy agradable.

Si quieres saber en que consiste la bebida Kombucha en este artículo aclaramos todas las preguntas que te pudieras hacer al respecto: ¿cómo se hace?, ¿tiene azúcar?, ¿a qué sabe?, ¿qué beneficios tiene?…

https://www.sportraining.es/2019/03/14/komvida-dara-mucha-vida-a-los-deportistas/

 

En esta ocasión, dada mi labor como entrenador, he querido relatar mi experiencia personal, tomando té kombucha de la marca Komvida durante 24 días seguidos, para así anotar los posibles efectos positivos que puede aportar a un deportista, valorando si es una bebida interesante para la gente a la que entreno, y como se podía intuir creo que los beneficios acontecidos durante la toma de esas 3 semanas y media, demuestran que es una bebida indispensable en la nevera de cualquier deportista que se quiera cuidar para poder entrenar y competir al máximo rendimiento.

 

Antes de empezar esa especie de “reto-prueba-experiencia” de tomar tantos días seguidos kombucha, hice un pedido de un pack de 24 unidades de 250 ml de Kombucha de la marca Komvida, que es la que más me gusta de sabor, y todas las botellitas de cristal me llegaron a casa perfectamente refrigeradas y protegidas, con lo que no se perdía ninguna de sus cualidades, ya que igual que los yogures, no puede romperse la cadena de frío si no se quiere alterar sus propiedades.

 

El acceso y compra en la web fue muy cómodo y opté por un pack con diferentes sabores para ir alternando cada día, aunque el que más me gusta es sin duda el sabor de jengibre-limón.

 

Pasemos pues a la descripción de los efectos que sentí cada uno de los días que iba tomando el té kombucha “Komvida” en diferentes circunstancias sin programar meticulosamente el momento exacto en el que debía tomarlo:

 

Día 1:

  • Momento de la toma: EN AYUNAS.
  • Efectos notados: hay pocas cosas que sienten bien al estómago nada más levantarse y esta fue una de ellas, notando una buena hidratación corporal.
  • Consejo: para antes de salir a entrenar o para ir al trabajo cuando apenas hay tiempo de beber algo rápido, el Kombucha es una opción que deja el estómago muy bien tanto para el entrenamiento como para el resto del día.

Día 2:

  • Momento de la toma: A MEDIA MAÑANA.
  • Efectos notados: lo tomé junto a un sándwich y me facilitó una cierta claridad mental en un momento en el que estaba agotado escribiendo al ordenador.
  • Consejo: es la combinación perfecta para las tomas entre horas que podemos hacer tanto entrenando como trabajando.

Día 3:

  • Momento de la toma: DESPUÉS DE ENTRENAR.
  • Efectos notados: al llegar de correr en un día caluroso, disfruté de sus ligeras burbujas refrescantes, y sentí como me rehidrató al instante.
  • Consejo: tomar 1 botella de té Kombucha de 250 ml junto con un vaso de agua será una forma ideal de hidratación para los días en los que hayamos sudado mucho, aportando el mínimo de calorías.

Día 4:

  • Momento de la toma: ANTES DE ENTRENAR.
  • Efectos notados: normalmente no me gusta tomar líquidos justo antes de entrenar para que no “bailen” en el estómago mientras entreno, pero lo que noté con el kombucha fue que el vaciado gástrico fue muy rápido y no me dejó ninguna molestia.
  • Consejo: para antes de empezar a entrenar estaría bien tomar media botella de 250 ml para que nos dé un plus de energía y nos siente bien al estómago.

Día 5:

  • Momento de la toma: DURANTE EL ENTRENAMIENTO.
  • Efectos notados: de la misma manera que antes de entrenar me molesta tomar líquidos por las posibles molestias estomacales, lo mismo me ocurre durante el entrenamiento, pero al beber Kombucha me sentí muy bien y sin incomodidad estomacal.
  • Consejo: como recomendé para antes de empezar a entrenar, no estaría mal tomar la otra media botella de 250 ml a mitad del entrenamiento para favorecer la hidratación y aportar un extra de minerales de esta bebida tan refrescante y beneficiosa, con un vaciado del estómago muy rápido.

Día 6:

  • Momento de la toma: DESPUÉS DE UNA COMILONA FAMILIAR.
  • Efectos notados: me ayudó a hacer mejor la digestión.
  • Consejo: no está de más que cuando se preveé comer más de la cuenta lleves un Kombucha preparado en la mochila para tomar después como alternativa a otras bebidas azucaradas y/o alcohólicas que pueden interferir en la digestión.

Día 7:

  • Momento de la toma: TRAS NOTAR PESADEZ ESTOMACAL.
  • Efectos notados: al levantarme de la cama después de la comida familiar del día anterior me notaba como hinchado y empachado, por lo que opté por un Kombucha como primera ingesta del día, notando como se quitaba la pesadez.
  • Consejo: después de algún día de exceso y si optas por algún tipo de ayuno, sería una bebida muy aconsejada, para revitalizar metabólicamente el sistema digestivo.

Día 8:

  • Momento de la toma: EN UNA SESIÓN DE PESAS.
  • Efectos notados: llevé mi botellita de Kombucha para ir tomando mientras hacía una rutina de fuerza, y la sensación de recompensa que sentía al beber un sorbo tras alguna serie, me hizo disfrutar de la sesión y sentirme muy a gusto.
  • Consejo: el efecto refrescante para cualquier sesión de entrenamiento se hace notar, y en concreto si tenemos pequeños espacios de descanso a respetar durante los ejercicios, sería un buen momento para ir tomando el Kombucha.

Día 9:

  • Momento de la toma: EXCURSIÓN POR LA MONTAÑA.
  • Efectos notados: conjuntamente con la oxigenación recibida del aire libre, tomar Kombucha me hizo notar que respiraba mejor y que las pequeñas ingestas de comida que hacía me sentaran genial.
  • Consejo: aunque sea una lata cargar por líquido al salir a la montaña, es necesario hidratarse de una manera adecuada, y entre otros líquidos como agua, llevar una botellita de Kombucha a la excursión es un gran acierto.

Día 10:

  • Momento de la toma: A MEDIA TARDE CON UNOS AMIGOS.
  • Efectos notados: tras juntarme con unos amigos en casa para tomar algo, opté por tomarme un Kombucha en lugar de un zumo u otra bebida carbonatada habitual, y aunque en ese momento no me apetecía tomar nada, lo cierto es que fue empezar a beber el Kombucha y disfrutar al instante de su sabor y sus efectos beneficiosos.
  • Consejo: no puede haber mejor bebida para tomar en momentos sociales, siendo la mejor alternativa a cualquier bebida alcohólica y azucarada.

Día 11:

  • Momento de la toma: AL VENIR DEL DENTISTA.
  • Efectos notados: normalmente siempre me gusta beber líquidos después de venir de la consulta del odontólogo para así poder eliminar mejor la anestesia, y opté por el Kombucha, ya que al ser diurético facilitaba este efecto.
  • Consejo: siempre que queramos mejorar la retención de líquidos el Kombucha es una magnífica opción.

Día 12:

  • Momento de la toma: ANTES DE SALIR EN BICI.
  • Efectos notados: lo había probado antes de salir a correr y me fue genial, así que antes de salir en bici el efecto no podía ser muy diferente, y efectivamente así fue.
  • Consejo: dado que es un producto refrigerado, opté por tomarme la botella entera antes de mi entrenamiento de bici para que así no se calentara llevándolo en el portabidón con el calor.

Día 13:

  • Momento de la toma: DESPUÉS DE CENAR.
  • Efectos notados: yo soy de los que suelo cenar más de la cuenta, al ser el momento del día en el que más relajado estoy, y ese día me pasé un poco con la cena así que en lugar de hacerme una infusión me tomé un kombucha y me ayudó a aliviar la pesadez, y por ende, a dormir mejor.
  • Consejo: tomado después de la cena, debemos asegurarnos que sea hora y media antes de acostarnos para que así no haga levantarnos por la noche a orinar dado su efecto diurético.

Día 14:

  • Momento de la toma: ANTES DE PONERME LA VACUNA.
  • Efectos notados: el cierto efecto estimulante del Kombucha, esta vez me dio relajación en un momento tenso en el que sentía cierto miedo a los posibles efectos secundarios.
  • Consejo: en momentos de estrés en los que el cuerpo no nos pida nada de beber por los nervios, el kombucha puede ser la bebida que mejor te siente.

Día 15:

  • Momento de la toma: CON LOS SINTOMAS DE LA VACUNA.
  • Efectos notados: al instaurarse un cierto malestar general y algo de fiebre después de haberme vacunado por segunda vez, sentía como no tenía ganas de hacer nada, y la toma del kombucha me revitalizó cuerpo y mente para seguir mejor la rutina diaria.
  • Consejo: en aquellos momentos de inapetencia puede ser una bebida muy beneficiosa para despertarnos cierta vitalidad.

Día 16:

  • Momento de la toma: ANTES DE COMER.
  • Efectos notados: normalmente me cuesta comer si llego con sed, y por eso este día como me notaba algo deshidratado, tomé un kombucha antes de sentarme a comer y además de quitar la sed al instante, sus ligeras burbujas me abrieron el apetito para hacer mejor la digestión ese día.
  • Consejo: mucho mejor que otro tipo de bebidas azucaradas y/o alcohólicas, el kombucha es junto con el agua, las mejores opciones para beber antes de una comida e incluso durante la misma.

Día 17:

  • Momento de la toma: AL LLEGAR DE CORRER.
  • Efectos notados: era un día de bastante calor, y sin querer llegaba algo deshidratado, ya en los últimos kilómetros empezaba a sentir una gran sensación de sed, por lo que nada más entrar a casa bebí un botellín de 250 ml de kombucha y un vaso de agua, lo que me rehidrató al instante y me hizo sentirme mejor.
  • Consejo: podemos hacer una mezcla del kombucha frío de la nevera y un vaso de agua del tiempo, y tomar justo después de un esfuerzo deportivo que nos haya deshidratado, así la rehidratación será máxima tanto por la temperatura del líquido como por los beneficios del kombucha.

Día 18:

  • Momento de la toma: EN LA COMIDA.
  • Efectos notados: la ingesta que tuve a medio día fue un poco fuerte, y tenía un cocido algo contundente, así que el cuerpo me pedía tomar algo refrescante y el kombucha fue la opción elegida para saborear durante la comida.
  • Consejo: tomar kombucha durante una comida copiosa, facilitará la digestión si lo vamos bebiendo poco a poco, ya que los beneficios que aporta al estómago, junto con el toque de burbujas naturales derivadas de la fermentación del té, permitirán una mejor digestión de la comida ingerida.

Día 19:

  • Momento de la toma: EN LA PISCINA JUNTO A UN HELADO.
  • Efectos notados: en un típico día de verano en el que te sientas tranquilamente a la sombra y te apetece tomar algo relajadamente, me llevé un helado de mi nevera portátil que fui disfrutando a la vez que bebía una botella de kombucha.
  • Consejo: el kombucha fresquito es el aliado para esos días de calor, así que podemos disfrutarlo como una bebida muy refrescante en cualquier lugar, incluidas la playa y la piscina, intentando mantener siempre la cadena de frío.

Día 20:

  • Momento de la toma: AL LLEGAR DE ANDAR EN BICI.
  • Efectos notados: como ya me había sucedido el día que vine de correr con calor, me encontraba deshidratado por la sensación extrema de sed que traía, y se me ocurrió repetir la operación de tomarme el kombucha fresquito pero esta vez lo iba bebiendo mientras comía una buena rodaja de sandía.
  • Consejo: la combinación de té kombucha junto con alguna fruta después de hacer deporte, sería una excelente forma de hidratarnos y recuperarnos mejor.

Día 21:

  • Momento de la toma: ANTES DE CENAR.
  • Efectos notados: había tenido un día un poco estresado, con distintos problemas, y llegaba a la cena algo nervioso, así que, para relajarme y sentirme mejor, opté por tomarme un kombucha lentamente mientras disfrutaba de su sabor, y descendía mi nivel de activación.
  • Consejo: la carga de teína del kombucha es muy pequeña, y aunque nos estimula para los momentos de decaimiento, lo cierto es que bebido de manera relajada y saboreándolo nos aporta una cierta calma.

Día 22:

  • Momento de la toma: DESPUÉS DE HACER UNAS SERIES DE CARRERA.
  • Efectos notados: tras un entrenamiento corto, pero bastante exigente como fueron unas series de 800 m, el cuerpo y las piernas me temblaban, y tenía el estómago cerrado hasta para beber agua, así que opté por un kombucha al llegar a casa y me sentó fenomenal.
  • Consejo: ante esfuerzos físicos duros en los que el cuerpo queda resentido, la toma de kombucha se convierte en una bebida interesante para asentar el estómago.

Día 23:

  • Momento de la toma: EN AYUNAS JUNTO A UN YOGUR.
  • Efectos notados: por la mañana antes de salir a la calle, me tomé el kombucha junto con un yogur, siendo una combinación muy buena y ligera para esos días que no apetece comer nada en el desayuno.
  • Consejo: la combinación de las levaduras beneficiosas del kombucha junto con las bacterias buenas del yogur, son una excelente manera de repoblar, equilibrar y cuidar la microbiata intestinal.

Día 24:

  • Momento de la toma: EN UN BATIDO DE FRUTAS.
  • Efectos notados: me hice un batido de frutas para tomar a media mañana y media tarde, y cono la intención de darle un plus de propiedades le añadí kombucha, y aunque se le quitaron las burbujas al batirlo, el sabor y digestibilidad fue inmejorable.
  • Consejo: podemos añadir kombucha a otras preparaciones culinarias, a ser posible en recetas frías como bien puede ser un batido, que es con lo que mejor combina.

 

Espero te haya servido mi experiencia de 24 días tomando kombucha y que te anime a incluirlo entre tus bebidas favoritas, pues sin ninguna duda es un alimento-medicina para tener siempre en la nevera de cualquier deportista.

 

Para más información: www.komvida.com