Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

 

SALOMON S/LAB SENSE ULTRA: “Tecnología e innovación al servicio de la Ultradistancia”

Por Fernando Martínez Gutiérrez

Muchas eran las ganas que teníamos de que llegara a nuestras manos este modelo de la nueva gama de zapatillas de la marca francesa , y es que para esta nueva temporada Salomon ha vuelto a reactivar toda su  maquinaria, para ofrecernos un abanico de modelos que buscan adaptarse tanto a las exigencias de las peculiaridades de cada corredor, como a las necesidades de las diferentes características que debe ofrecer una zapatilla en función de la distancia y el terreno en el que vayan a ser utilizadas.

Las Salomon S/Lab Sense Ultra son un modelo inédito, creado como el resto de zapatillas Slab basándose en los feedbacks que los integrantes de su equipo de competición realizan y que permiten poner toda la tecnología de fabricación en manos de profesionales del trailrunning, para así optimizar las prestaciones que nos debe ofrecer la herramienta más importante en un corredor de montaña.

Para ponernos en situación y con el fin de ubicar este modelo en el resto de opciones que nos ofrece Salomon, diremos que se encuentra en el punto medio entre las Slab Wings y las Slab 6 (conocidas como “Kilian” en el pelotón popular), siendo una zapatilla con la que exprimiremos al máximo todas sus prestaciones en distancias medias-largas y que, como analizaremos posteriormente, es increíblemente polivalente en cuanto a su adaptabilidad a diferentes tipos de terreno.

A continuación y después de haberlas exprimido al máximo os exponemos el análisis y la valoración de estas nuevas Slab Sense Ultra. Para ello, además de mi opinión como trail runner y analista biomecánico, intentaré resaltar las diferencias con los dos modelos que la secundan, para que de esta manera podáis  realizar un esquema que os permita elegir uno u otro dependiendo de vuestras características, del terreno en el que vayáis a utilizarlas y de los objetivos que os hayáis marcado esta temporada.

 

Upper:

Como en el resto de  modelos, utiliza en toda su malla el sistema Sensifit y Endofit que tan buenos resultados les está dando y que funciona increíblemente bien, ofreciéndonos una alta sensación de confort y ajuste del pie dentro de la zapatilla, además de una nueva combinación de nylon que la dota de una mayor capacidad de transpiración y un mejor comportamiento  antiabrasión. Con la lengüeta totalmente integrada al resto del upper y altamente protegida con un tejido similar al neopreno y que, comparándola con los modelos Wings y Sense 6, podemos apreciar que este tejido es mucho más denso, lo que favorecerá la protección del empeine al rozamiento de los cordones, algo que en distancias cortas quizás no se aprecie pero que con el paso de los kilómetros cobra una gran importancia y nos permitirá ademas de acumular distancia sin ninguna molestia en la zona, un gran ajuste de la zapatilla.

Integrada en la malla, en su parte anterior cuenta con un refuerzo para la protección de los dedos contra los impactos con raíces y piedras, muy similar al del modelo Sense 6, y con una consistencia bastante menor al modelo Wings, lo que nos conduce a la conclusión de que es una zapatilla muy precisa para corredores con buena técnica. Pocos más son los refuerzos que nos encontramos en el resto del upper, tan solo podemos destacar unos nervios totalmente integrados en la malla,  muy elásticos, que permiten al pie una gran agilidad y libertad de movimiento y a la vez dotan al upper de una mayor durabilidad y consistencia,  además de fijar y sujetar el mismo dentro de la zapatilla.  También podemos apreciar el contrafuerte típico de Salomon en el talón, que nos ofrece estabilidad en la zona sobre todo en bajadas y que biomecanicamente está muy bien diseñado pues cuenta con una altura óptima que no presiona el tendón de aquiles y lo deja trabajar con enorme libertad de movimiento.

Sistema de ajuste Quick Lace, con bolsillo para guardar los cordones, y que hoy por hoy es lo mejor que podemos encontrar si lo comparamos con el resto de soluciones de atado que nos ofrecen otras marcas, no obstante fueron los primeros en proponer este sistema.

En cuanto a la anchura del upper en la zona de los dedos es ligeramente inferior con respecto al modelo Wings,  mejorando la precisión en cada pisada y penalizando ligeramente la expansión de los dedos; sin embargo una vez testadas en carrera, las sensaciones son de todo lo contrario, la supresión de materiales rígidos y plásticos hacen que pese a la reducción de la anchura, se produzcan menos rozamientos con el paso de los kilómetros.

 

Mediasuela:

Zapatilla de perfil medio con una altura de 26mm en la zona del talón y 18mm en la zona del antepié, lo que le confiere un drop de 8mm. Compuesta de EVA comprimida de doble densidad, fácilmente apreciable al tacto y realmente efectiva en carrera. Esta combinación en  la densidad del compuesto hace justicia a las voces que venían demandando a la marca francesa  una zapatilla menos agresiva para la larga distancia, pero que mantuviera las prestaciones de agilidad, sensibilidad y reactividad de su modelo Sense 6. El resultado roza la perfección, pues nos encontramos con una mediasuela menos dura, con una mayor capacidad para amortiguar y absorber impacto debido al aumento de la altura y por lo tanto de la cantidad de EVA. Pero no solo es eso, Salomon juega de manera magistral con la firmeza de su compuesto, para dotar a su mediasuela de consistencia en zonas claves, en las que el pie del corredor de montaña precisa de una mayor estabilidad. Introduce la tecnología Os Tendon y Energycell+  que según la marca mejora su durabilidad y su capacidad para suavizar y absorber el impacto.

Abandona para este modelo Slab su plantilla minimalista, para optar de nuevo por la plantilla Ortholite de unos 4mm de grosor en toda su superficie, que nos proporciona una mayor sensación de confort. Algo de agradecer sobre todo en larga distancia.

 

Suela:

Suela diseñada íntegramente con el caucho Contagrip WET, uno de los grandes avances dentro de toda la gama Slab para esta nueva temporada. Mantiene las virtudes del compuesto anterior en cuanto a agarre y tracción mejorando notablemente su durabilidad. Provisto de tacos de unos 3mm -3.5mm de profundidad según nuestras mediciones, un grosor intermedio de los normalmente utilizados por Salomon para sus modelos de terrenos duros y grasos. En la valoración comentaremos lo apropiado de esta solución  En el centro podemos apreciar un orificio que deja al descubierto su Profeel film, material que se extiende por toda la superficie entre suela y EVA y que vincula la parte posterior de la zapatilla con la zona del antepié para dotar de una mayor estabilidad sobre todo en la parte media.

 

VALORACIÓN:

Ha llegado el buque insignia de la larga distancia, y ha llegado no solo para quedarse, sino para expandirse y perpetuarse. Y es que pocos modelos podrán competir con estas nuevas Slab Sense Ultra en este terreno. Su combinación de ligereza con 275 gramos para una zapatilla de trail con una inmejorable amortiguación y un perfil relativamente bajo para la cantidad de protección que nos ofrece, la convierten en un modelo especialmente diseñado para que pies expertos disfruten con ellas corriendo largo, tanto en sus entrenamientos como en competición.

Y digo pies expertos, porque no hay que confundir el que sea una zapatilla de alta amortiguación con que sea válida para cualquier corredor, y es que pese a ser un modelo menos agresivo que su hermana la Sense 6, precisa como toda zapatilla Slab de una buena preparación técnica y física pues prescinde de muchos elementos de protección que solo el entrenamiento y la experiencia pueden suplir. Esta falta de elementos estructurales favorecen el que sea una zapatilla realmente ágil,  muy precisa en movimientos sutiles, siendo altamente eficiente si se emplean con confianza sobre terrenos técnicos. Esta última característica es la que más la separa del modelo Wings, la cual cuenta con un mayor numero de elementos estabilizadores.

En cuanto su alto grado de confort y amortiguación nos permitirán acumular kilómetros con la seguridad de quien se siente protegido cuando la fatiga aparece y nuestro sistema muscular no es capaz de ejecutar de una forma correcta un óptimo apoyo.

Uno de los parámetros que consideramos más importantes al valorar una zapatilla es la relación entre estabilidad, reactividad y amortiguación. Para ello comprobamos el diferencial del ancho entre mediasuela y upper en la zona del metatarso y lo comparamos con la altura del perfil de la mediasuela en esa misma zona (pues las marcas solucionan la falta de estabilidad que se produce por el incremento de la altura del perfil de la mediasuela con un aumento de la anchura de la misma).

Para la talla 9.5 USA, que son las que hemos probado, en la zona del metatarso el ancho del upper es de 9,5 mm y el de la mediasuela es de 110mm, dando un diferencial de 15mm. Si relacionamos este parámetro con la altura de la mediasuela (18mm-15mm) obtenemos un resultado de +3mm. La traducción de estos números nos viene a decir que nos encontramos con una zapatilla muy compensada, altamente reactiva y con gran amortiguación.

Gran mejora en el comportamiento de los materiales y compuestos desde el upper hasta la suela en cuanto a la durabilidad, sin suda un “talón de aquiles” que venía persiguiendo a la marca francesa y que deja de ser un problema para convertirse en una virtud.

Sobresaliente el comportamiento de la suela tanto en terrenos secos como en grasos. Especialmente acertado me ha parecido la elección del grosor en los tacos, ya que tienen la profundidad suficiente para mantener un buen agarre en terreno embarrado o en tierra, pero sin llegar a un prominencia que penalice la estabilidad cuando corremos por roca o terrenos duros, lo que la convierte en una auténtica todo terreno.

Siguiendo la filosofía del resto de modelos Sense, nos permite tener una gran propiocepción en cada pisada, transmitiéndonos una gran cantidad de información a través del terreno, ofreciéndonos una enorme sensación de control sobre nuestros movimientos. ¿Precisión? por supuesto, realmente la precisión nos la va a dar el saber lo que estamos haciendo en cada momento, y estas características unidas a la libertad de movimiento que nos aportan sus tejidos y sus tan solo 270 gramos, que es sin duda muy difícil de lograr cuando hablamos de una zapatilla amortiguada y que Salomon sin ninguna duda ha conseguido integrar en este modelo.

¡Se acaban las nieves y toca correr por montaña!, pocos van a ser los modelos capaces de competir con estas Salomon Slab Sense Ultra, zapatilla pensada y diseñada por y para la ultra distancia, y que como tal sera perfecta para corredores experimentados que buscan el máximo rendimiento a la vez que precisan de una mayor protección y confort. Versátil en cuanto a las prestaciones en diferentes terrenos, ligera, confortable y precisa, características que la aproximan a la excelencia y que hacen de este modelo una apuesta segura tanto para los entrenamientos como para las competiciones principalmente cuando corremos largo.