“CAMOVI CALIDADE”: VII CARRERA MONTES DE VIVEIRO 2017

 Por Fernando Martínez Gutiérrez y Antonio Barrón Jurado

El pasado domingo 23 de Abril se disputó  la séptima edición de la Camovi, en el municipio lucense de Viveiro, una pequeña población a orillas del Cantábrico que cuenta con un entorno ideal para la práctica del trail running.

La carrera que enlaza las cumbres más altas de los montes que rodean el municipio nació hace años, de un grupo de amigos que se propuso ese reto y después de su hazaña pensaron que tanta belleza había de ser compartida.

“Pero todavía no es domingo y aun no se corre…”, y es que la Camovi es una carrera que requiere sus tiempos, al menos ese es nuestro consejo. Tiempo para degustar la fantástica Gastronomía de Viveiro, disfrutar de las vistas de sus miradores, conversar con sus gentes, volcadas en la organización del evento y percibir su hospitalidad con los corredores, disfrutar de un rodaje tranquilo admirando la belleza de sus impresionantes acantilados, de un baño antiinflamatorio en sus playas y… de los eventos que rodean la carrera (conciertos …); y por qué no… de esa Estrella Galicia bien fría viendo desaparecer el sol tras el verdor de sus montes. ¡Y es que de verdad merece la pena vivir y respirar todo eso!

Entre esos eventos, los corredores tuvimos la gran suerte de poder compartir dentro del espacio dedicado al Briefing, un coloquio con Miguel Heras (Salomon Internacional). Pocas veces los populares tenemos la oportunidad de compartir impresiones y consultarle dudas e inquietudes a uno de los corredores más importantes del mundo. Miguel estuvo “de 10” , resolviendo cada una de las cuestiones que se le presentaban tanto personales como técnicas, siempre con una sonrisa y con un saber estar increíble, ¡chapó por él!. En esa charla-coloquio también tuvimos la suerte de participar en primera persona representando a Sportraining,  junto a los directores de carrera y la directora de la revista Oxígeno, de la cual nos llevamos un grato recuerdo .

Ya es domingo y el fin de semana ha volado. Después de un nutritivo desayuno y de ajustar nuestro material, estamos listos para la batalla, es el momento. Este año la climatología acompaña y estamos deseosos de escuchar la bocina que hace que toda nuestra adrenalina se ponga al servicio de nuestros músculos para paso a paso, conseguir nuestro objetivo, entre él y nosotros… ¡42 km de puro monte gallego! Comienza la Camovi.

Desde el comienzo te das cuenta de lo que te vas a encontrar. La carrera circula por un recorrido elegido con mucho mimo, que combina dureza (el cortafuegos y el bucle que te hacen hincar rodilla) con zonas rápidas y ágiles, en las que el corredor puede levantar la cabeza del suelo y disfrutar de los majestuosos paisajes que ofrece la naturaleza del monte gallego. Y es aquí donde reside una de las máximas del trail running, uno de los motivos por los que lo probamos solo queremos repetir y… lo hacemos no menos que “nuestra religión”. Esa máxima no es otra que la de fundirte con los paisajes, los olores, los matices y sonidos que la naturaleza nos ofrece, mientras corremos con nuestros músculos y tendones en tensión, el pulso y la respiración  acelerados y nuestros sentidos extra-sensibles,  para intentar jugar, bailar y fundirnos con ella, y llevarnos al final esa dosis de energía y de pureza que quizás solo nosotros podamos extraer de ella. Hay carreras en las que consigues sentir esto y Camovi es una de ellas.

No quisiera abandonar la carrera sin destacar el impresionante aroma a eucalipto que acompaña a los corredores durante todo el recorrido y que parece irte limpiando los pulmones en cada una de las inhalaciones.

En la última bajada 4 kilómetros nos separan de la meta, bajada técnica en la que las piernas ya agotadas sufren pero el corazón comienza a sentir que lo hemos logrado y, no solo eso, lo hemos luchado, sufrido y disfrutado… y eso sabe mucho mejor. Y aún mejor, cuando tras el descenso comienzas a entrar por las calles del pueblo y empiezas a sentir el calor de los espectadores que abarrotan la plaza para recibir a unos corredores exhaustos pero felices, el speaker grita tú nombre y cruzas la línea de meta, ¡reto conseguido!

Finalmente la victoria fue en la categoría masculina para el gran Miguel Heras, acompañado en el pódium por el gallego Fernando Arca y por Eduardo Sotelo; en categoría femenina Belén Rodríguez se hizo con la victoria y tras ella Manuela Torres y Tereza Ctvrtnickova completaron el cajón. Aunque realmente todos los participantes nos sentimos ganadores y esa es otra de las grandezas de este deporte.

Aún nos resistimos a marcharnos, por unas horas permanecimos en la plaza contando anécdotas y hablando con el resto de corredores y organizadores, mientras disfrutábamos de un autentico recovery “Camoviense”: sus callos con garbanzos ya son un clásico, esos toques de tradición dicen mucho.

Toca abandonar Viveiro y poner rumbo de nuevo a Madrid. No queremos terminar sin agradecer a cada uno de los voluntarios que hacen posible la carrera, que te animan y te hacen sentir como en casa en cada avituallamiento, y por supuesto gracias a la organización, solo hace falta charlar con ellos un minuto para darse cuenta del esfuerzo y la ilusión con la que trabajan, para año tras año sorprendernos y cuidar cada detalle que rodea la carrera, para permitir al corredor no preocuparse de nada que no sea disfrutar de su pasión. Ese trabajo bien hecho, se puede apreciar en la sonrisa, la alegría y la empatía  de los organizadores… y eso siempre se ve reflejado en el resultado. Desde la redacción de Sportraining os animamos a que viváis la experiencia, os podríamos seguir dando razones pero preferimos que vosotros encontréis y nos contéis la vuestra… Nosotros seguimos rumbo a Madrid recordando los grandes momentos vividos y contando los días para volver a poner rumbo a Viveiro para disfrutar de la VIII CAMOVI, y es que… ¡nos flipa la CAMOVI!