S20298-1_5

 

Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

 

SAUCONY KINVARA 7 (Por Andrés Polledo)

 

Llega una edición renovada del que, seguramente, sea el modelo más completo y conseguido de la marca americana, las Saucony Kinvara 7. Es cierto que cada marca tiene un gran abanico de posibilidades donde podemos encontrar desde zapatillas ‘rápidas’ y ligeras hasta zapatillas más pesadas y amortiguadas. Pues bien, yo califico este modelo de Saucony como una de las zapatillas más completas del mercado en cuanto a la relación peso-amortiguación.

La marca sigue apostando por un diseño llamativo y bonito, teniendo en cuenta que la tendencia es la de no solo hacer una zapatilla buena en cuanto a su rendimiento sino que también resalte por su estética y, en aspecto, Saucony ha vuelto a hacer una zapatilla que entra por los ojos al incluir el verde flúor como color principal.

Según los datos ofrecidos por la marca, el modelo mantiene los 218g de las anteriores Kinvara. Sin embargo, donde sí que ha habido cambios, es en alguna otra medición que hemos tomado.

El UPPER

Mantiene la línea renovada ya en la anterior versión utilizando dos mallas muy transpirables y la tecnología “Flexfilm” (termosellado) para las zonas donde hace falta un mayor refuerzo y flexibilidad. Es ya característica en este modelo la sujeción de la lengüeta  mediante rejillas elásticas y transpirables (agujereadas) hacia la mediasuela junto con el sistema de ajuste de los cordones “Pro-lock”, que hace que el empeine quede perfectamente ajustado. Queda claro que si algo funciona hay que mantenerlo y en este caso es un total acierto, ya que la fijación de la lengüeta junto con el sistema de lazada evita los roces  y las consiguientes rozaduras.

El collarín del talón mantiene el sistema “RunDry” que aporta comodidad y suavidad y un buen agarre (es de las pocas zapatillas que nada mas ponérmelas siento que el agarre en el talón es el adecuado sin tener que hacer el pie a la zapatilla). El contrafuerte que incorpora en la zona del talón no es demasiado rígido, lo que se agradece en los corredores que impactan primero con una zona más adelantada del pie.

La plantilla, muy ligera, no altera el drop puesto que mide 4mm en todos sus puntos, lo que aporta comodidad sin afectar las sensaciones.

S20298-1_3

La MEDIASUELA

Construida a base de EVA+ incorpora una de las grandes novedades de esta nueva edición, sustituyendo la tecnología “PowerGrid” de la anterior versión por el “Everun”, sistema novedoso de amortiguación de Saucony y que tan buenos resultados está dando.

He aquí la diferencia entre una zapatilla creada exclusivamente para competir y una muy amortiguada para rodajes más largos o personas más pesadas, y es que la altura de la mediasuela en la zona de metatarsos (20mm) es incluso un milímetro más alta que en la versión anterior (donde ya la calificábamos como una mediasuela alta, 19mm) teniendo en cuenta que Saucony las incluye dentro de sus “Natural series”. Este aspecto es compensado con las hendiduras de la suela que analizaremos en detalle más adelanate y con el resultado del diferencial de la anchura del upper y la mediasuela en el antepié (parte de la zapatilla que sobresale a ambos lados del upper visto desde ariiba).

La altura del talón es de 24mm, por los 20mm del antepié, manteniendo el drop de 4mm pero con 1mm más tanto en el talón como en el antepié, lo que nos indica que es ligeramente más alta que su predecesora. Como ya hemos comentado en otros análisis, Saucony se caracteriza por tener un diferencial entre la anchura del upper y la de la mediasuela en la zona de antepié bastante acusado. En las Kinvara 7 las medidas que hemos tomado (en una talla 8 USA) son de 109mm en la mediasuela y 96mm en el upper, lo que nos da un diferencial de 13mm (entre ambos lados). Pero este dato hay que relacionarlo con la altura de la mediasuela en el mismo punto, que como hemos dicho es de 20mm, para así obtener un parámetro muy determinante a la hora de valorar el potencial de rendimiento de una zapatilla en cuanto a la combinación de estabilidad, reactividad y amortiguación. De esta forma, el resultante es de +7mm. ¿Qué significa este dato? Cuanto mayor sea el diferencial upper/mediasuela, mayor es la estabilidad pero en cambio se ve afectada directamente la reactividad de la zapatilla con el terreno; por el contrario, cuanto menor sea, perderemos estabilidad y ganaremos en reactividad. Por ello, hay que relacionarlo siempre con la altura de la mediasuela (cuanto más alta más inestable y más amortiguada, y cuanto más baja más reactiva y menos amortiguada), que como hemos dicho nos da un resultado de +7mm. Aquí es cuando debemos decir que el rango ideal para situar este parámetro debe estar entre 5 y 10, con lo que podemos asegurar que la relación entre estabilidad, reactividad y amortiguación es óptima.

Hablando en términos más prácticos, es una zapatilla con una altura de mediasuela demasiado alta para ser una ‘voladora’ pero compensa muy bien con un diferencial tan bajo, permitiendo una buena respuesta de la zapatilla con el suelo. Este parámetro ya se vio muy mejorado con las Kinvara 6; desde aquí animamos a la marca a que siga trabajando en esta dirección.

S20298-1_1

La SUELA

No ha sufrido apenas modificación alguna, ya que sigue siendo una prolongación de la mediasuela salvo en los puntos donde vamos a realizar el mayor contacto con el suelo, donde hay refuerzos anti-abrasivos y que nos ayudan a tener una mejor tracción.

Como había comentado antes, la suela tiene una serie de hendiduras que facilitan la flexión de la zapatilla a la hora de pisar y, al tener una profundidad aceptable, ayudan a mantener la sensación del terreno a pesar del grosor de la misma y la amortiguación.

Es una suela claramente para terreno de asfalto. Si algo tengo que destacar negativamente de la zapatilla es en este aspecto, ya que la suela sufre un desgaste relativamente rápido. Es el precio que hay que pagar por tener una zapatilla tan ligera sin ser específicamente una zapatilla “voladora”, lo normal es que otros aspectos se vean perjudicados y destacaría éste como uno de ellos.

S20298-1_4

VALORACIÓN

La valoración es relativamente sencilla teniendo en cuenta que hemos ido desgranando la zapatilla por partes anteriormente. Es sencilla porque cuando buscas información en la página oficial de Saucony acerca de este modelo, ves que te dan una información que puede parecer que estés leyendo las características de una zapatilla muy rápida por el peso (poco más de 200g), el drop de 4mm (el más bajo que puedas ver en zapatillas de las mismas características), pero quizás al ver la foto te despierte dudas por la altura de la mediasuela.

808_ec350c6eda447838c8a67c36bd77bcdc31fefc0e570cb3860f2a6d4b38c6490d

Es cierto que es una zapatilla alta y entiendo que la marca no quiere excluir de este modelo a los que realizan el primer impacto en el suelo con el talón, pero también destaco la capacidad de hacer una zapatilla creada ‘para todo el mundo’ sin que se vea muy afectada la pisada de antepié y su reactividad con el suelo. ¿Cuántas veces nos hemos visto en el dilema de una zapatilla en la cual buscamos algo más de amortiguación pero en consecuencia aumenta el peso? O… cuando buscamos una zapatilla algo más ligera y de repente se convierte en una zapatilla demasiado agresiva. Creo que es la mejor definición de este modelo, zapatilla amortiguada para soportar entrenamientos no tan exigentes donde podemos ir a ritmos medios, como una zapatilla sorprendentemente ligera a pesar de su amortiguación para hacer series más rápidas o incluso para competir.

Voy a poneros un ejemplo ‘sobre el terreno’. Yo tengo varias zapatillas para mi día a día de entrenamientos y luego tengo mis zapatillas para competir.  Con esta zapatilla he encontrado algo que no me había pasado antes, y es que yendo a ritmos altos de competición con una zapatilla de entrenamiento al final siempre resultaba ser pesada, un lastre (“voy con los zapatones hoy”, es una frase que seguramente hayáis escuchado algunos entre vosotros en algún entrenamiento) y, en cambio, con las Kinvara 7 tengo una respuesta digna de resaltar al hacer el contacto de mediopié con el suelo (que es lo que más se ve afectado en zapatillas amortiguadas) y extremadamente ligeras para mantener ritmos altos durante periodos largos.

En conclusión, es un modelo que entendería que fuera de competición para personas más pesadas. Y para personas algo más ligeras como yo (65kg) para entrenamientos largos y exigentes o competiciones muy rápidas a partir de 10km, retrasando la fatiga muscular.

Donde mejor me han ido a mí ha sido en la media maratón o maratón  de un triatlón de larga distancia, ayudándome mucho a correr  a ritmos por debajo de 4’/km con la fatiga en las piernas tras haber dado pedales primero. ¿Correría una carrera popular de 10km con ellas? ¡También!.

Modelo de chica

Modelo de chica