ASICS METASPEED SKY+: “NACIDAS PARA COMPETIR”

 

Por Miguel Marne @miguelmarne

 

Durante los últimos años hemos sido espectadores de la revolución tecnológica que ha cambiado para siempre el mundo de las zapatillas de competición. Concebidas para ser eficientes (ahondaremos en el término “eficiencia” más adelante) han normalizado los términos “placa de carbono”, “retorno de energía”, “retraso de la fatiga muscular” o “eficiencia” dentro del mundo del running. Hablamos de la última generación de zapatillas que ha ayudado a “destrozar” los cronos en las distintas disciplinas en las que están presentes.

Vamos a analizar una de las que más ha dado que hablar, y que de la mano de ASICS presenta su segunda versión, evolucionada y optimizada para obtener el máximo rendimiento en cada pisada. Se trata de la Metaspeed SKY+, una zapatilla que además de una estética rompedora, nos regala una tecnología que la convierte en aspirante al trono mundial de las zapatillas de alto rendimiento.

Analizaremos de manera objetiva las características constructivas de este modelo, y realizaremos un análisis basado en la percepción personal y que arroje datos sobre los principales parámetros dinámicos de carrera.

Pero antes de empezar no podemos pasar por alto el hecho de que Asics no ha lanzado este modelo en solitario, sino que lo hace junto a las Metaspeed Edge+. De esta manera la marca nipona ofrece una solución individualizada para dos estilos distintos de carrera: corredor con mayor cadencia (Edge+) o corredor con mayor zancada (Sky+), potenciando la característica más necesaria en cada uno de ellos.

El criterio que hemos seguido para elegir la Metaspeed Sky+ para este análisis está basado en las características tecnológicas y geométricas de ésta: menor drop (5mm vs. 8mm.), mayor stack en metatarso (34mm vs. 31mm) y rocker más pronunciado. De esta manera conseguimos forzar una técnica más depurada y una mayor dinámica en el movimiento (más palanca y adelanto del centro de gravedad), lo que a nuestro entender favorece la consecución de mejores ritmos con un menor esfuerzo y por lo tanto, una mayor efectividad.

 

 

 

*Nota: las zapatillas que hemos probado, y por lo tanto las medidas que hemos tomado, son de la talla 10 USA.

UPPER

Tenemos un upper construido en malla Jacquard que favorece la transpirabilidad. La primera impresión es que estamos ante una malla muy ligera, con capacidad de adaptación al pie y que presenta un tamaño de paso generoso que va a permitir a nuestros pies “respirar” con facilidad. Un examen más detallado de ésta, muestra como esta malla va ganando consistencia hacia la parte del talón, sacrificando esa capacidad de evacuación en favor de una mayor consistencia lo que, junto al refuerzo interno del talón, favorece una mayor sujeción de éste. También en este punto contamos con un acolchado que protege la parte superior de nuestro talón frente a rozaduras.

Asimismo, la parte delantera tiene un refuerzo interno a base de un termosellado que protegerá esta zona más expuesta frente al desgaste. También mediante un termosellado se fija en el lateral el logo de Asics, que de esta manera transmite la sujeción que aportan los cordones a la media suela, estabilizando el conjunto central de la zapatilla.

La lengüeta está fabricada en un material suave y agradable al tacto, diseñado para evitar roces o pliegues que castiguen nuestro empeine. No obstante, si sorprende que el fabricante no haya seguido en este caso la tendencia, bajo nuestro punto de vista acertada, de fijar la lengüeta lateralmente al upper, evitando el movimiento de esta en carrera.

Un detalle muy interesante son los cordones. Asics incorpora un sistema “autoblocante” que evita que se suelten sin necesidad de un doble atado. Un detalle de lujo que nos dará seguridad ante la posibilidad de que se suelten en plena carrera.

MEDIASUELA

ASICS incorpora su tecnología FlyteFoam Blast Turbo, un compuesto que proporciona una amortiguación blanda y con un alto coeficiente de recuperación de energía. En su interior aloja una placa de carbono, que con respecto a la versión anterior se acerca algo más a la planta del pie, buscando un mayor rebote que favorezca la extensión de nuestra zancada. Esta placa se rodea de nuestro compuesto en su parte superior e inferior, construyendo una geometría que llama de manera poderosa la atención por su apariencia “maximalista”, y arroja unos números que a continuación analizamos.

Drop: hemos tomado medidas del “stack”, y con 39mm en el talón y 35mm en el metatarso obtenemos un drop algo más de 4mm, frente a los 5mm que anuncia la marca. En cualquier caso, podemos resaltar la cercanía de la altura en talón al límite admitido por la IAAF (40mm) y el bajo drop que busca potenciar el efecto “palanca” de la placa de carbono para alargar lo máximo posible la longitud de zancada.

Base: medimos el ancho a lo largo de la zapatilla que describe la proyección cenital de ésta, obteniendo 80mm en talón, 62mm en puente y 117mm en metatarso. A simple vista esta última medida es la que más llama la atención, ya que el sobreancho que se evidencia busca darnos la estabilidad que su generoso stack nos puede hacer perder.

Rocker: presenta “balancín” tanto en talón como en punta, y medimos un “heel rocker” de 16mm y un “nose rocker” de 69mm. El primero facilita la fase de aterrizaje y el segundo, muy marcado, facilita y provoca el adelanto de nuestro centro de gravedad en la fase de despegue.

SUELA

La suela, del todo minimalista como viene siendo tendencia en estas zapatillas de “altas prestaciones” se centra en la mitad posterior y el lateral exterior de la zapatilla, buscando proteger las partes más expuestas de esta cuando nuestra técnica es correcta. Por ello una técnica deficiente podría generar un desgaste temprano en la zona menos protegida.

Fabricada con el compuesto ASICS Grip, proporciona un agarre robusto que nos da ese extra de seguridad tan necesario en giros cuando la media suela nos distancia demasiado de la superfice del suelo.

No disponemos de datos de desgaste y durabilidad a falta de un mayor rodaje, aunque la sensación es buena y aparentemente cuenta con una dureza suficiente que no interfiere en el buen agarre que demuestra.

 

ANÁLISIS (sensaciones subjetivas, análisis dinámico de carrera con Stryd)

Nada más calzarnos las zapatillas se hacen evidentes tanto el bajo drop como el rocker de la zapatilla, que anuncian una dinámica de carrera muy interesante. No son unas zapatillas para estar “quieto”. Son cómodas, se nota la sujeción del talón y la lengüeta, a pesar de su estrechez, no se vuelve caprichosa con pliegues que a la larga podrían incomodarnos. El atado de los cordones es exquisito, con esa seguridad que da el saber que donde se atan, se quedan. Misma tecnología empleada por alguno de sus competidores con idéntico resultado. En definitiva, un “must have” de cualquier zapatilla pensada para el gran fondo en ruta. No hay ninguna molestia o incomodidad en el puente, algo que no pasa con todas las zapatillas por las características plantares de quien suscribe, y que por supuesto también se agradece.

Salimos a correr con un ritmo ligero y ya las primeras sensaciones son intensas. Resulta muy difícil mantener un ritmo suave. Drop, rocker y placa de carbono, todos a una, adelantan nuestro centro de gravedad y obligan a alargar la zancada. Parece que la idea de Asics de acercar la placa al pie es efectiva, y se ve potenciada por ese gran “balancín” que dibuja el perfil de la Metaspeed.

La amortiguación está ahí, cumpliendo con su objetivo, pero las sensaciones no son tan “blandas” como cabría esperar de esos 34mm (35mm oficiales) en la zona del metatarso. El conjunto de la media suela se arma de manera intencionada para que la velocidad acabe por ser lo que predomine en nuestra carrera. La técnica es necesaria para controlar el aumento de la longitud de zancada y no es fácil relajarse. Parece que no estamos con un “utilitario”, sino que nuestros pies están al mando de un “deportivo” en toda regla.

La sujeción del pie es correcta, aunque con el paso del tiempo hemos perdido algo de agarre en la zona de cordones; algo que por otra parte puede ser perfectamente achacable al estreno del material. También notamos un extra de estabilidad, tal y como vaticinaba el sobredimensionamiento de la mediasuela en la zona metatarsiana, y los primeros giros y pasos de curva lo corroboran. El gran stack de la Metaspeed no afecta a su consistencia, y podemos ser también rápidos en los cambios de dirección. Además, la suela nos regala un agarre excepcional en contra de lo que podríamos pensar de un solado tan minimalista y ajustado.

También hemos querido probar qué pasa si sacamos las Metaspeed del asfalto, y hemos necesitado pocos metros para comprobarlo. No son una zapatilla “off-road”. A pesar de haber recorrido pocos metros con ella por un camino – compacto, pero no llano – han sobrado para ver cómo perdíamos rápidamente la estabilidad y el agarre tan bien conseguidos en el asfalto. Con la duda no nos íbamos a quedar, aunque se intuía.

CONCLUSIONES

Podemos asegurar con vehemencia que no es una zapatilla que nos deje indiferentes. Sin duda Asics no se ha relajado con su primera versión y le ha dado una vuelta de tuerca en todos los aspectos, consiguiendo una zapatilla rápida y muy eficiente, que logra sacar nuestros mejores datos con facilidad. Eso sí, siempre y cuando seamos capaces de demostrar que somos corredores con una técnica mínimamente depurada. No va a permitirnos talonar, ni trasladar esfuerzos a musculatura menos implicada en la carrera. No vamos a poder retrasar la posición del tronco y “descansar”, ni relajar nuestra estabilización, por lo que el core va a estar también siempre presente.

Estamos ante una de las mejores zapatillas para competir que podremos encontrar en el mercado, con la que podremos mejorar ritmos y marcas siempre que podamos acompañarlas. Van a ser un “amplificador” de parámetros de carrera, potenciando longitud de zancada, despegue o ritmos haciéndonos más eficientes de principio a fin.

Definitivamente no son zapatillas de entrenamiento, ni siquiera unas mixtas, por lo que debemos pensar en ellas como recurso en competición o entrenos específicos de calidad. Ahí será donde estas Asics Metaspeed Sky+ saquen de nosotros nuestra mejor versión.

Por otra parte, dar datos concretos en cuanto a ritmos o durabilidad de la zapatilla está condicionado por demasiados factores (técnica de carrera, peso, pisada, morfología del pie, terreno…) pero podemos hablar de ritmos rápidos, no alejados de los 4’/km, y un uso que podremos prolongar no mucho más allá de los 300 o 400km.

FICHA TÉCNICA (datos oficiales)
  • Upper: EMPEINE MOTION WRAP™ (Diseñada para correr a alta velocidad, la malla superligera MOTION WRAP™ asegura perfectamente el mediopié.)
  • Mediasuela:
    • FF BLAST™ TURBO
    • Placa de carbono de longitud completa (El diseño mejorado ofrece más estabilidad y ayuda a ampliar la zancada todavía más que la versión anterior).
    • FF BLAST™ TURBO (El material de entresuela más ligero y elástico de ASICS. Un 45 % más ligero y un 36 % más elástico que la espuma EVA convencional Un 33 % más ligero y un 13 % más elástico que FF BLAST™).
  • Suela: ASICSGRIP™ (Un mejor agarre para sentir seguridad de principio a fin).

 

👉Más info en: Men’s METASPEED SKY + | Velvet Pine/Safety Yellow | Correr Más Rápido | ASICS