SAUCONY ENDORPHIN EDGE: “Más rendimiento con menos esfuerzo en todocamino”

 

Texto: Miguel Caselles / Victoria Sánchez

Fotos: SAUCONY

Saucony incorpora el sistema de placa de carbono de sus modelos de asfalto para crear unas reactivas zapatillas de trail tan singulares como efectivas. Las Endorphin Edge son un mullido y sutil resorte que imprimen dinamismo en cualquier distancia sin importar la envergadura de quien las pilota. Por geometría y sinergia de materiales su campo de acción ideal son recorridos trail preferentemente corribles. Más que cómodas.

 

Nuevas sensaciones Saucony

A lo largo de siglo y pico de andadura Saucony ha mantenido un empeño constante por innovar en el diseño del calzado atlético. Cuando parece que poco queda por mejorar en el arte de correr, la marca saca a escena unas zapatillas trail con placa de fibra de carbono que pretenden potenciar el gesto locomotriz. Nos referimos a las recién comercializadas Saucony Endorphin Edge con las que hemos pasado unos días realmente entretenidos… y sorprendidos. Son zapatillas surgidas de las atrevidas ideas de los ingenieros de Saucony y de la eficacia demostrada por la colección Endorphin de asfalto. Leyendo las especificaciones del modelo vemos que en su fabricación se ha utilizado una parte importante de materiales reciclados, sin integrar ningún derivado animal. Pasadas por la báscula y la cinta métrica tenemos que el modelo de hombre pesa 255gr y el de mujer 221gr. Drop de 6mm. Perfiles de 30mm en antepié y 36mm en talón. Y un taqueado de 4mm de prominencia. Disponibles en modelos de chica y chico. Diferentes colores a elegir. Vamos con ellas…

A primera vista el aspecto algo maximalista de las Endorphin Edge llama la atención. Si bien, como veremos más adelante, su construcción y materiales las convierten en una herramienta de formato sencillo y eficiente. Una vez con ellas en acción se crecen a ritmos alegres. Las sensaciones tras varias salidas son de buen rendimiento a cambio de una relativa disminución de la fatiga en trazados trail corribles. Esto no quiere decir que de entrada vayamos a percibir drásticamente sus prestaciones. Pero tras unos días utilizándolas, sí que notaremos una zancada más “pesada” al volver a correr con zapatillas convencionales, sin placa. La explicación la encontramos en una amortiguación muy generosa en combinación con la placa de fibra de carbono insertada en la media suela. Se favorece así el impulso de la zancada exigiendo menor esfuerzo y atenuando, a la vez, los efectos de ley de la gravedad sobre músculos y articulaciones. Saucony lo llama efecto SpeedRoll. Geometría y materiales que apuestan por una zancada reactiva potenciando el empuje hacia delante.

Pies cómodos y abrazados

Una vez anudadas las Endorphin Edge se convierten en una fiable y cómoda prolongación del pie. Tirando a la par de las gazas trasera y superior el gesto de calzarse la zapatilla es inmediato. El upper es tan dócil y transpirable que sobre la marcha repele y evapora la humedad del sudor. Siempre unos pies secos y frescos van a retrasar la aparición de ampollas. Su lengüeta está unida al upper por dos bandas laterales elásticas que consiguen una adaptación envolvente y precisa. Los pies se sienten cómodos con el paso de los kilómetros. El interior del upper es agradable al tacto por el tejido suave y el mesurado acolchado del collarín tobillero. En cambio, la lengüeta no cuenta con almohadillado sin que por ello la tensión de los cordones genere presión incomoda en el empeine. En la ergonómica cazoleta del talón se inserta una pequeña cuña trasera semirrígida que asienta y resguarda el talón. El interior de la zapatilla es amplio y sin estrecheces en el paquete de dedos. Asume la dilatación del pie en tiradas de varias horas sin que surjan zonas calientes de presión. Quienes precisen plantillas correctoras las podrán acoplar perfectamente con solo retirar las anatómicas FORMFIT de Saucony, que aloja la zapatilla.

El tejido envolvente de las Endorphin Edge es una ligera y maleable malla, revestida por termosellado de fina película protectora en puntera, laterales inferiores del antepié y contorno trasero. De igual modo la puntera se defiende de los tropezones mediante la prolongación de la goma de la suela. Dos líneas de cinco ojales perforados en el upper encauzan los cordones planos que afianzan el ajuste deseado de la zapatilla (más el paralelo superior de ajuste preciso). Los penúltimos ojales se transforman en dos gazas cuya finalidad es tensar el cuerpo de la zapatilla desde la base del mediopié aumentando el efecto envolvente de la zapatilla. Así se reducen inestabilidades o bamboleos interiores del pie en terreno inestable. Un ojal extra situado en el inicio del cordaje sirve para fijar polainas que impidan la entrada de arena, piedrecillas o virutas del camino. En la lengüeta, a la altura del empeine, encontramos una cinta elástica donde solapar las lazadas de los cordones, de tal manera que no se enganchen con ramas o raíces.

Conducción estable y reactiva con extra de amortiguación

A primera vista las Endorphin Edge llaman la atención por el grosor y forma trapezoidal del perfil de la mediasuela. Hablamos de la reactiva espuma PWRRUN PB de la casa Saucony. Aquí radica la jugada maestra de los ingenieros de Saucony. Todo ese volumen de espuma EVA, que en una zapatilla de trail se hace extraño, consigue unas prestaciones realmente eficaces en coalición con la placa de fibra de carbono. Absorbe por compresión el aterrizaje de la zancada y acelera el retorno de la energía recibida de igual modo que una catapulta. Está claro que sobre semejante colchón la amortiguación está más que asegurada. Sí, pero… ¿Y la estabilidad en terreno inestable? La respuesta antivuelco la encontramos en un perfil de mediasuela que se abre hacia el exterior hasta ensamblar con la suela. Ese perfil trapezoidal con caída oblicua perimetral es garantía frente a posibles volteos en terreo inestable. Además, el contorno de la mediasuela forma un reborde elevado, más notorio en la parte trasera, que acomoda y aporta algo más de estabilidad. Por descontado que a la estabilidad de la zancada también contribuye la rigidez de la placa de fibra de carbono. Brinda soporte a esta dinámica espuma EVA de la mediasuela, sin restar agilidad al gesto de carreta. Precisamente la función de la placa es provocar un efecto palanca. Más adelante nos detendremos en su efecto sobre la zancada.

Al sándwich de suspensión se suma un drop de 6mm que induce mínimamente la zancada hacia delante en busca del efecto resorte de la placa de carbono. Estas interacciones entre amortiguación y estabilidad desencadenan un ciclo de zancada súper dinámico. La ágil sucesión de zancadas se ve encaminada por el rocker delantero de la zapatilla (elevación curva ascendente respecto de la horizontal). Cuanto más rápido corremos la sensación de “propulsión” que nos asegura Saucony es más evidente. Ahora bien, estamos hablamos de sensaciones que cada cual deberá valorar con respecto del rendimiento obtenido frente a otras zapatillas, en recorridos y estado de forma similares. Por añadidura, quienes corran entrando de talón, o durante esas fases de carrera que hay que forzar los aterrizajes de talón, agradecerán el amortiguamiento de impactos que recibe la espalda.

Placa de propulsión

La innovadora placa de fibra de carbono que incorporan las Endorphin Edge pertenece a la marca Carbitex. Especialmente diseñada para este modelo de trailrunning por su tecnología AFX (asimétricamente flexible). Es decir, la placa de carbono es flexible a favor del gesto de carrera y rígida al contrario. Por lo tanto, participa del gesto natural de la zancada y protege la planta del pie al permanecer rígida, por ejemplo, en el apoyo sobre piedras puntiagudas. La placa tiene forma ligeramente curvada y la zona delantera está dividida longitudinalmente en forma de ‘Y’ para una mejor adaptación de la zancada al terreno. Ocupa las ¾ partes centrales de la superficie plantar sin apurar los extremos de la zapatilla. Carbitex también asegura que la rigidez del lado de la placa que se enfrenta al suelo mejora la estabilidad del tobillo sobre terreno irregular. Disminuyendo también inseguras torsiones laterales en la flexión del pie que pueden sobrecargar los gemelos.

Ver vídeo:

 

Saucony explica que el peso del corredor que recibe la placa hace que la espuma PWRRUN PB de la mediasuela se comprima y expanda más rápidamente, aumentando la reactividad de la zapatilla. Un efecto resorte en cada zancada gracias a la simbiosis de espuma y placa. Sobre el papel esto supone menos exigencia muscular al reducir la energía que gasta el corredor en cada zancada a cambio de mayor rendimiento en larga distancia. Trasladando el teórico análisis de Saucony sobre el funcionamiento de las Endorphin Edge a la práctica, la percepción en carrera es de completar una zancada más redonda en tramos llanos y poco técnicos, donde el gesto de carrera es completo. Ahora bien, la incorporación de placa de carbono en las Endorphin Edge no significa que vayamos a correr botando como saltimbanquis. Cada cual debe de valorar si el objetivo que las zapatillas pretenden conseguir les permite llegar más lejos con menos esfuerzo. Parece prudente pensar que una activación extra del ciclo de la zancada pueda repercutir en otro grupo muscular/articular. Nosotros hemos ido de menos a más kilometraje y no lo hemos notado. Lógicamente ante cualquier cambio de zapatillas no está de más un periodo de adaptación.

Contacto eficiente y seguro con el terreno

La amortiguación y estabilidad de las Endorphin Edge se complementan con la veteranía de la suela PWRTRAC. Una exclusiva y elogiada goma de la marca Saucony de extraordinaria adherencia, incluso en roca mojada, y probada durabilidad frente a la suma de kilómetros y los mordiscos de las rocas más ásperas. El mapeado de los tacos se muestra en doble dirección, 26 en forma de punta de flecha en el antepié y 15 en sentido opuesto en el talón. De tal manera que esa distribución del taqueado ayuda a traccionar en el impulso de la zancada y a no derrapar en descensos y frenadas. Una prominencia de 4 moderados milímetros mantiene a la zapatilla pegada a la superficie con suficiente tracción.  

A lo largo de varias líneas longitudinales y transversales abiertas en la base de suela se aprecia una lámina antipunción de polímero trenzado. En un primer momento nos pareció un recurso exagerado puesto que el pie está suficientemente protegido de aristas rocosas y raíces punzantes gracias al grosor de la espuma EVA y la placa de fibra de carbono. Sin embargo, tras algunas salidas en terreno algo más técnico suponemos que la misión de esa plancha antipunción es proteger a la propia espuma de la mediasuela, ya que la base de la suela es extrafina para ganar en ligereza.

¿Más lejos por menos esfuerzo? ¡Ponlas a prueba!

Tras varias tiradas de diferente kilometrada en territorio trail, principalmente corribles, tenemos claro que las innovadoras Saucony Endorphin Edge han llegado para quedarse en los escenarios de trailrunning. Si sumamos upper envolvente, placa de fibra de carbono flexible en un solo sentido, espuma EVA sensible a la compresión/expansión, mediasuela de perfil trapezoidal y suela para mil y una batallas, como resultado obtenemos unas zapatillas que se desenvuelven ágilmente en territorios favorables de ultratrail. Con un impulso de zancada más generoso de lo habitual que economiza esfuerzo aumentando rendimiento en el cómputo final de una competición o un entrenamiento. Son zapatillas que reivindican correr largas kilometradas primando la velocidad por encima de la tecnicidad. Solo queda experimentar sobre el terreno cómo se adapta la forma de correr de cada corredor y corredora a la placa de fibra de carbono. La revolución de las súperzapatillas también ha llegado al trailrunning.

Más información:

www.saucony.com

www.facebook.com/SauconySpain