Los expertos opinan: “¿Por qué las Nike Vaporfly mejoran el rendimiento?”

Fotos: www.ineos159challenge.com

Este artículo fue publicado originalmente en la revista Sportraining nº 89 (marzo 2020)

 

La irrupción de las famosas Nike Vaporfly, con sus diferentes modelos, ha supuesto sin ninguna duda un momento histórico dentro de la evolución del material deportivo, rompiendo marcas en las carreras en asfalto por los atletas que las han utilizado, y culminando con el “controvertido” Reto Inneos en el que Eliud Kichoge bajó, aunque de manera no oficial, de las 2 horas en la maratón. Por ello, a pesar de las decisiones impuestas por World Athetics en normativa legal respecto al material para competición, parece claro que este hecho marcará un “antes” y un “después” en el diseño y en la utilización de la tecnología en las zapatillas de correr.
Desde Sportraining hemos reunido a cuatro grandes expertos, cada uno de ellos desde su campo de conocimiento y con suficiente autoridad para debatir sobre este tema. Sin duda, más que interesantes todas sus respuestas a las preguntas que les hemos formulado.

 

FRANC BENEYTO. Diplomado en Educación Física con la Maestría de Alto Rendimiento en Atletismo en el IVEF de Valencia. Atleta desde 1983 hasta 2013. Entrenador desde 1989 hasta la actualidad de mediofondistas y fondistas tanto de élite como populares. Colaborador en revistas especializadas de running nacionales. Creador del concepto FBR (Talón flotante) en 2.013.
Contacto: francbeneyto@gmail.com
Web: www.fbrconcept.com

JOAN RIUS. Licenciado en Ciencias de la Actividad física y el Deporte. Entrenador Nacional de atletismo. Actualmente profesor del Máster RETAN en INEFC. Especialista en análisis y reeducación de la técnica de carrera. Autor de diferentes libros de atletismo, educación física, entrenamiento de fuerza. Ha sido catedrático de EF en educación secundaria y profesor en la escuela de entrenadores de la Federació Catalana D’Atletisme de la que fue director y profesor de atletismo en INEFC.
Web: www.jriustrainer.com
Canal Youtube y Facebook: jriustrainer
Mail: jriustrainer@gmail.com

ÁLEX ÁLVAREZ. Diplomado en fisioterapia y en fisioterapia del deporte. Especializado en la carrera a pie. Post-grado en Reentrenamiento y Readaptación al deporte y en terapia manual. Formador y conferenciante de La Clínica Del Corredor. Colabora con la Agencia EBP (formación para fisioterapeutas Evidence Based Practice). Trabaja en Tonus fisioteràpia en Tarragona.
Web: laclinicadelcorredor.com Twitter: @clinicacorredor @alex_tonus Facebook: laclinicadelcorredor

JORDAN SANTOS. Licenciado en Biología con Premio Extraordinario fin de carrera y Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte con Premio Extraordinario de Doctorado por la Universidad del País Vasco UPV/EHU. Postdoc en la University of Cape Town (Sudáfrica) bajo la supervisión de Timothy Noakes investigando sobre el rendimiento de los mejores atletas africanos. Fellow del European College of Sport Sciences.

 

———————————————————-

De las características en el diseño y construcción de estas zapatillas, ¿cuáles piensas que pueden ser las más determinantes para la mejora del rendimiento? (bajo peso, placa de carbono, la espuma de la mediasuela, geometría, etc.)

F. BENEYTO. Desde mi punto de vista la placa de fibra de carbono, más el hecho de que el material de la parte posterior de la mediasuela sea algo más blando que la delantera. De esta manera la placa puede flectar en su parte trasera hacia abajo, bajar cuando el talón baja, y luego pueda expandirse hacia arriba-adelante en el momento del impulso. Tal y como haría una cuchara como explico en el siguiente video: https://youtu.be/MLIDsWPduAg

J. RIUS. Con estos diseños parece que han encontrado el equilibrio imposible. La mayor amortiguación del calzado comporta menor sobrecarga sobre el aparato locomotor pero a costa de perder reactividad del pie en el suelo y viceversa. Parece que estas zapatillas con la mediasuela con espuma y la plantilla de carbono han cuadrado el círculo: aumentar la reactividad y a su vez conseguir una buena amortiguación.

A. ÁLVAREZ. Hasta ahora y basándonos en lo que la literatura nos muestra, el principal factor para poder rendir con unas zapatillas es que éstas sean cómodas, y lo que nos da un plus en el rendimiento es el peso. Zapatillas por debajo de los 220 gramos nos van a dar este plus. Por encima de los 220 gramos empiezan a repercutir sobre nuestro consumo de oxígeno, podemos llegar a consumir entre 0,7 – 1% de más por cada 100 gramos de más que pesen nuestras zapatillas, y llevamos dos, no una.
Las Nike Vaporfly tienen un peso de 191 gramos y la gente comenta que son muy cómodas. Esto sumado al factor placebo de que son unas súper-zapatillas con las que se baten récords debería ser suficiente para los populares. ¿Pero por qué rinden también mejor los élite? Ellos ya utilizan zapatillas ligeras… pues está el factor placebo que puede venir ligado al mediático. Pero ha de haber algo más, aunque no se sabe claramente qué puede ser.
La placa de carbono la utilizan muchas otras zapatillas y por sí solas parece que no tendrían un súper efecto. Según Hoogkamer, un biomecánico asociado a Nike, la placa no serviría como muelle o catapulta, serviría para reducir el trabajo muscular y reducir la carga. Para otros sí actuaría a modo de catapulta si se le da una curva a la placa y no se coloca plana (¿por eso tiene tanto grosor la zapatilla? No sabemos, pero sí que es verdad que la placa de carbono en las vaporfly viene curvada). Un estudio de Farina muestra estos beneficios de la placa con geometría curvada, así que se tiene que empezar a valorar esta opción…
Los creadores de estas zapatillas le dan el máximo de importancia a la espuma de la mediasuela, pero a día de hoy no se sabe cómo ni por qué… ¿quizás si se supiera sería motivo de descalificación? 
Lo cierto es que hay quien especula que la mediasuela podría reducir las vibraciones de los tejidos blandos (así se reduce contracción muscular y carga), algo que reduciría la fatiga muscular y nos permitiría llegar más frescos al final, ¿os suena de algo? Kipchoge bajó de las 2 horas y parecía que podía volver a empezar… pues hay un estudio de Giandolini que dice que la mediasuela podría reducir la amplitud de las vibraciones pero no la frecuencia. ¡Así que, según este estudio, parece que no es del todo así! Seguimos con muchas dudas… Brett Kirby, del laboratorio de investigación de Nike sí que dijo que uno de los beneficios de las Nike vaporfly 4% era la reducción de la carga: reduciendo fatiga podías entrenar más y podías rendir mejor… Sigo ambiguo, pero es que es así, hay quien dice también que este efecto no es por la mediasuela, sino que es por la geometría del calzado que consigue atenuar la vibración. En fin, que no es agua clara, yo no podría decir exactamente qué es, pero lo cierto es que ofrecen una ventaja…

J. SANTOS. En mi opinión la clave no es tanto la placa de carbono (al fin y al cabo ésa es una estructura que se ha usado en otros modelos anteriormente y desde hace tiempo), sino la entresuela compuesta por Pebax® (elastómero termoplástico) que tiene unas características de flexibilidad, ligereza, retorno de energía elástica, resistencia al impacto, etc. que los hacen muy superiores a los materiales usados en otros modelos. Por ejemplo las ya casi clásicas Adidas Boost tienen TPU (poliuretano termoplástico), y otros modelos como las Zoom Streak llevan EVA (etileno vinil acetato). Por poner unos datos: el Pebax® tiene un retorno de energía elástica del 87%, que comparado al 76% del TPU o el 66% del EVA, es una diferencia muy significativa.

 

¿Por qué no perjudica el rendimiento (sino todo lo contrario) un perfil tan alto de mediasuela que hace aumentar el brazo de palanca en la fase de contacto?

F. BENEYTO. Pienso que el perfil es alto porque es la manera más efectiva de introducir la placa de fibra de carbono en su interior y permitir así su efecto de catapulta. Así se ha diseñado la zapatilla que queda inclinada hacia adelante, el talón más alto que la parte de los dedos, para que la placa al expandirse pueda impulsar en diagonal: adelante-arriba. De lo contrario, si la mediasuela fuera más bajita no se hubiera podido diseñar la zapatilla con tanta inclinación hacia adelante, sino que sería casi plana y por tanto al expandirse la placa lo haría solo hacia arriba, de manera vertical, y su efecto no sería apenas beneficioso. Lo he comprobado personalmente con otras zapatillas.

J. RIUS. Un posible motivo sea que a mayor brazo de palanca permite mayor momento, si se dispone de fuerza suficiente, la elasticidad de la plantilla aporta una fuerza suplementaria que permite generar más potencia. Sin la plantilla de carbono, posiblemente el diseño no sería eficaz, movería más lentamente la palanca y posiblemente la potencia sería menor.

A. ÁLVAREZ. A pesar del grosor, es un calzado muy ligero, y parece ser que son muy reactivas, algo importante. Tengo que admitir que me sorprende, no las he probado con lo que me falta eso para transmitir mis propias sensaciones. Puede que me equivoque, pero es una ecuación que me hacía malpensar sobre su legalidad, ¡tanta altura y tan estables y reactivas!

J. SANTOS. El perfil alto no lastra tanto como en otros modelos, porque al estar compuesto por Pebax® la zapatilla es increíblemente ligera. Además la placa de carbono de las Vaporfly no es una placa al uso, como podían tener las antiguas Adidas Proplate, sino que tiene un pliegue mayor en la parte delantera para facilitar el movimiento de los dedos sin que el tobillo tenga que trabajar más. La verdad que Nike ha revolucionado el mercado con un estilo de calzado que atentaba contra todo lo visto anteriormente y que el resto de marcas ya han empezado a imitar.

 

¿Qué parámetros relacionados directamente con la carrera se ven afectados positivamente con el uso de estas zapatillas?

F. BENEYTO. En mi opinión dos: referente al trabajo excéntrico y referente al trabajo concéntrico tanto del soleo como del gemelo, pues en ambos casos la incidencia del trabajo muscular es menor. Es decir, estos músculos se fatigan menos cuando el talón baja tras el apoyo del pie en el suelo (contracción excéntrica del soleo y gemelo), y también se fatigan menos cuando, a continuación, sube el talón para realizar el impulso (contracción concéntrica). Y por tanto se puede correr durante más tiempo/distancia a un mismo ritmo que si se hiciera sin esta ayuda mecánica externa incorporada a las zapatillas en una distancia menor. Es lógico, si te fatigas menos, corres más tiempo, y por tanto completas una distancia mayor al mismo ritmo; eres más rápido que antes. Un ejemplo: si yo corro un 15K a 4’00”/Km y un 21K a 4’05” sin ayudas externas… y luego gracias a esta ayuda, donde consigo fatigarme menos, soy capaz de aguantar más y lo hago hasta los 21Km ¡a 4’00”!…, he sido más rápido en los 21.1Km. Y esto es lo que veo que muchos atletas intentan vagamente enmascarar comentando “estas zapatillas no me hacen correr más rápido, sólo me ayudan a que llegue mejor a la parte final de la carrera, menos fatigado…” ¡Claro, es fisiología pura! Cuando te fatigas en una carrera ya no corres más, se acabó. Ahora, si hay algo que te ayude a fatigarte menos… y te hace correr una distancia superior, pues… récord personal en la distancia superior.

J. RIUS. No he tenido la oportunidad de analizar directamente la técnica a ningún corredor calzando estas zapatillas y comparar su técnica empleando calzado convencional, pero parece que es menor el tiempo de contacto en el suelo y hay un aumento de la longitud de la zancada.

A. ÁLVAREZ. La ligereza y comodidad hace que podamos disfrutar más de nuestras salidas, es lo que sentimos con el minimalismo, y ahora han podido fundir con los amantes de la amortiguación. Supongo que lo que hablamos en la pregunta 5 es lo que debería contestar aquí.

J. SANTOS. Un estudio publicado recientemente* analizó las diferencias existentes a nivel de biomecánica entre las Adidas Boost, las Zoom Streak y las Vaporfly 4% y básicamente observaron que la técnica de carrera se alteraba de manera significativa en varios parámetros. Por ejemplo con las Vaporfly 4% la longitud de zancada era ligeramente mayor, la velocidad de flexión plantar (grados/segundo) era menor y la oscilación vertical del centro de gravedad era mayor con respecto a las Adidas Boost y las Zoom Streak (por el contrario no se observaron diferencias en lo relativo al impulso vertical, rango de flexión de rodilla y cadera, tiempo de contacto o fuerzas de contacto).
*Hunter I, McLeod A, Valentine D, Low T, Ward J, Hager R. Running economy, mechanics, and marathon racing shoes. J Sports Sci. 2019 Oct;37(20):2367-2373.

 

¿Y negativamente?

F. BENEYTO. Si no se tiene una técnica de apoyo correcta contactando el pie en el suelo con la parte media o delantera (mediopié o antepié), muy posiblemente el runner se sienta incómodo con el uso de estas zapatillas. Si éste apoya con el talón (un 80% de los corredores populares aproximadamente lo hacen así actualmente) es muy posible que note como una cierta presión en el arco plantar, precisamente porque lo que está haciendo es contactar el pie en el suelo apuntando los dedos hacia arriba (porque es así cuando se talona) y ésta es una posición contraria a conforme está diseñada la zapatilla, que como he dicho antes, su parte delantera es más baja. Estas sensaciones coinciden con las que me han comentado algunos corredores, todos ellos talonadores.

J. RIUS. No dispongo de datos para opinar del tema en corredores con buena técnica.

A. ÁLVAREZ. Demasiada tecnología acaba desvirtuando la esencia de un deporte que solo debería ser correr y entrenar para correr mejor y más rápido.

J. SANTOS. Hay quien puede pensar que una mayor oscilación vertical del centro de masas que
se observa en las Vaporfly es algo negativo, porque intuitivamente parece implicar un gasto energético fútil que no estamos usando en avanzar. Sin embargo, estudios* de mi propio grupo de investigación ha observado que grandes oscilaciones del centro de masas, implican un mayor ángulo de zancada. Curiosamente esto suele darse en aquellos corredores que aprovechan mucho mejor la energía elástica, lo que correlaciona positivamente con una mejor economía de carrera.
*Santos-Concejero J, Tam N, Granados C, Irazusta J, Bidaurrazaga-Letona I, Zabala-Lili J, Gil SM. Stride angle as a novel indicator of running economy in well-trained runners. J Strength Cond Res. 2014 Jul;28(7):1889-95.

¿Podemos hablar más de mejoras biomecánicas o fisiológicas? ¿Hay respaldo científico suficiente que respalde la mejora de la economía de carrera?

F. BENEYTO. Creo que las placas de fibra de carbono incorporadas con su forma actual (forma de cuchara) y con los ángulos actuales, no tienen nada que ver con las placas que llevaban hace años. Las de hoy son aportaciones mecánicas que sí conllevan ventajas biomecánicas y fisiológicas en busca de una clara mejora en el rendimiento. Pero insisto, siempre se conseguirán estas ventajas si la técnica de carrera aplicada sobre las zapatillas es la adecuada. Dicho de otro modo, si a esta zapatilla diseñada con una mecánica que facilita una ventaja fisiológica, le aplicas una deficiente técnica de carrera, talonando, no creo que le saques su mejor partido.
Un ejemplo para entenderlo mejor: si te pones a saltar sobre el trampolín de una piscina en el lado contrario al adecuado, el que hay fijado a la propia piscina, no aprovecharás la ventaja que te da esta tabla/palanca para saltar más alto, pero si saltas en el lado adecuado saltarás más de lo que puedas hacer por ti mismo gracias a esta ayuda externa, la tabla del trampolín flecta primero y se expande después, actuando como una catapulta. La placa de fibra de carbono actúa de manera similar.
Por otra parte se habla de que los corredores de élite logran mejorar sus marcas con estas zapatillas gracias a una mejoría en la economía de carrera, pero claro hay que tener en cuenta que estos atletas, en más del 80%, corren técnicamente bien, contactando con el antepié o mediopié. Habría que hacer estudios rigurosos diferentes, con corredores realmente populares que corran los 10K en 40 minutos o más, para ver si mejoran en la misma proporción que los de élite, ya que éstos en su mayoría suelen contactar con el talón. En principio dudo que mejoren significativamente, pero como digo habría que estudiarlo con rigor.
En mi caso entreno a dos atletas que han mejorado entre 45” y 70” las marcas previstas (las que yo pensaba iban a hacer) en los 10K si hubieran competido sin ayuda de esta placa. Uno hizo 30:46 y el otro 31:23, cuando pensaba que estarían en 31:55 y 32:05 respectivamente si hubieran competido con zapatillas sin placa. Pero como digo son dos atletas que tienen una técnica exquisita, mejorada sin duda alguna gracias al uso en parte de los entrenamientos de las FBR NOA que les ayudan a trabajar la técnica perfecta, y por tanto le sacan todo el partido a la placa de fibra de carbono

J. RIUS. No he leído artículos científicos neutrales en relación al tema. La información de la que dispongo viene de opiniones de corredores y de trabajos que provienen de la publicidad de los fabricantes. Todos los indicadores apuntan a que sí. Personalmente considero que es evidente, son ventajas de que pueden afectar a los dos ámbitos puesto que están íntimamente relacionados, dos caras de la misma moneda. El tiempo de contacto disminuye en relación al tiempo total de paso. Estos dos parámetros, determinan el “Duty Factor” que es un índice indirecto de eficiencia metabólica (ver el artículo sobre el Duty Factor en el nº 84 de junio de Sportraining) que la relaciona con el menor tiempo de contacto respecto al tiempo total de paso. Si corriendo a un mismo ritmo baja el tiempo de contacto en relación al tiempo de paso, el Duty Factor mejora.
La energía elástica adicional que aporta la plantilla de carbono no requiere gasto metabólico, y por lo tanto corriendo a igual velocidad, si se emplean estas zapatillas, hay menor gasto de ATP. La no autorización de la IAAF a que los atletas amputados que utilizan prótesis de carbono, vaya a competiciones oficiales para atletas sin discapacidad, es por haberse demostrado la ventaja que supone la elasticidad de la prótesis en relación a correr con las piernas. El atleta amputado emplea una energía elástica que se libera en la fase de impulso sin necesidad de utilizar ATP de los músculos del tobillo y del pie, como deben obtenerla los corredores no amputados. Otro posible factor de incidencia es que los gemelos y el sóleo generan lactato muy limitante en las últimas fases de la carrera y la prótesis no, mantiene su eficacia de impulso de manera ilimitada.
Según informaciones directas de varios fondistas de alto nivel, cuando compiten o hacen series a alta intensidad con estas zapatillas, además de mejorar tiempos en carreras en ruta, y de hacer las series a ritmos mucho más rápidos, la sobrecarga y la sensación de fatiga muscular al día siguiente es menor que cuando lo hacen con zapatillas convencionales, lo que parece reforzar las anteriores hipótesis. Es el efecto de la plantilla, que es como un “exoesqueleto al pie” que le proporciona “energía externa y limpia sin residuos metabólicos limitantes”.

A. ÁLVAREZ. La mayoría de lo que encontramos está financiado por Nike y tiene su correspondiente sesgo. Pero ha dado y está dando tanto que hablar que empiezan a salir algunos estudios. Hay uno de 2019 de Hunter et al. que nos relaciona una mejor economía de carrera con un menor tiempo de contacto en el suelo corriendo con la Vaporfly en comparación con otras zapatillas (Adidas Adios Boost y Nike Zoom Streak). Este estudio está hecho con 19 hombres que corrían los 10 km en menos de 32’ por lo que no se puede hablar del típico corredor popular. Corredores con buenas biomecánicas que se beneficiarían de toda esta tecnología con un menor consumo de O2 y cambios significativos en la longitud de zancada, velocidad de la flexión plantar y la oscilación vertical del centro de masa.
A nivel fisiológico, un estudio de Hoogkamer y otro de Farina nos habla de un menor coste energético utilizando las Nike Vaporfly…

J. SANTOS. Diría que las mejoras fisiológicas son más significativas. La mejora en la economía de carrera (definida como gasto energético por distancia) se ha visto de manera repetida por grupos de investigación independientes (abajo pongo algunos ejemplos) y además en la totalidad de la muestra estudiada, lo que es algo que ocurre muy raras veces. La ventaja que aportan es real.
1) Barnes KR, Kilding AE. A Randomized Crossover Study Investigating the Running Economy of Highly-Trained Male and Female Distance Runners in Marathon Racing Shoes versus Track Spikes. Sports Med. 2019 Feb;49(2):331-342.
2) Hoogkamer W, Kipp S, Kram R. The Biomechanics of Competitive Male Runners in Three Marathon Racing Shoes: A Randomized Crossover Study. Sports Med. 2019 Jan;49(1):133-143.
3) Hunter I, McLeod A, Valentine D, Low T, Ward J, Hager R. Running economy, mechanics, and marathon racing shoes. J Sports Sci. 2019 Oct;37(20):2367-2373.
4) Hoogkamer W, Kipp S, Frank JH, Farina EM, Luo G, Kram R. A Comparison of the Energetic Cost of Running in Marathon Racing Shoes.
Sports Med. 2018 Apr;48(4):1009-1019.

 

Pero para correr rápido necesitamos una buena técnica de carrera, o al menos una técnica eficiente. ¿Es esto una condición necesaria para poder beneficiarse del uso de este tipo de zapatillas?

F. BENEYTO. Como he dicho antes pienso que la técnica influye muchísimo para sacarle el mayor partido a estas zapatillas. Es más, estoy tan convencido de ello que se lo transmití personalmente en su día a uno de los altos cargos de Nike a nivel mundial, antes de que sacaran las Vaporfly 4% al mercado en el 2017. Yo ya conocía el prototipo de dichas zapatillas por un contacto, sabía de su diseño y me preocupó sobre todo por los populares. Le comenté que desde mi punto de vista deberían aconsejar a los posibles usuarios de que no serían aptas para aquellos que talonaran si previamente no cambiaban la técnica y que incluso podría perjudicarles. Nunca he leído este consejo en ningún lugar. Me imagino que Nike difiere bastante de mi idea.

J. RIUS. Si el atleta corre de talón el efecto será nulo, sería comparable a saltar con una pértiga de fibra de vidrio sin que el saltador sea capaz de doblarla. En este caso la pértiga de fibra carecería de ventajas en relación a las pértigas de aluminio. Posiblemente en atletas que corren pendulando y con un contacto del pie en el suelo muy adelantado (aumenta el frenado) las ventajas son menores o incluso tener efectos negativos puesto que el diseño está hecho para una técnica adecuada con la pisada de metatarso o casi plana más cerca de la proyección del centro de masas. Los atletas de alto nivel, los grandes campeones esponsorizados por las grandes marcas, no corren con las mismas zapatillas que se comercializan, pese a ser externamente iguales se les hacen las zapatillas a medida de la estructura de sus pies.

A. ÁLVAREZ. Sí que es la manera de sacarle un mayor beneficio. Pero el corredor popular con una mala técnica también se beneficiará, aunque solo sea por el hecho de llevar menos peso en los pies. Eso sí, este calzado no le ayudará a mejorar su biomecánica. Si quiere ser más eficiente ha de trabajarlo: ser más constante en sus salidas, trabajar técnica de carrera, utilizar un calzado de perfil más minimalista…

J. SANTOS. Obviamente la mejora también depende del ritmo al que compita el atleta en cuestión. Para alguien absolutamente amateur y con una técnica de carrera dudosa siempre será más inteligente invertir en un buen entrenador, realizar trabajo de fuerza orientado a reducir desequilibrios que puedan existir, tratar de mejorar la técnica previamente, etc., pero aún así seguramente se beneficiaría de este tipo de calzado.

 

Según parece, un gran porcentaje de los atletas de élite de fondo en ruta se están viendo beneficiados. ¿Y los atletas populares?

F. BENEYTO. Lo he explicado antes, más del 80% de los corredores de élite corren con la técnica más eficiente, apoyando primeramente de mediopié o antepié. Y creo sinceramente que esta zapatilla está diseñada para esta técnica. Fijaos cómo contacta el pie de Eliud Kipchogue en el suelo, con un antepié puro, en su parte delantera-externa. Por ello desgasta tanto la zapatilla por esa zona.

J. RIUS. Se ha contestado en parte en la pregunta anterior. Si el apoyo es de talón, en el frenado no se ejerce ninguna fuerza para provocar la deformación elástica de la plantilla y, posiblemente, tenga un efecto contraproducente sobre el pie puesto que el zapato funcionará como si tuviera una suela rígida sobrecargando la estructura intrínseca del pie.
La gran paradoja es que se trata de un calzado diseñado para quienes corren bien, pero el mercado potencial de compradores es la masa de corredores populares pese a que no les sacarán el partido esperado. El corredor popular medio compra mucho por emociones, su conocimiento y concepción del rendimiento lo va gestando en el boca-oído de compañeros, en la publicidad y en las preguntas y respuestas que, con un lenguaje adecuado emiten los propios fabricantes. Si además se ofrece al corredor popular el acceso a los mismos productos que han llevado a romper la barrera de las dos horas, el mito y el negocio están servidos.
Si los corredores populares invirtieran parte del gasto suplementario que supone comprar estas zapatillas en un entrenador que les enseñara a correr bien y a fortalecer el pie, su rendimiento subiría y las lesiones bajarían.

A. ÁLVAREZ. Como he dicho antes, únicamente por pasar a utilizar un calzado más ligero ya se beneficiarán. Si bien es cierto que el uso de este calzado no les hará correr de una forma más eficiente atacando menos de talón, sí que, supuestamente, podrían tener algo más de estabilidad. Digo supuestamente porque los estudios están financiados por Nike y parten con cierto sesgo. Pero si fuera cierto que te dan un plus de estabilidad, esto haría que no se pierda tanta energía inútilmente… Recuerdo un estudio de Pain que nos habla de la energía que perdemos debida al movimiento de los tejidos blandos, y esta pérdida aumenta con la velocidad y con el ataque de talón. La velocidad nos afecta a todos, el ataque de talón sobre todo a los populares. Así que se verían favorecidos por este punto también.

J. SANTOS. Existen datos recogidos en Strava de un total de 57.7000 maratones y 49.6000 medias maratones, en docenas de países, desde abril de 2014 hasta diciembre de 2019, y lo que se observó es que los usuarios que usaban Zoom Vaporfly 4% o ZoomX Vaporfly Next% corrían entre un 4 a un 5% más rápido que corredores usando zapatillas convencionales (y hasta un 2-3% más rápido que aquellos que usaban la siguiente zapatilla más rápida después de los modelos Vaporfly). Esos datos son demoledores.

 

¿Sería aplicable esta tecnología al atletismo en pista?

F. BENEYTO. Sí, de hecho la marca Nike sacó el año pasado una versión del concepto FBR (talón flotante) con placa de fibra de carbono y con clavos, logrando varias medallas internacionales. Por supuesto con el concepto FBR el atleta le saca mayor rendimiento a la zapatilla ya que al no tener mediasuela en el talón la energía elástica propia del atleta le impulsa todavía más.
Yo hice un estudio con el ex atleta internacional Jesús España en el pasado mes de mayo del 2019, en el que pudimos ver que la propia energía elástica muscular conseguida gracias al talón flotante, aportaba mayor rendimiento que las Vaporfly 4%. Así pues imaginaros una zapatilla con los dos conceptos unidos: FBR y placa de fibra de carbono más los clavos….

J. RIUS. Posiblemente, en los mediofondistas y fondistas tendría el mismo efecto, puesto que aumenta la reactividad del pie y la elasticidad. Supongo que los fabricantes valorarán que el impacto es sobre una superficie elástica como el tartán y no sobre asfalto, así como la fuerza del pie del velocista sobre el suelo es mucho mayor que la del fondista.
De hecho en la década de 1970 y 1980 en los países del socialistas se hicieron pruebas con plantillas metálicas para saltadores. No recuerdo si fueron prohibidas, pero sí que tenía un efecto negativo en relación a lesiones.
Estas zapatillas, pese a que no se autorice su uso en la competición, creo que tendrían utilidad en los entrenamientos para trabajar la “supervelocidad”. Pero esto son conjeturas que deberían experimentarse en la pista

A. ÁLVAREZ. En pista es necesario el agarre y mucha reactividad. Así que de momento me mantengo un poco escéptico al respecto, pero viendo como avanza la tecnología y con el precedente, aunque distinto, de Oscar Pistorius, no me parecería raro que algún día se empezasen a cambiar los perfiles del calzado de pista. Si bien es cierto que todo evoluciona, pienso que esto le quitaría parte de la esencia al atletismo…

J. SANTOS. Sí, y de hecho ya vimos un adelanto en el mundial de Doha con corredores de Nike en las pruebas de mediofondo usando una zapatilla de clavos con un antepié sorprendentemente grueso.

 

Y si miramos desde el punto de vista de la salud o prevención de lesiones, ¿Si una zapatilla hace en cierto modo parte del trabajo que le corresponde al pie, no puede provocar desadaptaciones y potenciales lesiones?

F. BENEYTO. Habría que estudiarlo, pero “a priori” no creo que produzca desadaptaciones. En cuanto a las lesiones me imagino que si se continua talonando seguirá habiendo probabilidades de lesión por esa mala praxis técnica. El impacto sobre las articulaciones seguirá existiendo en mayor o menor medida.

J. RIUS. Posiblemente los podólogos tengan una opinión más precisa sobre el tema. Personalmente considero que depende de casos. Posiblemente en quienes talonean sí que generará mayor sobrecarga en toda la acción de impulsión puesto que en el apoyo no se ha doblado la plantilla e iniciarán el impulso como si tuviesen una suela rígida. Entre quienes corren bien pero son poco elásticos y el talón llega a apoyarse en el suelo, las sobrecargas sobre tendones pueden ser mayores que quienes ya de por sí tienen una buena elasticidad. Pero hay que valorar que la mayor reacción del suelo, generada por el apoyo más elástico, recae sobre todas las estructuras anatómicas del pie, posiblemente sea una carga mucho más intensa de la que sufren cuando se corre con el calzado normal. Pero esto son conjeturas y hay que esperar a ver cómo afecta a toda la estructura intrínseca del pie, los podólogos deportivos en poco tiempo tendrán mucha información.
No obstante como prevención, considero que quienes vayan a emplear estas zapatillas deben trabajar cada día el tobillo, hacer ejercicios específicos de reactividad, algo de trabajo de carrera descalzos y fortalecer toda la estructura intrínseca del pie.

A. ÁLVAREZ. Sí, cuanta más protección, menos necesidad de trabajar tiene el pie, con lo que los tejidos no aumentan su capacidad. Y en el supuesto de que el calzado sea más protector, reduzca la vibración, la fatiga, la carga… entonces sí que el tejido se desadaptará; lo podríamos trabajar paralelamente pero no todos lo hacen, y menos los corredores populares. También es cierto que tampoco se ha demostrado del todo que esto vaya a predisponer a tener más lesiones, pero sí que si en un momento determinado se quiere migrar hacia otro calzado, se va a tener que hacerlo con cuidado, porque en ese momento sí que estará expuesto a un mayor riesgo de lesión.

J. SANTOS. Mi comentario se basa largamente en anécdotas puntuales, pero muchos usuarios de Vaporfly me confiesan que su uso castiga mucho menos muscularmente en las tiradas largas o las series rápidas que los modelos que venían usando habitualmente. Así que quizá, no sólo no produzcan más lesiones, sino todo lo contrario.

 

¿Se podría hablar de “doping tecnológico”? ¿Podría ser comparable a los famosos bañadores de poliuretano que prohibió la FINA?

F. BENEYTO. Para mí sí es doping tecnológico y comparable perfectamente con aquellos bañadores que se prohibieron.
La reglamentación de la antigua IAAF, ahora llamada World Athletics lo deja claro en los artículos 143-2 y 143-6 sobre el uso de las zapatillas y aplicables por tanto en este caso a las zapatillas con placa de fibra de carbono. Algunos extractos de estos artículos son: “El propósito de las zapatillas de competición es proporcionar protección y estabilidad a los pies y una firme adherencia sobre el suelo, no deben estar construidas de tal modo que proporcionen a los atletas una ayuda o ventaja injusta”, “Los atletas no pueden emplear dispositivo algún, dentro ni fuera de la zapatilla, que produzca el efecto de aumentar el espesor de la misma por encima del máximo permitido o que pueda proporcionar al usuario alguna ventaja”, “El propósito de las zapatillas de competición es proporcionar protección y estabilidad a los pies y una firme adherencia al suelo y ninguna ayuda mecánica insertada debe permitir ayudar a lograr ventaja”.

J. RIUS. Relativamente, es decir que quienes utilizan este calzado compiten en una situación de ventaja, es como correr con muelles en los zapatos, pero si el reglamento no precisaba explícitamente como “delito” no es dopaje. La cuestión es que si se abre la veda a “exoesqueletos” dirigidos a aumentar la elasticidad de las acciones determinantes y se iniciara una carrera imparable hacia otras prótesis como las zapatillas Enko con el muelle amortiguador debajo de la suela, y a diseñar prótesis para aplicar a otras partes del cuerpo. En el lanzamiento de disco, por ejemplo, se puede diseñar un vendaje elástico en el pectoral y antebrazo de manera que en la acción final se dotara de mayor energía elástica a la articulación del hombro; una rodillera elástica que en carrera se deformara y a su vez limitara la flexión de rodilla en el apoyo, de manera que al iniciar la extensión se liberase energía elástica, y así en diferentes articulaciones en función de la prueba. De hecho, autorizar estas plantillas sería un agravio comparativo con los lanzadores, puesto que desde hace años la IAFF ya limita el uso de muñequeras y vendajes en la mano para evitar el mismo efecto que tienen estas plantillas en el pie, una fuerza elástica provocada por elementos externos. Pero la prohibición de muñequeras y manoplas no afecta los intereses de ninguna gran compañía multinacional.

A. ÁLVAREZ. En mi opinión sí, hay muchas incógnitas que solo saben las personas internas al proyecto de Nike respecto a las zapatillas. ¡Kipchoge acabó fresquísimo una maratón en la que bajó de las 2horas! A esos ritmos es muy difícil bajar tu marca en casi 2 minutos. Y casi a la par, Brigit Kosgei también pulverizaba el récord femenino de maratón… Está claro que algo hay…

J. SANTOS. Para que algo sea considerado dopaje se deben cumplir al menos 2 de los siguientes 3 preceptos: 1) tener el potencial de mejorar el rendimiento deportivo, 2) plantear un riesgo real o potencial para la salud del deportista, y 3) vulnerar el espíritu del deporte.
El criterio 1 se cumple, el criterio 2 no. La clave está en cómo interpretar el criterio 3 para saber si lo podemos considerar dopaje tecnológico o no. En cualquier caso, este tipo de tecnología parece que atenta contra la propia reglamentación de la antigua IAAF (hoy World Athletics) ya que en el artículo 143.2 de su normativa deja claro que: “los atletas pueden competir con pies descalzos o con calzado en uno o los dos pies. El propósito de las zapatillas para competición es proporcionar protección y estabilidad a los pies y una firme adherencia sobre el suelo. Tales zapatillas, sin embargo, no deben estar construidas de tal modo que proporcionen a los atletas una ayuda o ventaja injusta”.

 

¿Qué opinión te merece el reto INEOS de Kipchoge y Nike? ¿Qué valor real (legal) le podemos dar?

F. BENEYTO. Para mí el reto INEOS fue similar a un espectáculo de los Harlem Globetrotters, donde no hubo reglas en pos de lograr un espectáculo mediático importante, algo que supieron conseguir. Nike es el nº1 en márketing, no me cabe ninguna duda.
En definitiva, el INEOS lo consideré siempre un espectáculo, pero no Atletismo tal y como lo conocemos, ya que nuestro deporte se rige por reglas muy estrictas que hay que respetar. No hubo control antidoping, no se midió el circuito por parte de jueces, entraban y salían “liebres” cuando querían, y sobre todo el reto se hizo con unas zapatillas que actuaban como muelles, es decir, con inserciones mecánicas que facilitaban un impulso superior a lo normal, unas ventajas externas muy claras para el rendimiento. Valor legal evidentemente ninguno, esa es mi opinión.
Creo sinceramente que con el talento de Kipchoge se hubiera hecho posible conseguir bajar de las dos horas sin la ayuda mecánica externa que tuvo. Pero parece ser que para Nike es imposible conseguirlo si no es con esta ayuda y por eso le puso a su disposición todo tipo de ayudas no reglamentarias. Sin embargo, insisto, yo creo que hubiera sido posible hacerlo de manera natural. Se perdió una excelente ocasión para superar los límites humanos naturales, así lo siento. Está claro que tanto Nike como un servidor tenemos muchos puntos de vista del atletismo distintos.

J. RIUS. Es uno de los mejores montajes de márketing y de espectáculo mediático que se ha hecho en torno a una sola carrera atlética cuando además se sabía de antemano quién ganaría. Pero atléticamente, como sucede en cualquier trabajo científico, se deben definir las condiciones en las que se deben llevar a cabo todos los procesos a fin de que los resultados sean comparables. La marca de Kipchoge en Viena no es comparable con el récord real 2h01’39” que él mismo realizó un año antes en Berlín. Afortunadamente se auto-usurpó el récord y no ensombreció fraudulentamente el honor del recordman real.
Creo que el atletismo debería ir por otros caminos, como el liderado por el profesor Yannis Pitsiladis, miembro del COI y perseguidor del dopaje, quien desde la universidad de Brighton lanzaba junto al legendario fondista etíope Haile Gebrselassie el proyecto Sub 2 dirigido a bajar de las dos horas sin dopaje y con respeto total por el reglamento. Lamentablemente el reto INEOS se ha llevado la fama mediática. Esperemos que cuando se baje legalmente de 2 horas la WA tenga la capacidad comunicativa para contrarrestar el montaje de INEOS.

A. ÁLVAREZ. Hay distintos factores que hacen que para los que marcan las reglas no se pueda homologar, y me parece bien. Otra cosa es que le demos valor o no, y sea como sea, hay que quitarse el sombrero ante tal proeza, porque para hacerlo hay que correr mucho, y Kipchoge ya lleva tiempo demostrando que es un fenómeno. Veremos en Londres el duelo Kipchoge – Bekele, qué zapatillas llevan y cómo se desenvuelven en una maratón en toda regla. Estaremos atentos a ver qué tiempos marcan.

J. SANTOS. El Hito simbólico como pionero al romper una barrera histórica es innegable (y la atención mediática sin precedentes que consiguió así lo atestigua). Valor real en comparación con otras gestas atléticas en condiciones homologables quizá no tanto. Yo que soy un romántico del atletismo disfrutaré más viéndole competir contra Bekele en Londres, en un cara a cara a igualdad de condiciones, que cuando vi atónito la contrarreloj de Viena.

 

Al final del pasado mes de enero la World Athletics se ha pronunciado al respecto de las Vaporfly, tomando la decisión de prohibir el modelo “Alpha Fly” pero permitir el “Next” y el “4%”. ¿Qué opinas sobre esta decisión?

F. BENEYTO. Pues simplemente que reafirma mis pensamientos, de que la WA y Nike van de la mano para beneficio mutuo, pero ya digo que es lo que yo pienso y que no tiene por qué coincidir con el pensamiento del resto del mundo. Para mí Nike se saltó las normas dictadas por la WA para lograr un beneficio en rendimiento deportivo y consecuentemente también económico (y lo ha conseguido), y luego la WA ha readaptado las normativas para que la marca del swosh salga beneficiada. Para mí ha sido un juego entre ellos perfecto, y que los runners pagan por jugar a su juego más de 250€ por par.
Si nos fijamos, la nueva normativa está perfectamente adaptada a las medidas de las Next y las 4%: 40mm de grosor en la mediasuela situada en el talón como máximo (justo las medidas de éstas), ¿Y por qué no han puesto un máximo de 36 mm por ejemplo? Pues es muy sencillo, porque Nike ya tienen millones de pares fabricados y tienen que venderlos…. Y si hubieran puesto 36mm Nike se las tendría que “comer con patatas”. Y también porque muy posiblemente si bajaran esa altura su placa no haría el mismo beneficio de catapultar… que es lo que pretenden con ello.
Y la WA ha dictado además que las zapatillas tengan como máximo 1 placa de fibra de carbono…¡Pues ya está! Es justo lo que tienen los dos modelos mencionados. Ya solo faltaría que redactaran en la normativa: “Tomen como referencia las Next y copien como mucho eso pues esto es lo que se permite”. Es como si Nike fuera quien dictara las normativas en el mundo del atletismo.
En fin hay un refrán español que dice “hecha la ley hecha la trampa”, pero parece ser que tanto Nike como la WA van más allá y dicen “hecha la trampa hacemos la ley”.
Pero ya digo que es una simple opinión, mi manera de pensar que igual no coincide con el resto del mundo.

J. RIUS. Parece que la solución ha sido un tanto salomónica, puesto que WA no ha dado barra libre a las plantillas elásticas ni a ciertos diseños de las suelas, y, por otra parte, no ha querido dar la imagen de resistirse al progreso en las tecnologías. Ha sido una decisión excesivamente específica puesto que se centra en el diseño pero no en los efectos. Desde mi punto de vista, la norma de la WA debería poner al calzado unos límites medibles basándose en la rama de la ingeniería que estudia la elasticidad en los diseños mecánicos. Esto evitaría que con otros materiales y diseños no contemplados con la reciente normativa se obtuvieran efectos similares.
Hace dos años compartí foro en Lisboa con el profesor Yanis Pitsiladis de la Universidad de Brighton, quien alertaba sobre las inversiones que Nike y otras marcas hacían en los centros de entrenamiento de Kenia y Etiopía, para conseguir bajar de las 2 horas a cualquier precio. Alertó del dopaje farmacológico y del tecnológico. Tras la carrera de Viena, Pitsiladis ha sido una de las voces más contrarias a autorizar este calzado.
El objetivo de las grandes marcas es vender y los récords que alcanzan los corredores de la élite son escaparates publicitarios. El escándalo es el mejor señuelo para convertir un producto en objeto del deseo de los consumidores. Si se deja un resquicio de ambigüedad, seguirán buscando prototipos “escándalo” en limbo de la alegalidad (no ilegalidad), puesto que con independencia de que la WA lo prohíba, legiones de runners las comprarán.

A. ÁLVAREZ. La verdad es que me alegro de que hayan decidido prohibir el modelo “Alpha Fly”. Las otras, de momento, por el simple hecho de que llevan tiempo en el mercado y de que es año olímpico, las dejan a la espera de lo que aporten los estudios… ¡Tengo que darles la razón en esto porque es cierto que no es momento de que los atletas que se están preparando los Juegos con ese calzado tengan que cambiar ahora! De todas formas no creo que las acaben prohibiendo una vez que ya las dejan, en fin, veremos qué pasa con las Next que pueden ser las que todavía quedan con cierta duda. En cuanto a las Vaporfly 4%, aunque hayan podido ofrecer cierta ventaja a algunos atletas, ésta es mínima en comparación con otros calzados, esa promesa del 4% de mejora en la economía de energía no se transmitió en la realidad, Aunque veo positivo que se empiecen a establecer ciertos límites. El calzado de carrera, a pesar de esta prohibición, hace años que se ha convertido en un monstruo tecnológico, y para mí, un sinsentido.

J. SANTOS. Mi opinión es completamente subjetiva, pero creo que debería establecer una regulación estricta y no sujeta a interpretación para evitar que el atletismo acabe convirtiéndose en una carrera armamentística entre las distintas marcas comerciales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.