Entrenamiento obligatorio para hacer un buen Tour de Francia

Cuando se realiza cualquier actividad física de alto nivel que requiere mucho esfuerzo, es necesario llevar a cabo previamente un entrenamiento exhaustivo que ayude al individuo en cuestión a mejorar su rendimiento y así afrontar las pruebas en las que incurra con mayores garantías de éxito.

Existen deportes en las que las carencias físicas de las personas involucradas al más alto nivel se notan más que en otras disciplinas. Prueba de ello es el ciclismo, un deporte de esfuerzos continuados sobrehumanos, y que en ocasiones ni los ciclistas de primer nivel consiguen afrontar de una manera satisfactoria para sus intereses. Especialmente cuando de vueltas de tres semanas hablamos, la concatenación de esfuerzos hace que el entrenamiento previo haya debido de ser excelente para poder vencer toda esa dureza del recorrido. Prueba de ello se está observando actualmente en el Tour de Francia, donde corredores que no han llegado al cien por cien de sus prestaciones físicas están sufriendo para terminar etapas y están muy lejos de los objetivos marcados sobre el papel al inicio de la ronda gala.

Cualquier corredor que vaya a disputar el Tour de Francia debe adaptar su calendario previo para poder llegar a París cumpliendo los objetivos marcados. Clásicas como el Critérium del Dauphiné son una buena piedra de toque para los “gallos” que participarán posteriormente en el Tour de Francia. Thibaut Pinot o Steven Kruijswijk, actualmente entre los favoritos de las apuestas para ganar el Tour de Francia, fueron de la partida de esta clásica, además de añadir una correcta preparación previa meses antes.

El entrenamiento en altura también es vital para poder encarar los grandes colosos de la Grande Boucle con plenas garantías. Estas piedras de toque previas que sobrepasen los 2000 metros de desnivel, hacen que el ciclista adquiera una capacidad pulmonar mayor cuando lleguen las etapas claves en el Tour de Francia.

A medida que van transcurriendo los años por las piernas de los ciclistas, todo este entrenamiento previo debe ser más estricto y exigente. Los años no pasan en balde para nadie, y salvo casos extraordinarios de la naturaleza como Alejandro Valverde, la edad es un hándicap que puede encarecer aún más el resultado que se obtengan a final de las tres semanas de competición.

Una buena alimentación también es necesaria para los deportistas de alto nivel. En el caso del ciclismo, es una de las disciplinas donde este aspecto pasa a ser transcendental. No solo por encontrar una dieta acorde que permita al ciclista demostrar todas sus cualidades en su máxima expresión, sino también por el estado de la comida que se ingiera, para no incurrir en aspectos prohibidos por la UCI por ingerir alimentos contaminados.

El Tour de Francia pone a cada ciclista en su sitio, y pese a que muchos partan como favoritos a la victoria final, la carrera realiza una selección natural con todos ellos, que o no han realizado un entrenamiento correcto previo o han tenido algún percance en forma de caída o enfermedad durante la ronda por excelencia de tres semanas del pelotón internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.