678 kilómetros en Colombia por los niños enfermos de cáncer

Gráfica-Desafio-por-la-vida

“Desafío por la vida 2015”. Un desafío por los niños enfermos de cáncer, un desafío de Colombia, un desafío de todos, es el nuevo reto deportivo que el Ultraman español Isra García se propone cumplir este año en Colombia, junto a otros dos amigos: el también Ultraman español Roberto González Moreira y el Ironman chileno, Christian Misle, quienes se trazaron este reto para unir al país en torno a una “meta solidaria”.

Estos tres deportistas realizarán uno de los mayores retos a nivel mundial: recorrer tres distancias Iroman – 678 kilómetros (3.9km. de natación x 3, 180km. de ciclismo x 3 y 42km. carrera a pie x 3) durante tres días seguidos en las ciudades de Santa Marta, Barranquilla y Cartagena en un triple desafío en Colombia, el 4, 5 y 6 de junio de 2015.

Pero el reto no es simplemente deportivo, el propósito final es recolectar fondos para abrir el “Centro de Atención para Niños con Cáncer” en la ciudad Bogotá, que se convertirá en un lugar en el que los niños enfermos de cáncer de todo el país, encuentren además de apoyo para su tratamiento médico, esparcimiento, recreación, atención sicológica y bienestar, en un ambiente especialmente creado para ellos, que les permita seguir viviendo como niños.

Las donaciones para llevar a cabo el proyecto se entregarán a la Fundación María José, una organización colombiana sin ánimo de lucro que durante más de 10 años se ha dedicado a acompañar a los niños con cáncer en todo el país y a sus familias, con el fin de proporcionarles apoyo psicológico, social, emocional y espiritual.
“El objetivo es recaudar 150 millones de pesos… el cien por ciento de las donaciones irán directamente a la Fundación, queremos ser parte primordial para impactar positivamente en la vida de estos chiquitos por esto nos unimos a esta noble causa.” Afirmó Isra García.

“Para nosotros ha sido primordial contar con este apoyo, anualmente se presentan más de dos mil nuevos casos de cáncer en niños, niñas y adolescentes en todo el país, en la Fundación beneficiamos a 230 niños a través del “plan padrino apapachando” que ofrece ayuda permanente y otros 200 más que se encuentran bajo la supervisión y seguimiento mientras ingresan al programa”. Afirmó Yipsel Bello, Presidente de la Fundación.
El trabajo que adelantan se basa principalmente en apoyar necesidades básicas como complemento a su tratamiento médico: Psicología, nutrición, canasta familiar, transportes, asesoría jurídica, guía del tratamiento, alojamiento con hogares de paso aliados sin ningún costo para los beneficiarios, actividades lúdicas, congreso de cuidadores, programas creados con el fin de mejorar la calidad de vida de los niños y sus familias.