Maratón del Polo Norte

Corriendo con temperaturas por debajo de los 25 grados bajo cero_©MikeKing

Texto: Juan Antonio Alegre, ‘Chinotto’ / Fotos: Mike King

MIGUEL CASELLES VUELVE A “LA NEVERA”

El veterano corredor madrileño regresa al Maratón del Polo Norte, esta vez con esquís

 

Si la climatología es benévola, el próximo 10 de abril se celebrará la décima edición del North Pole Marathon. La competición se desarrolla en un lugar del planeta imposible para un asentamiento humano permanente, la costra de hielo flotante del Océano Glacial Ártico. ¡Quién se lo iba a decir al legendario Filípides!

El sudor es lo primero que se congela_©MikeKingSin noche, flotando y a la deriva

El corredor madrileño ya se encuentra en la Isla de Svalbard, territorio noruego con más osos polares que habitantes, junto a otros 50 corredores (21 nacionalidades) en espera de una ventana de buen tiempo que permita al carguero ruso volar al Polo Norte Geográfico, en plena banquisa polar. Miguel Caselles ya participó en este maratón en 2007 junto a Juan Antonio Alegre, ‘Chinotto’. Ambos corrieron los 42 kilómetros a pié y posteriormente completaron otro maratón en bicicleta, la primera carrera ciclista (y última) que se ha celebrado en el Polo Norte. Se trajeron tres podium.

En esta ocasión, la organización del North Pole Marathon ha propuesto a Miguel cubrir el maratón en la modalidad de esquí nórdico, a modo de test, de cara a organizar una posible competición el próximo año. También lleva el encargo de someter a prueba diferentes prendas deportivas de la marca española SoloClimb. Si bien en el laboratorio la ropa técnica contra el frío puede responder satisfactoriamente a muchos grados bajo cero, es en situaciones extremas de intemperie, donde los parámetros de idoneidad no engañan… razón por la que SoloClimb prefiere someter a sus prendas a la cruda realidad.

Durante esta época del año el sol no se oculta en la periferia del Polo Norte Geográfico, por tanto, si las condiciones acompañan, el maratón dará comienzo en cualquier momento de las de 24 horas de luz del diez de abril. Puestos en marcha, el medio centenar de corredores tendrá que progresar sobre hielo flotante cubierto de nieve azúcar, más o menos profunda según el tramo, con dunas, montoneras de bloques de hielo, grietas y gélido ambiente polar.

Un avión Antonov ruso, preparado para aterrizajes sobre el mar helado, se encargará de transportar a los atletas desde la Isla de Svalbard hasta la Base Polar Barneo, que utilizarán como soporte logístico. La Asociación de Exploradores Polares de Rusia se encarga de levantar la Base en las inmediaciones del Polo Norte Geográfico, entre los 85 y los 90 grados Latitud Norte. Se compone de varias tiendas de campaña fijadas sobre la costra de hielo del Océano Glacial Ártico. Al contrario que las bases polares de La Antártida, construidas de forma permanente, la Base Barneo del Ártico tiene que ser montada y desmontada cada temporada debido a que se asienta sobre el mar helado. Su cometido es dar apoyo a expediciones científicas y deportivas. La instalación es mantenida en pie poco menos de un mes debido al continuo e imprevisible movimiento de la costra de hielo flotante, al infierno climatológico y a la absoluta noche polar bajo la que permanece este lugar la mitad del año.

El choque de planchas de hielo proboca grandes escombreras_©MikeKing

Los ingenieros rusos mueven mediante helicópteros y aviones todo lo necesario desde la ciudad de Murmansk (extremo noreste de Rusia) y Longyearbyen (archipiélago noruego de Svalvard). Lanzando como avanzadilla a una decena de paracaidistas junto con un par de tractores quitanieves, con los que preparan una improvisada pista de aterrizaje para el Antonov An-74. Este año, al mando del equipo de paracaidistas se encuentra el ruso Yuri Vavulo, quien participó como un corredor más en la pasada edición del maratón… a 27 grados bajo cero corrió con el torso al desnudo los últimos metros antes de llegar a meta. Desde luego los rusos del Norte están hechos de otra pasta.

Fábrica de frío a pleno rendimiento

En esta remota latitud polar, además de a la distancia, los corredores deberán hacer frente a los condicionantes geográficos y climáticos. La costra de hielo del océano ronda los dos metros de grosor y dependiendo del viento y las corrientes marinas puede desplazarse varios kilómetros al día en cualquier dirección o agrietarse inesperadamente. De las nueve ediciones celebradas, la de 2009 fue la más exigente al tener que soportar los participantes temperaturas de 37 grados bajo cero con ráfagas de viento de 45 km/h, lo que provocó una sensación térmica límite. Días después de celebrarse el maratón una gran grieta a mar abierto partió en dos la Base Barneo, afortunadamente sin consecuencias para sus ocupantes. Bajo el hielo flotante se abren cuatro mil metros de abismo marino.

Si durante el desarrollo del maratón la temperatura se mantiene a unos 25 grados bajo cero con viento en calma todo será relativamente soportable, pero si el termómetro desciende de los 30 o el viento sopla con fuerza la carrera se convertirá en un verdadero infierno. Hay que recordar que el principal problema a tan baja temperatura, y máxima exigencia física, es el sofoco por exceso de abrigo poco transpirable, pues el sudor se congela entre las diferentes capas, convirtiendo a la ropa en una armadura de hielo que puede colapsar el organismo. Y no sólo se hiela el sudor, también los geles, el líquido de avituallamiento… y hasta el alma, según algunos. En esas condiciones cometer un error o sufrir una ‘pájara’ es algo serio.

Miguel Caselles en el North Pole Marathon de 2007_©MikeKing

Parece que en esta décima edición podrían ser desbancados los vigentes records del North Pole Marathon (3:36 en hombres y 5:37 en mujeres) por el irlandés Gary Thornton (mejor registro personal en maratón de asfalto 2:17) y por la británica Fiona Oakes (mejor registro personal en maratón de asfalto 2:38). Todo dependerá de su adaptación al frío, de cómo se encuentre el terreno para correr y de las cambiantes condiciones atmosféricas.

En unos días esperamos recibir la crónica de Miguel Caselles con todo lo acontecido en esta gélida e imprevisible nueva edición del Maratón del Polo Norte. ¡Suerte a los maratonianos polares y suerte a Miguel en su solitario maratón en esquís!

 Juan Antonio Alegre, 'Chinotto', entrando tercero en meta_©MikeKing

North Pole Marathon en Facebook:

https://www.facebook.com/npmarathon

Así se levanta la Base Polar Barneo:

http://www.youtube.com/watch?v=va2oAJ8Dp5o

North Pole Marathon 2007 filmado por Caselles y ‘Chinotto’:

http://www.youtube.com/watch?v=NpgHYRGMzrs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.