SAUCONY PEREGRINE ICE+ 3: “Sin resbalones en el hielo”

 

Texto: Miguel Caselles / Victoria Sánchez

Fotos: SAUCONY / Victoria Sánchez

Saucony afronta el crudo invierno con las intrépidas Peregrine ICE+ 3. Se trata de una versión de las populares Peregrine 12 destinada a escenarios invernales. Además de repelentes al agua incorporan suela antideslizante. Sorprendentes. No resbalan al cruzar superficies horizontales de nieve helada o charcos hechos un bloque de hielo. Ahora bien, no sustituyen a las suelas con tornillos ni a los necesarios crampones cuando se trata de zonas inclinadas o expuestas.

Versión trail invernal

Doce ediciones son las que suman las infatigables Peregrine. Temporada a temporada Saucony evoluciona el modelo partiendo de la anterior versión. Numerosos premios avalan la reputación de las veteranas Peregrine en un suma y sigue de adeptos a su legión de incondicionales trailrunners. Hablamos de zapatillas que funcionan eficazmente en cualquier trazado trail. Principalmente agiles y precisas en terreno técnico a la par que mantienen buenas prestaciones tragando millas en pistas rápidas. Son de conducción noble. Responden ágilmente y con seguridad en zancadas arriesgadas y secuencias aceleradas sobre canchales, pedreras, trepadas… Cuando desniveles y superficie permiten un buen gesto atlético inducen a mantener ritmos alegres.

Las ICE+ 3 reproducen las hechuras de las Peregrine. Sin variar las prestaciones de la mencionada versión número 12 pero permitiendo destrezas cuando toca correr en superficies heladas. Probablemente hasta confiar plenamente en sus cualidades antideslizamiento necesitaremos algún rodaje de adaptación al puro hielo. Puestas en la báscula, las ICE+ 3 aumentan algo de gramaje respecto del modelo de verano debido al extra del tejido repelente al agua del upper. Por tanto, el modelo de chico ronda los 300g y el de chica 275g, ambos en talla 9USA. En cuanto al tallaje, Saucony numera de medio en medio número de modo que sea fácil atinar con las zapatillas adecuadas. Sobra comentar que correr con la talla exacta, además de por comodidad, repercute en un mejor rendimiento. A continuación nos calzamos las Peregrine ICE+ 3 y las ponemos en modo invierno…

 

Upper repelente al agua

A primera vista, las ICE+ 3 mantienen el aspecto esbelto de las Peregrine 12. Aunque renuncian a la tendencia colorista de Saucony y se visten de riguroso negro, con algún matiz de color azul en logo y suela del modelo de chica. Al tratarse de zapatillas destinadas al periodo invernal el fondo negro disimula mejor la acumulación de barro y suciedad. Teniendo en cuenta esa exposición a las inclemencias del invierno el tejido RUNSHIELD del upper es repelente al agua. No impermeable, por lo que la zapatilla gana en transpirabilidad frente a las membranas netamente impermeables. Además de aportar cierta termicidad cuando las temperaturas se desploman. La siempre presente gaza en la parte alta del talón de los modelos trail de Saucony ayuda a calzarnos las ICE+ 3 de un tirón.

Sobre el textil RUNSHIELD del upper se sitúan secciones de fina lámina protectora adherida donde las zapatillas van a recibir fricciones de rocas y obstáculos del camino. Como defensa frontal ante los habituales tropezones, la goma de la suela se prolonga en la puntera de la zapatilla en coalición con un contrafuerte de polímero flexible, en forma de U, que preserva el paquete de dedos. En el lado opuesto, la cazoleta inserta un contrafuerte de cierta rigidez que brinda protección al talón y ofrece estabilidad al calcáneo. El interior del upper de las ICE+ 3 es suave en contacto con el pie. Posee almohadillado en la abertura perimetral de la zapatilla, algo más consistente en la parte alta de la cazoleta posterior para acomodo del tendón de Aquiles. Quienes utilicen plantillas correctoras podrán incorporarlas facilmente.

Pies seguros y encapsulados

Al igual que en su matriz Peregrine 12, el upper de las ICE+ 3 es dócil y se adapta a los gestos forzados del pie sin puntos calientes por fricción o presión. Con el añadido, ya comentado, de ser repelente al agua y de apreciable transpiabilidad. La lengüeta sigue estando fijada al cuerpo interior de la zapatilla con sendas bandas elásticas laterales. No se mueve de su posición por trajín que reciban las zapatillas, además de abrazar el pie añadiendo sensación de ajuste sin apreturas. Presenta el acolchado mínimo para liberar de presión el empeine al ajustar los cordones. Estos se encauzan a través de gazas textiles hasta alcanzar los dos ojales superiores (perforados en el upper) de ajuste preciso. Tras anudar la lazada, el cordón sobrante lo podemos trabar en la cinta elástica transversal de la lengüeta que evitará enganchones con ramas o raíces.

En cuanto a la horma de las ICE+ 3 es idéntica a la de las Peregrine 12. Ceñida detrás, dando estabilidad y precisión en las bajadas técnicas que entramos de talón, y ganando amplitud en mediopié y contorno de dedos. A esta configuración se añade una cazoleta trasera ergonómica que mejora la estabilidad del pie a la vez que evita oscilaciones dentro de la zapatilla. Por supuesto, la clave es utilizar la talla exacta de zapatillas y, ante la duda, comprar medio número más. El clásico arito que Saucony coloca en el inicio del cordaje de sus modelos trail, en este modelo gana importancia a la hora de fijar polainas invernales que van a evitar la entrada de barro, agua o nieve en el interior de la zapatilla. Pensamos que una polaina integrada en las ICE+ 3 hubiese subido a los altares del crudo invierno a estas zapatillas. Si bien, la opción de polaina de quita y pon, según sea el recorrido elegido, también es preferida por muchos corredores/as de montaña.

Colchón reactivo

Seguimos recordando que las ICE+ 3 son la versión invernal del modelo Peregrine 12. Así que de la amortiguación se sigue encargando la espuma PWRRUN, exclusiva de Saucony, cuyas cualidades de absorción/amortiguación/reacción son identidad de la marca. Este compuesto ni se deforma ni pierde propiedades aunque tengamos las zapatillas muy usadas. Absorbe y reparte la energía del aterrizaje de la zancada recuperándose de inmediato ante el próximo impacto. Además de aportar estabilidad en los siempre cambiantes planos de los senderos de montaña. La zapatilla gana un extra de suspensión con su anatómica plantilla FORMFIT de siete generosos milímetros de grosor, también de espuma PWRRUN en su versión PLUS.

Respecto del suelo la zapatilla tiene un perfil de 21mm en el antepié y 25 en el talón. Como resultado tenemos un prudente drop de 4mm. La estable amortiguación de la EVA PWRRUN en alianza con una elevación moderada y un drop amable, favorecen un atlético gesto de carrera a la vez que aportan control y equilibrio. Añadiendo que el efecto de amortiguación reactiva de la espuma PWRRUN imprime dinamismo al ciclo de la zancada. Muy de agradecer por articulaciones y espalda en largas kilometradas, sesiones de alta intensidad y descensos técnicos. Marca de la casa de los modelos trail, también en el ICE+ 3, es la característica placa antipunción insertada entre suela y mediasuela, cuyo objetivo es salvaguardar la planta del pie de piedras puntiagudas sin que el corredor pierda tacto con terreno.

 

 

Suela antideslizante

Cuando publicamos hace meses el reportaje de las Peregrine 12, hablábamos de zapatillas con upper flexible, mediasuela de gran amortiguación/reacción, sin perder estabilidad, y suela que tracciona en cualquier terreno además de gran adherencia en placas de roca. Pues bien, el principal cometido de las ICE+ 3, además de todo lo anterior, es que se desenvuelvan con seguridad sobre superficies heladas. Ya sea nieve dura o puro hielo. Con ese objetivo Saucony ha desarrollado la suela PWRTRAC ICE, a partir de la suela PWRTRAC de verano. Manteniendo las virtudes de la goma PWRTRAC en la base de la suela y en 28 de sus 44 tacos. Esta goma es muy apreciada por traccionar en cualquier superficie, ofrecer gran adherencia en roca, incluso mojada, y por una larga durabilidad. La novedad la vamos a encontrar en los 16 tacos restantes manufacturados con un caucho especial encargado de librarnos de los resbalones en el hielo. Este caucho contiene nitrilo butadieno hidrogenado (HNBR), conocido en la industria por sus propiedades antideslizantes y su capacidad para resistir el calor y el aceite sin dejar de ser blando a temperaturas bajo cero. La prominencia del taqueado es de 3,5mm, milímetro y medio más baja que el modelo madre Peregrine 12. Saucony prefiere que el apoyo de la zapatilla sea próximo al suelo para ganar adherencia en el hielo, ya que no se trata de morder la nieve dura con un taqueado agresivo. Estos 16 tacos insertados salvatrompazos son de amplia superficie antideslizante, cuatro situados en el talón y 12 en mediopié y puntera.

Un lago congelado con la superficie pulida como un cristal es el escenario ideal donde esta suela muestra sus cualidades. Aquí la zapatilla se sustenta sin deslizamiento sobre el hielo durante la cadencia de zancada por rápido que corramos. Asombroso. Ya no serían necesarios los socorridos tornillos tipo Icepeak, específicos para correr en superficies heladas. Ahora bien, nos referimos a itinerarios horizontales o de mínima inclinación. No olvidemos que se trata de zapatillas sin elementos metálicos que se claven en el hielo. El antideslizamiento que esta suela consigue se debe a la adherencia del milagroso compuesto del caucho. Y que mejora su rendimiento reactivo a temperaturas bajo cero. De igual modo recomendables son las ICE+ 3 cuando se trata de correr en pavimentos helados (asfalto, hormigón…) en latitudes nórdicas. Por descontado que llaneando sobre roca pulida mojada la adherencia también está asegurada. Solemos aconsejar que antes de estrenar cualquier modelo de zapatillas en canchales húmedos o mojados conviene rodar en seco para eliminar el acabado de fábrica de la goma dado que inicialmente puede escurrir… Con las Ice+ 3 nos ahorramos el consejo porque ni siquiera sobre hielo vivo, aunque esté húmedo, resbalan.

Pegadas al hielo

Al igual que sucede con el resto de zapatillas trail de Sucony, las Peregrine ICE+ 3 están listas para un uso intensivo desde que salen de la caja. La combinación de upper flexible, mediasuela amortiguada/estable/reactiva y buen agarre de la suela en multisuperficie, en este caso cuanto más helada mejor, promete agilidad y precisión locomotriz sin importar distancias ni superficies técnicas. No se vician estructuralmente y por durabilidad soportarán varias temporadas invernales. En su fabricación no se han empleado materiales de origen animal y sí materiales reciclados. Algo que tendrán en cuenta muchos corredores y corredoras de montaña por la intensa conexión que tienen con los espacios naturales, su fauna y su flora.

Más Información:

www.saucony.com

www.facebook.com/SauconySpain