COLEMAN & CAMPINGAZ: kit básico de cámping

Por Miguel Caselles

Fotos: COLEMAN / CAMPINGAZ

Llegan las vacaciones y la extensa red de cámpines anima a planificar unos días de descanso y actividad deportiva en un sinfín de espacios naturales.  

 

Camping a la carta

Pasar unos días de camping no implica privarse de las comodidades básicas de un hotel. Decantarse por estos establecimientos supone alojarse en plena la naturaleza de manera confortable, disponer de cada día sin horarios y organizar actividades deportivas y de ocio a la carta. Claramente la estancia en un camping favorece la libertad de acción y de ocio en entornos naturales o rurales, por lo que si se viaja con niños el éxito está asegurado.

Existen cuatro categorías de cámpines según sean su oferta de servicios y ubicación geográfica. En sus instalaciones los huéspedes, además de ocupar las parcelas de césped donde plantar la tienda de campaña o la caravana (también opción de alquiler de bungalós), pueden acceder a servicios como restaurante, supermercado, piscina, área deportiva, parque de juego infantil, sala social, puntos de agua y electricidad, lavandería, aseos, duchas, fregaderos y un largo etcétera. Todo ello a precios comedidos en comparación con los alojamientos hoteleros.

Por lo general la amplia red de cámpines sitúa a estos establecimientos de acampada en espacios naturales privilegiados. Lugares que invitan a desconectar durante las vacaciones sin dejar de practicar las actividades deportivas habituales o enrolarse en aquellas que cada zona proponga. Según sea la localización del camping, en sus proximidades seguramente encontraremos lo que buscamos, rutas ciclistas, ascensiones montañeras, trazados de trailrunning, recorridos de piragua, sectores de natación en aguas abiertas y cuantas facetas al aire libre se nos ocurran.

Con vistas a los días de vacaciones que se acercan, a continuación proponemos un kit básico de camping de las marcas COLEMAN y CAMPINGAZ, referentes en todo lo relacionado con campismo y actividad recreacional al aire libre. El kit se compone de tienda de campaña familiar, colchón inflable, saco de dormir, cocina, sillas y mesa. Son artículos que por dimensiones y peso están pensados para ser transportados en vehículo hasta el propio camping y fundamentalmente recomendados por ser prácticos, duraderos, a prueba de inclemencias atmosféricas y con un resolutivo servicio postventa. En definitiva, garantía de tranquilidad durante la estancia en el camping.

 

Tienda COLEMAN Cortes Octagon 8

La tienda de campaña es el clásico de cualquier camping. En ella nos alojaremos y a su lado, o en su interior, cocinaremos, sestearemos o jugaremos partidas de cartas. Es evidente que cuanto más espaciosa sea la casita textil de vacaciones más cómodos estarán sus inquilinos. También hay que tener presente que la tienda deberá ser de calidad, de fácil montaje, funcional, soportar lluvia/viento y disponer de ventanas/mosquiteras. No olvidemos que estaremos acampados al aire libre.

El modelo de tienda de campaña COLEMAN Cortes Octagon 8 cumple con esos requisitos. Su diseño recuerda a las yurtas desmontables que utilizan los pueblos mongoles en sus desplazamientos nómadas por las estepas de Asía central. Singularmente, por configuración y prestaciones, COLEMAN dirige este modelo al concepto glamping, es decir, acampada con extra de comodidades. Es una tienda generosamente amplia, con capacidad para ocho personas acostadas y altura suficiente para caminar erguido en su interior, alcanza los 208 cm en la parte alta. La ventilación está asegurada gracias a un sistema de aperturas y mosquiteras en todo el contorno. Y si la lluvia aparece soporta una columna de agua de 2.000 mm, por lo que es impermeable a la vez que transpirable.

Como su nombre anticipa la estructura de la tienda es octogonal y el espacio interior es diáfano. De los ocho ángulos del octógono que forma la planta levantan los mástiles verticales que se insertan en los del techo hasta confluir en la consistente roseta del ápside. Una vez alzada la estructura se coloca el doble techo, se fijan los vientos mediante piquetas y se les da la tensión necesaria. El montaje completo de la tienda es muy sencillo ya que los mástiles se ensamblan unos con otros siguiendo un simple código de colores, en unos 15 minutos puede estar montada por dos personas.

Una vez la tienda está en pie llama la atención su original diseño. Seis de sus lados pueden abrirse longitudinalmente con cremallera, dejando las mosquiteras interiores a la vista para que el flujo de aire refresque/ventile el interior o entre más luminosidad. En los dos lados restantes se ubican sendas puertas de acceso. Una de ellas con marco semirrígido y tirador de apertura, similar a una puerta convencional de bisagras, por lo que la acción de entrar y salir es muy ágil, se cierra con cremallera. La otra puerta no tiene armazón y es utilizable también como ventana, igualmente abre/cierra por cremallera.

La vista desde el interior de la COLEMAN Cortes Octogon 8 es totalmente panorámica. El habitáculo de la tienda tiene una superficie de 15,7 m2 por lo que si es utilizada por dos personas hablamos de un desahogado “apartamento”. Cuando el calor aprieta no es necesario montar el doble techo ya que toda la estancia queda protegida por las ventiladas paredes que hacen de mosquiteras. Si se desea algo de intimidad se puede colgar del techo un separador textil interior, que la tienda trae como accesorio de quita y pon, y la estancia quedará dividida en dos zonas independientes con sus respectivas puertas. Para cruzar la tienda de puerta a puerta el separador se abre mediante cremallera vertical.

Los materiales utilizados en la construcción de la COLEMAN Cortes Octogon 8 son un valor añadido que aporta al conjunto considerable durabilidad. El suelo es de polietileno, el interior de poliéster y malla de fibra de vidrio (en las secciones de mosquitera) y el exterior de poliuretano ignífugo. Juntas estancas por termosellado. Por su parte, los mástiles que hacen de esqueleto de la tienda son de acero ligero y los de la puerta y visera de flexible fibra de vidrio. Según especifica la marca los materiales de esta tienda de campaña retardan el efecto del fuego permitiendo actuar con cierto control ante un incendio fortuito.

Para el transporte del trastero al coche y del coche a la parcela de acampada, la tienda se guarda en un práctico bolso con ruedas que facilita su desplazamiento manual. No olvidemos que esta glamurosa tienda pesa 20 kilos. Disponible en varios colores.

Colchón CAMPINGAZ Quickbed convertible

La elección de un buen colchón hinchable es garantía de sueño reparador en los noches de acampada. Como referencia fiable vamos a referirnos al colchón de la marca CAMPINGAZ Quickbed convertible. Un modelo realmente práctico porque puede usarse según convenga, ya sea colchón de pareja, dos colchones simples o colchón individual extra cómodo de doble grosor. Se configura uniendo o separando sus dos colchones mediante una cremallera y un par de enganches automáticos de clip.

Cada uno de los colchones mide 188 x 74 x 19 cm así que cuando se usa en modo pareja alcanza los 148 cm de ancho. La distribución interior de cilindros intercomunicados proporciona gran estabilidad y firmeza a la estructura cuando el colchón está hinchado. Además, una doble válvula de cierre antifugas asegura total hermetismo, muy útil cuando se está inflando. Pesa 3,3 kg y soporta hasta de 148 kg de peso por cada colchón individual. Está fabricado con un PVC que ofrece resistencia a los pinchazos, pero si el pinchazo es inevitable se incluye un trozo de parche autoadhesivo y recortable de reparación.

El grado de dureza o amortiguación deseada por la espalda de cada usuario dependerá de la presión insuflada al colchón. La parte superior está aterciopelada para una sensación más agradable al contacto con la piel o con el saco de dormir. Utilizando infladores manuales o eléctricos el colchón CAMPINGAZ Quickbed estará listo para su uso en un pispás, de igual modo su desinflado será rápido y sencillo. CAMPINGAZ comercializa un inflador/desinflador manual multiboquilla muy socorrido, porque si se infla el colchón a pulmón habrá que tomarse más de un respiro.

Desde luego, este colchón convertible será un elemento muy agradecido en las noches de camping o en el domicilio si faltasen camas para los invitados. También se comercializa en versión Smart Quickbed TM doble, de una pieza con almohada, y versión unipersonal, igualmente con almohada.

 

Saco COLEMAN Hampton doble

En las noches de acampada el saco de dormir guarda la temperatura corporal y hace que las horas de sueño sean agradables. Por su amplio espacio rectangular el saco COLEMAN Hampton que reseñamos es válido para dos personas. Mide 220 cm de largo por 150 cm de ancho y pesa 4,55 kg. Ante todo, es confortable, cálido y adopta diferentes modos de uso. Mediante cremalleras laterales se abre por ambos costados facilitando la entrada/salida de cada persona. Esas cremalleras también permiten desmontar el saco por completo convirtiéndolo en un enorme edredón o dos edredones individuales amplios. El sistema de carro de las dos cremalleras permite un deslizamiento fluido sin enganchones con la tela. A lo largo de todo el recorrido de la cremallera se extiende una pestaña textil longitudinal que evita la perdida de temperatura.

El tejido exterior del saco es cien por cien algodón, fresco en verano, cálido en invierno y suave al tacto. Mientras que el tejido interior es un forro de franela de algodón estampado muy agradable al contacto con la piel. Este forro de franela tiene continuidad en el contorno superior del saco para que los hombros estén calentitos y resulte suave al roce con el rostro. Próximo a la boca del saco se ubica un bolsillo interno donde guardar pequeñas pertenencias que se quieran tener a mano.

Por su parte, el relleno del COLEMAN Hampton es fibra hueca Coletherm de gran rendimiento aislante, a la vez que asume máxima compresión sin apelmazarse. Adecuado en un rango de temperatura entre +7º C y -13º C. Para su recogida y transporte el saco dispone de bolsa con cremallera en la que se empaca enrollado.

Ya sea para usar en tienda de campaña, caravana o como edredón en casa, el saco COLEMAN Hampton doble cumple con creces la misión de lograr felices sueños en pareja. Por repetidos que sean los lavados a máquina mantiene intactas sus prestaciones. También disponible en versión unipersonal de 220 x 100 cm.

Silla Plegable COLEMAN Low Recliner

La estancia en un camping tiene tiempos de descanso, sobremesa o lectura, por ello junto a la tienda no pueden faltar unas sillas confortables. Como propuesta práctica y resistente COLEMAN sugiere la silla plegable Low Recliner. Está Construida con una armadura de aluminio y envoltura de poliéster, por lo que una vez desplegada se convierte en una estructura notablemente fuerte (soporta 115 kilos de peso) a la vez que duradera. Se pliega/despliega con un simple gesto. Muy cómoda y versátil por sus cinco posiciones reclinables según apetezca estar sentado, con más o menos angulación de respaldo, o directamente echado horizontalmente pues se convierte en tumbona.

Dispone de amplios reposabrazos, respaldo de malla transpirable que mantiene la espalda ventilada y almohada integrada de quita y pon para reposar cabeza o cuello. Como prácticos detalles, bajo uno de los reposabrazos cuelga una bolsa de malla donde descansar la botella o bote de bebida que estemos tomando y bajo el otro reposabrazos otra bolsa doble, una con cierre de cremallera para objetos personales y otra con velcro destinada al teléfono móvil. La COLEMAN Low Recliner es una silla ligera, de 3,18 kg de peso, y de fácil porteo camino de la playa gracias a su correa en bandolera. Se trata de una silla cómoda en todo uso y funcional en camping, playa, piscina o en la terraza de casa. Cuando está plegada ocupa poco espacio.

Mesa COLEMAN Pack Away

Ya sea en un picnic de playa o a la hora de desayunar, almorzar y cenar en el camping, sentarse a la mesa se traduce en comodidad. Por su uso específico en camping, la mesa COLEMAN Pack Away incluye también dos acolchados asientos en forma de banco. Tanto la mesa como los bancos se despliegan y pliegan rápidamente. Al plegarse se convierten en un solo paquete compacto ya que los asientos se alojan en la cara interior de la mesa, ocupando así poco volumen durante el traslado en vehículo o almacenaje. Se vale de unas asas para su mejor transporte manual, pesa 8,4 kilos.

Con la mesa y los dos bancos desplegados, y el sistema de autobloqueo accionado, el conjunto tiene notable estabilidad. Cada banco soporta un peso de 140 kilos y hasta cuatro personas menudas pueden sentarse a la mesa, no obstante es ideal para dos al poder estar más espaciados. Las fundas acolchadas de los asientos son fácilmente retirables para el lavado. Es un mobiliario muy práctico por el volumen reducido que ocupa cuando el conjunto de mesa y bancos está recogido y por su operatividad allá donde se quiera utilizar.

Cocina CAMPINGAZ 400 SG

La cocina o el hornillo de gas es otro de los cásicos en cualquier acampada. Los utilizados durante la estancia en un camping o en los viajes de caravaning son robustos, con varios quemadores y diferentes funciones pensando en el uso familiar y facilidades a la hora de cocinar. La cocina CAMPINGAZ 400 SG es un referente en el campismo por su óptimo rendimiento y posibilidades culinarias. Su formato rectangular, tapa de cierre y asa de transporte (pesa 7,8 kg) hacen fácil su traslado y almacenaje.

Cuatro soportes de plástico brindan estabilidad a la cocina sobre cualquier mesa. Funciona con botellas tradicionales de gas (regulador de alcachofa) y con botellas R907 y R907 (regulador de rosca). Tanto el regulador de la botella que se prefiera utilizar como la manguera se comercializan por separado, siendo muy sencillo su montaje. Con la cocina CAMPINGAZ 400 SG se dispone de dos quemadores que encienden a la primera mediante encendedor piezoeléctrico integrado.

Los soportes de los quemadores son suficientemente anchos y estables para no temer el vuelco de la cazuela. Además de los dos fuegos directos dispone de dos parrillas independientes, de quita y pon, que se acoplan sobre los quemadores. El cambio de modo fogón a parrilla y viceversa es rápido y sencillo. Varios sistemas inteligentes hacen que la cocina CAMPINGAZ 400 SG sea un aparato seguro y optimice su consumo. Dispone de cortavientos laterales y superiores que protegen la llama cuando se cocina en el exterior, reduciendo considerablemente el consumo de gas y tiempo de cocción. A ello contribuye también una llama de baja altura más residente al viento y que aumenta la concentración de calor.

En el supuesto de que la llama se apague fortuitamente la cocina corta inmediatamente la salida de gas, una medida de seguridad crucial cuando se cocina en espacios cerrados. Por todo lo referido, la cocina CAMPINGAZ 400 SG es un aparato fiable, rápido en su cometido y con tecnologías que multiplican la eficacia de una cocina de camping. De igual modo, siempre podremos recurrir a ella como suplente ante cualquier eventualidad en nuestra casa.

Espíritu nómada campista

Infinidad de incondicionales recurren al camping en vacaciones, festivales, concentraciones, competiciones deportivas y un largo etcétera. Montar la tienda de campaña en un camping es más que una alternativa de alojamiento. El espíritu nómada del campista le lleva a buscar en cada salida lugares de aprendizaje, de descanso o de actividad deportiva. El camping nos hace más sociales y nos acerca a la naturaleza participando de turismo activo a tutiplén. El amplio catálogo de productos COLEMAN y CAMPINGAZ facilita encontrar los artículos necesarios para una acampada confortable. A nosotros nos toca abrir el mapa y elegir destino.

Más Información:

www.coleman.eu/iberia

www.campingaz.com/Iberia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.