COLEMAN Neveras portátiles cuando el calor aprieta

 

Texto: Miguel Caselles / Fotos: COLEMAN

Tener a mano bebidas y alimentos fríos tras finalizar un entrenamiento o una competición en pleno verano es tan sencillo como disponer de una nevera portátil esperándonos.

Verano refrigerado

Durante el caluroso verano cualquier actividad deportiva al aire libre demanda ingerir liquido frecuentemente. Pero no es fácil mantener apetecible el agua del bidón de la bicicleta o de la riñonera, con el paso de las horas el agua se vuelve calentorra, empacha y apenas calma la sed. Por ello, cuando finalizamos un largo entrenamiento buscamos con urgencia esa fuente que sabemos mana fresquita o directamente nos lanzamos al bar más cercano a saciar la sed y reponer fuerzas.

En esos tórridos contextos deportivos el remedio más socorrido lo encontraremos en una nevera portátil o un termo, en los que antes de salir de casa habremos dejado preparados los avituallamientos fríos que queramos ingerir nada más finalizar la actividad deportiva. Solo hay que elegir del tamaño adecuado de nevera o termo y tendremos esperándonos un piscolabis a la carta bien fresquito, ya sea para varios deportistas o para una sola persona. Es algo tan familiar en determinadas latitudes de clima extremo que la nevera portátil forma parte inexcusable del equipamiento deportivo en disciplinas al aire libre.

 

Nevera portátil de todo uso

Tanto la nevera como el termo/nevera portátiles han sido dos recursos tradicionalmente utilizados en las actividades de ocio por su eficacia a la hora de conservar líquidos y refrigerios. Son realmente prácticos en un picnic familiar, en el camping, tras un partido de futbol, en la playa, al emprender un largo viaje en coche, cuando asistimos a un festival, en una acampada y en tantos ambientes como queramos tener a mano bebida y comida protegida de un ambiente caluroso. La utilidad de estos envases aislados térmicamente es ilimitada, solo hay que recordar que también son usados en el traslado de órganos para trasplantes o en desplazamientos con medicamentos que precisen mantener la cadena de frío.

También en infinidad de deportes la nevera o el termo portátiles son realmente prácticos a la hora de reponer fuerzas. Un surtido de refrescos, agua, isotónico, cerveza, fruta, gazpacho, ensalada, sándwiches, o lo que más apetezca, rodeado de hielo, aguardando en la nevera que llevamos en el coche… ¡no tiene precio! Más aún cuando se necesita una bolsa de hielo tras un inesperado golpe o esguince. Como refrescante sugerencia a ese “tercer tiempo” de recuperación tras un palizón deportivo a mediados de julio, a continuación presentamos dos neveras y dos termos de la colección COLEMAN, en los que llevar preparados unos avituallamientos deportivos súper refrescantes cuando el calor aprieta.

 

Nevera Coleman Marine Xtreme 50QT

Los modelos de la gama Marine Xtreme de Coleman, son neveras portátiles destinadas a los ambientes más expuestos al calor y la intemperie. Inicialmente fueron diseñadas para ser usadas a pleno sol en la cubierta de embarcaciones marinas por lo que sus prestaciones en cuanto a conservación del frío son sorprendentes. Hasta cinco días mantienen su capacidad frigorífica con una temperatura ambiente exterior de 32 grados centígrados. Solo necesitan ser cargadas de bolsas de hielo, cubitos o acumuladores químicos de frío para que bebidas, fruta, táperes de comida, y lo que apetezca se mantenga frío hasta 120 horas. Ideales para unos días de viaje en vehículo con escalas, camping o para ser vaciada en grupo tras un dura jornada de entrenamiento o competición estival.

El modelo Coleman Marine Xtreme 50QT tiene un volumen de 47 litros y dispone de ruedas y asa telescópica, por lo que es muy cómodo su transporte por cargada que vaya la nevera. Dispone además de dos asas laterales para ser levantada. El cuerpo de la nevera es un estético y resistente cajón de ángulos oblicuos construido de una pieza con polietileno de alta densidad (HDPE). Cierra herméticamente por presión en la tapa (avisa por chasquido) valiéndose de dos simples hendiduras laterales del cajón. La propia tapa hace las veces de mesita improvisada con cuatro huecos cilíndricos, donde depositar botes, botellas o vasos sin temor ha que caigan al suelo. En el proceso de construcción se ha incorporado a la carcasa, incluida la tapa, un inhibidor de rayos ultravioleta por lo que la exposición prolongada al sol no amarillea la superficie ni agrieta el polímero. Su color blanco favorece la refracción de los rayos evitando en parte la absorción de calor.

 

Un oasis portátil

Una vez cerrada la tapa, la nevera se convierte en un espacio estanco y aislado donde bebidas y alimentos refrigerados mantienen una cadena de frío continua de hasta cinco días. Esto se debe a que se ha inyectado espuma de poliuretano de alta densidad (mejor material de aislamiento del mercado) en el interior de la sólida estructura de la nevera. Las pruebas de laboratorio de Coleman demuestran que la perdida de frío en las neveras portátiles es del 30% por la parte superior y de otro 30% por la base, ya que el calor del suelo se transfiere directamente a la nevera. Por ello, la tapa de esta nevera posee aislamiento extra y la base cuenta con cuatro prominencias en las esquinas, que la elevan mínimamente del suelo, favoreciendo que fluya el aire y disipe en gran medida el calor que desprende la superficie sobre la que reposa.

El interior de la nevera cuenta con un tratamiento antimicrobiano, antimoho y antihongos, a la vez que descarta malos olores. Este efecto antimicrobiano se obtiene de un aditivo que es fundido con el plástico antes de ser moldeado, por lo que no puede ser raspado ni se debilita con el tiempo. Tanto la superficie interior como exterior de la nevera se limpia fácilmente con un simple paño húmedo. A la hora de evacuar el agua derretida del interior tan solo hay que quitar el tapón ubicado en la parte inferior trasera, que permanece unido a la nevera por lo que nunca se pierde.

En cuanto a las dimensiones de la nevera, el exterior es de 58 x 44 x 46 cm y el interior de 45 x 33 x 33 cm, lo que supone un volumen de 47 litros. Si bien, en la misma serie de neveras Coleman Xtreme Marine podemos encontrar modelos de 90 l, 66 l y 26 l. Y como ya se ha comentado, conservan su eficacia frigorífica durante cinco días utilizando bolsas de hielo, cubitos sueltos o acumuladores de frío.

 

Nevera Coleman Flexirígida Plegable Sport

Cuando el espacio es un inconveniente, guardar una nevera portátil de cierto tamaño en el armario o en el trastero puede ser un problema, razón por la que Coleman propone este modelo semirrígido que una vez plegado ocupa poco espacio. Con la nevera recogida, tapa y base, a modo de bocadillo, permanecen unidas con las paredes de la nevera plegadas entre ambas partes rígidas. Por tanto, puede colocarse fácilmente en cualquier estantería o armario pues el perfil de la nevera queda reducido a un 30 por ciento de su tamaño.

A la hora de ser utilizada su montaje es inmediato, se liberan dos pasadores de unas trabillas, con los que tapadera y base permanecían unidas, y el cuerpo de la nevera de ángulos redondeados se despliega hasta dar un volumen útil de 26 l. Para aportar mayor consistencia a la estructura, a modo de esqueleto dispone de sendas planchas laterales que se desdoblan y fijan, mediante velcro, al interior lateral de la nevera. Estas planchas van unidas a una base y son extraíbles para facilitar la limpieza del interior de la nevera. El aislamiento de la nevera se consigue gracias a unas paredes de espuma de polietileno expandido de célula cerrada, revestidas de PVC con uniones termoselladas y tratamiento antimicrobiano. Fácil limpieza interior con un simple paño húmedo.

 

Grande montada y pequeña guardada

La nevera dispone de dos asas y una correa de bandolera regulable para su transporte. Se cierra mediante cremallera de doble carro, en uno de los tiradores cuelga un abrebotellas que, de esta manera, permanece siempre a mano. El tejido exterior es de poliéster resistente al rozamiento y la abrasión. En el lateral frontal se ubica un bolsillo multiusos de malla y otro más en el interior pegado a la tapa. La base de la nevera tiene relieve y prominencias en las esquinas con la finalidad de que fluya el aire y evite el calentamiento que radia del suelo. En el lado opuesto, la tapa sirve de mesita con cuatro oquedades en las esquinas para depositar vasos, botes o botellas.

Como se ha mencionado, la nevera asume 26 l de volumen y tiene unas dimensiones de 29 cm de alto por 30 de ancho por 43 de largo, pero una vez plegada queda reducida a 8,5 cm de alto (grosor). Conserva el frío durante 16 horas, ya sea utilizando hielos y/o acumuladores de frío. Ideal cuando se dispone de poco espacio en casa para guardar mas bártulos.

 

Acumuladores de frío Campingaz Freez Pack

Un funcional y cómodo recurso para conservar el frío en cualquier nevera portátil son los acumuladores de frío Freez Pack de Campingaz, marca hermana de Coleman. Son paquetes estancos aptos para uso alimentario que contienen agua, carboximetilcelulosa, acticide y colorante azul. Disponibles en varios tamaños y en formato rígido o adaptable. Solo hay que mantenerlos en el congelador entre dos y cuatro horas, antes de ser usados, y estarán listos para conservar el frío durante largos periodos de tiempo en tu nevera portátil. Son reutilizables indefinidamente y a prueba de lavavajillas.

 

Termo Coleman 50QT Performance Jug 1.0 G & Termo Jug 2 L

Si se prefiere disponer únicamente de liquido frío recurrir a un termo/nevera es la solución. Por volumen un termo ocupa mucho menos espacio que una nevera portátil clásica y mantiene igualmente fría la bebida que hayamos preparado a granel previamente. Estos dos termos Coleman, el 50QT Performance 1.0 G y el Jug 2 L, tienen una capacidad de 3,8 y 2 litros, respectivamente. Ambos son de estructura rígida y cilíndrica. Para el armazón de cada termo se ha utilizado polipropileno de alta densidad (HDPE), resistente al impacto y al cambio térmico, y en su interior se ha inyectado espuma de poliuretano (PU) de gran poder aislante.

Los termos se cierran/abren mediante rosca, son de boca ancha, del mismo tamaño que el cuerpo del termo para favorecer el llenado y la limpieza. En sus tapas se ubica un pitorro basculante que se despliega para servir la bebida en un vaso o, si se tiene pericia, beber directamente como si de un botijo se tratase. Por su parte, el termo 50QT Performance 1.0 G, al ser de mayor volumen, dispone además de un grifo que se activa por presión para dosificar con precisión el liquido servido en el vaso o en el bidón deportivo. Tiene unas medidas de 34 cm de altura por 24 de diámetro y para su trasporte dispone de una robusta asa y una correa de bandolera regulable.

En cuanto al modelo Jug 2 L sus medidas son de 30 cm de altura por 13 cm de diámetro y se traslada mediante asa. Cualquiera de ambos termos repletos de hielos posee una autonomía refrigerante de medio día soportando una temperatura exterior 32 grados centígrados. Lógicamente, a menor temperatura exterior más prolongada será su efectividad refrigerante. No cabe duda que disponer de una refrescante limonada, sangría sin alcohol o simplemente agua fresquita, será de lo más satisfactorio después de una buena sudada deportiva, durante un largo viaje en coche o en la cotidiana jornada laboral.

 

COLEMAN al servicio del campista

En 1901 la marca estadounidense Coleman inicia su andadura comercial fabricando linternas. Con el paso de los años multiplica los diseños de nuevos productos destinados a hacer más confortable la permanencia en plena naturaleza de exploradores, alpinistas, surfistas, campistas y turistas. Coleman pronto se convirtió en un referente, ya fuese en aventuradas expediciones a las montañas del Himalaya o a los desiertos del Gobi, como en las vacaciones de generaciones de familias y amigos que han plantado su tienda de campaña, o caravana, en campos y playas de cualquier lugar de la geografía terrestre. El equipamiento Coleman es duradero y ofrece cómodas prestaciones para convertir cualquier acampada en un pequeño oasis. Sus productos pocas veces defraudan pero si surge un contratiempo dispone de un eficaz servicio postventa (garantía y repuestos), encargado de mantener el solvente prestigio de la marca Coleman a lo largo de sus casi 120 años de historia.

 

 

 

 

 

 

Más Información:
www.coleman.eu/iberia
www.campingaz.com/Iberia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.