Salomon X Alpine Pro: “Ágiles, reactivas, técnicas y con protección”

Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por Álvaro Velázquez

 

Salomon es sin duda la marca de referencia cuando se habla de zapatillas para correr por montaña. La marca nace en Annecy, en el corazón de los Alpes franceses en 1947 fabricando esquís de madera, especializándose posteriormente en fijaciones y botas. En 1992 se adentra en los deportes de verano presentando sus primeras zapatillas de senderismo, y es en 2001 cuando por fin saca al mercado la primera zapatilla para correr, la XA, orientada al mundo de los Raids de Aventura. En la actualidad cuenta con mas de 30 modelos distintos de zapatillas en su gama de trail running.

En esta gama encontramos, por una parte modelos que buscan la polivalencia, algo extremadamente complicado en un terreno tan cambiante como es la montaña, y por otra, otros muy específicos, con un rango de uso muy limitado a condiciones o terrenos concretos.

El modelo que nos ocupa es difícil de encasillar en una de estas dos categorías. Salomon lo define como: “la primera zapatilla de la gama Pro diseñada con la protección y el agarre específico para escalar por zonas rocosas y crestas que se encuentran en terreno alpino técnico”, lo que parece indicar que se trata de un modelo muy especializado. Volveremos sobre eso en el análisis tras la descripción técnica.

 

UPPER:

Está compuesto por una malla textil bastante gruesa y densa, reforzada con material sintético bastante duro en puntera, talón y parte interior. Se da por tanto prioridad a la protección del pie en terrenos accidentados. La sujeción del pie es extraordinaria, así como la protección frente a piedras punzantes, sin resultar en absoluto restrictiva.

Cuenta con los sistemas heredados de la gama Slab Endofit y Sensifit, que integran la lengüeta en el sistema de ajuste envolviendo el pie como un calcetín, así como el archiconocido “Quicklace”, cordón fino y rígido que se ajusta con un solo tirón y un cierre de tanca y el bolsillo para guardar y proteger el cordón sobrante.

El collarín del talón es bastante rígido a diferencia de otros modelos de horma similar de la marca, dando prioridad de nuevo a la protección del pie, y está almohadillado por dentro.

La lengüeta es fina pero bastante densa, ofreciendo un ajuste muy preciso y evitando la presión de los cordones perfectamente. Esto junto con el sistema que la integra con la zapatilla descrito, hace que, desde mi punto de vista, sea sencillamente perfecta.

 

MEDIASUELA:

De densidad única y compuesto de espuma de EVA EnergyCell.

Sencilla y efectiva. Ofrece una amortiguación que cada uno debe valorar si es suficiente para sus necesidades. En terreno técnico la estabilidad y sensación de terreno son primordiales, y estos están reñidos con una suela gruesa y blanda.

 

 

SUELA:

Aquí es donde la zapatilla reúne mas cualidades que la hacen única. Se trata de una suela diseñada para terreno de montaña extremadamente técnico. Realizada en compuesto “Contagrip TA”, pensado para maximizar el agarre en terreno rocoso. El taqueado es profundo (5mm) y separado para favorecer la penetración en terreno blando y suelto; pero a la vez el tamaño de los tacos es grande para tener suficiente goma en contacto con la roca. Su característica más diferenciadora es la pieza de goma continua y sin taquear en la puntera para poder favorecer el agarre en trepadas y escaladas sencillas, al estilo de los pies de gato y las botas de alta montaña. La suela cuenta también con el sistema “Advanced Chassis”, que otorga rigidez lateral para favorecer el canteo en terreno inclinado y que otorga gran seguridad a media ladera.

 

ANÁLISIS Y VALORACIÓN:

Las medidas que presento a continuación corresponden a una talla 43 1/3, 9.5 USA.
El peso es de 320g, dato que sorprende pues el aspecto visual, así como las sensaciones al calzarla son las de unas ‘voladoras’ de competición, pero está claro que tanto la protección del upper como la contundencia de la suela deben verse reflejados en este parámetro.

El calibre arroja unas medidas de 18mm en el antepié y 24mm en el talón, lo que nos da un drop de 6mm. Una cifra que no llega al minimalismo, pero que se aleja de los tradicionales 10-12mm. Si descontamos la prominencia de los tacos y la plantilla, podemos hacernos una idea del espesor de la mediasuela, pero no olvidemos que ambos componentes también contribuyen tanto a la amortiguación como a la protección del pie.

El ancho de la suela es de 107mm en el antepié y 86mm en el talón. Este dato, junto con el de drop, y el perfil relativamente bajo para una zapatilla de Trail, nos invitan a pensar que están diseñadas para correr de antepié, que es lo lógico si queremos movernos por terreno complicado.

 

OPINIÓN PESONAL:

Las zapatillas de correr, junto con los sillines de bicicleta, son el elemento más personal y subjetivo del arsenal del deportista. Todos los datos del mundo no significan nada en el momento que te las pones y dejas que hablen las sensaciones. En este sentido, he de reconocer que he llegado a esta prueba un poco condicionado, ya que me gustan las zapatillas ligeras, reactivas, firmes pero no restrictivas, que te permiten sentir el terreno y olvidarte de ellas. Ya sé que por encima de 300g no podemos hablar de ligereza, pero las sensaciones que proporcionan las XA/Alpine hacen que te olvides rápidamente de la báscula.

En cuanto a su rendimiento sobre el terreno para el que están diseñadas, las he probado en carrera por terreno muy técnico y dan la talla perfectamente con un comportamiento excepcional en bajadas por terreno de roca suelta, así como en trepadas por granito en terreno de III y hasta IV grado. El agarre de la suela es muy bueno, la rigidez lateral protege contra torceduras y ayuda en terreno suelto a media ladera, y la protección del upper nos mantiene a salvo de las típicas piedras que se clavan en terreno suelto y cuando tenemos que empotrar el pie trepando.

La durabilidad también se beneficia mucho de la robustez general de la zapatilla, y tras unos 300km de uso están aún como nuevas.

Tanto Salomon como otras marcas llevaban ya unas cuantas temporadas trabajando en híbridos entre bota de montaña y zapatilla de correr, con modelos muy prometedores, pero todos ellos muy orientados a la protección contra el frío y el agua, dejando un hueco sin cubrir: el del terreno alpino en condiciones meteorológicas más benignas. Las Salomon XA Slab sin ir mas lejos, una zapatilla magnifica en condiciones duras con su polaina incorporada, pero que en la sierra de Madrid, por ejemplo, se cuentan con los dedos de una mano los días en los que puedes sacarle partido.

Hasta ahora la protección y tecnicidad en calzado de montaña había estado asociada con tosquedad, peso, rigidez y pérdida de sensación de terreno. Salomon ha roto este binomio creando una zapatilla ágil y reactiva capaz de moverse en el terreno más agreste. ¿Se trata pues, de una zapatilla muy especializada de uso restringido? Pues sí, y no, porque a pesar de que cumple a la perfección en las condiciones para las que ha sido diseñada, su comportamiento en terreno más benigno es perfectamente digno. Pueden usarse perfectamente en pistas poco técnicas, donde no sacaremos partido a sus atributos, pero nos recompensará con una vida útil muy larga. Y en los inevitables tramos asfaltados por los que debemos correr de vez en cuando, no nos veremos lastrados en absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.