Entrevista que nos envían del BH Team a la campeona olímpica de triatlón, Nicola Spirig. “Para ganar el oro tienes que pensar que puedes lograrlo”

 

 

 

 

Charlamos con la triatleta suiza del BH Team, nueva campeona olímpica de Triatlón tras imponerse en Londres 2012. Días después de lograr el mayor éxito al que puede aspirar cualquier deportista, Nicola sigue en una nube… “Aún no me lo creo”, nos confiesa la triple campeona de Europa.

 

Enhorabuena Nicola, te has proclamado Campeona Olímpica en una emocionante carrera, ¿qué siente un atleta al conseguir el mayor premio que se puede alcanzar en su deporte?

Creo que todavía no me he dado cuenta de que soy la campeona olímpica. Es increíble; un sueño hecho realidad por el que me he esforzado mucho y que finalmente se ha concretado.

 

Los últimos metros han sido verdaderamente espectaculares. Arrancaste hacia la meta con Norden muy pegada a ti y lograste el oro por una milésima de segundo, ¿qué pensabas en esos instantes?

Veía en la pantalla que Lisa se estaba acercando mucho y, como yo lo había dado todo, no me importaba cómo, pero ¡tenía que llegar la primera!

 

Tras la competición comentabas que has entrenado el tramo a pie y sobre todo el sprint final, ¿tenías claro que las medallas se decidirían en los metros finales?

Yo imaginaba distintas tácticas y formas en que se desarrollaría la carrera, y una de ellas era que se decidiría en un sprint final, pero jamás pensé que sería así. Debo admitir que sí, que en los entrenamientos recorrí una y otra vez el sprint final de los10 kma pie, tanto física como mentalmente.

 

Se te ha visto muy fuerte durante toda la carrera. Sobre la bicicleta alcanzaste al grupo de cabeza, y a pie siempre estuviste entre las tres primeras, administrando muy bien tus fuerzas, ¿cuáles crees que han sido las claves de la prueba?

La natación ha sido difícil para mí; no sabía cuán retrasada iba. Al salir del agua vi que las triatletas más fuertes, como Jenkins, Moffatt y Norden, estaban conmigo en la transición y entonces me sentí más aliviada. En ese momento me di cuenta de que estaba en carrera y todo era posible. En la primera vuelta decidí meterme en el grupo de cabeza porque quería llegar con las primeras. El terreno estaba algo húmedo y no quería correr el riesgo de caerme, como le acababa de ocurrir a otra corredora. Finalmente, mi decisión fue la correcta: oí que varias triatletas que iban detrás se caían en la primera curva. Alcanzamos al primer grupo tras dos vueltas. Decidí quedarme con las líderes para controlar al pelotón, no dejar que nadie se escapara y evitar más caídas.

Al final del tramo en bici, sentí el cansancio en las piernas, de modo que me alegró que la carrera a pie no fuese tan rápida desde el inicio. Mi objetivo era estar adelante. En los últimos400 myo era la única que atacaba. Como pensaba en las posibles agujetas, temí que las cosas se pusieran más difíciles para mí si tenía que reaccionar ante el ataque de una rival que cambiara el ritmo de pronto. El sprint fue demasiado largo para mí y al final lo sentí, ¡pero por suerte todo salió bien!

 

Foto: Delly Carr (ITU) 

El tramo ciclista ha sido importante para cribar al grupo de triatletas que os jugarías las medallas, reservando fuerzas para el último tramo ¿Que sensaciones has tenido sobre tu BH G5? ¿Tenías alguna estrategia o la decidías sobre la marcha?

Mi estrategia desde el comienzo fue alcanzar al grupo de cabeza y no dejar que nadie escapara, en parte para evitar los accidentes. Me sentí perfectamente bien en mi BH G5. Había estado entrenando y elegí la G5 porque me pareció la más adecuada para el circuito de Londres.

 

Has realizado una gran temporada, a la que has puesto un inmejorable ‘broche de oro’… ¿De todas las pruebas en las que has vencido este año, -aparte de los JJ.OO.- ¿hay alguna de la que guardes un recuerdo especial?

El Campeonato Europeo. ¡Ser campeona europea por tercera vez ha sido increíble!

 

¿En algún momento de la temporada has tenido la sensación de que podías lograr el oro? –porque sentías que ya habías alcanzado tu mejor pico de forma o por algún resultado en concreto…-

Yo quería el oro. Me habría puesto contenta con la plata o el bronce, pero para ganar la medalla dorada en los Juegos Olímpicos tienes que pensar que puedes y que quieres lograrlo. Por eso, siempre mantuve esa idea y sabía que tenía que vencer a todas las demás triatletas. Mi estado de forma y mis buenos resultados me dieron la confianza que necesitaba para alcanzar mi objetivo.

 

El año pasado sufriste una lesión que no te dejó rendir al nivel acostumbrado… Echando la vista atrás, seguro que los momentos vividos en Londres borran cualquier etapa dura de tu carrera ¿Qué recuerdas con más alegría y con más tristeza?

Las lesiones siempre son duras para un atleta, pero creo que he aprendido mucho y he tenido experiencias que me ayudaron mucho. Así y todo, la lesión del año pasado y la lesión en la rodilla que sufrí antes de Beijing 2008 fueron los momentos más duros de mi carrera. Combinar los exámenes de la universidad con el entrenamiento para la temporada 2010 tampoco fue algo sencillo.

¿Qué recuerdo con más alegría? Pues los meses de entrenamiento con mis compañeras de equipo y mi entrenador Brett Sutton, los tres Juegos Olímpicos en los que he participado, el título de vice campeona mundial de 2010 y mis tres títulos europeos.

 

Has cumplido uno de tus sueños… ¿Qué planes tienes ahora? ¿Quedan más sueños por cumplir?

Desde la carrera en Londres, he estado muy ocupada. Tendría que detenerme a pensar con calma; en este momento, no tengo muy en claro cómo será mi futuro.