Foto: Kilian Jornet pasando por Sancti Spiritu (19.6km). Crédito: Sergi Colome/Salomon

Texto: Lymbus

El intenso calor y el sol de justicia de este domingo no han frenado a Kilian Jornet, que en su décima participación ha logrado su novena victoria en la Zegama-Aizkorri (42km y 2.736 metros de desnivel positivo) con un tiempo de 03’52’’47. Su última participación en Zegama fue en 2016, edición en la que acabó primero. Después de dos años de ausencia, Jornet ha recuperado el trono de una de sus carrera favoritas. 

Ha sido una carrera muy dura, el principal rival ha sido el calor. Sin duda esto ha hecho que la dureza de la prueba se incrementara” comentaba Kilian Jornet. 

El podio de la carrera lo han completado dos corredores del Salomon Team. En segunda posición, llegaba el polaco Bartlomiej Przedwojewski (03’55’’36) y en tercera posición Thibaut Baronian (03’56’’20) después de una lucha codo con codo para jugarse las dos últimas plazas de honor. 

A las 9 de la mañana los corredores salían de Zegama bajo la amenaza de un día muy caluroso. La organización ya había alertado a unos corredores que durante la prueba han tenido que dar una importancia extra a la hidratación. A pesar de esto, se ha visto una de las salidas de carrera más rápidas de las últimas ediciones y desde el inicio Kilian jornet, junto al estadounidense Andy Wacker han impuesto un ritmo frenético que hacía pensar en que se podía bajar el tiempo de Stian Angermund-Vik. Los dos corredores compartirían los primeros kilómetros de la prueba en el paso por Ultzama (8,5km)y Atabarreta (13,5km) pero en la subida en Aratz (16,1km) Kilian ya cogería una ventaja de dos minutos respecto a Wacker. 

A partir de este punto de carrera, Kilian Jornet ha conseguido imponer un ritmo muy sólido, pasando con muy buen ritmo y con más de 3 minutos de ventaja en los dos puntos con más ambiente de la prueba, Sancti Spiritu (19,6km) y Aizkorri (22km).  

Aunque los pasos de Urbia (28,5km) y la subida al pico Andraitz (30km) hacían entrever que sería difícil poder mantener el aliciente del récord que ostenta el noruego, Kilian consolidaba a cada paso su primera posición, regulando y manteniendo la ventaja respecto Bart y Thibaut que se jugaban las dos plazas de podio. 

El descenso de Andraitz a meta quedaría en anécdota una vez el corredor de la Cerdanya cruzaba por décima vez la meta de Zegama, sumando su novena victoria en esta prueba y parando el cronómetro en 03’52’’47. 

“Hemos salido muy rápido y tenía miedo de pagarlo en la segunda parte de carrera pero he conseguido gestionarlo bien. De todas maneras, Zegama no la hacemos los corredores sino que la hace todo el público y toda la organización que la hacen una carrera especial” añadía Kilian Jornet a su llegada.

La Zegama-Aizkorri, maratón con 2.700 metros de desnivel positivo que se ha hecho un lugar en el olimpo de las carreras de montaña, siempre ha despertado la pasión de Kilian. “Zegama es Zegama” es una frase que utiliza a menudo Kilian para describir la prueba. El atleta de la Cerdanya ha declarado varias veces el afecto que siente por esta carrera, por el ambiente que se vive y la lluvia y el barro que suelen acompañarla, de todas formas, lo que ha hecho especial esta edición ha sido lo contrario, las altas temperaturas y el calor que ha hecho durante toda la prueba. 

Las siguientes pruebas en las que competirá Jornet son Sierre Zinal, el 11 de agosto, y la maratón de Pikes Peak, el 25 de agosto.