Van der Poel, la nueva joya del ciclismo

Muchos ciclistas profesionales acostumbran cambiar la bicicleta de ruta por la de montaña cuando abandonan la actividad de alto rendimiento. Hombres como Alberto Contador y Purito Rodríguez son un claro ejemplo de ello.

Con la llegada del mes de mayo se ha puesto fin a la época de carreras clásicas en ruta por las rondas grandes de tres semanas. Concretamente ahora se está corriendo el Giro de Italia, donde el esloveno Primoz Roglic es el favorito según las apuestas online para hacerse con la carrera italiana.

Aunque no ha terminado la primera de las tres semanas de competición y queda todo lo duro por delante, las caídas de Tom Dumoulin y de Mikel Landa dejan a Simon Yates casi como único candidato en forma para hacer sombra al líder de la clasificación.

El cambio del ciclocross al ciclismo en ruta

El cambio a la inversa se produce con menos frecuencia. El ciclismo en ruta está más orientado a pruebas largas y de mucho fondo físico. Por el contrario, las pruebas de ciclocross más exigentes no suelen durar en tiempo ni la mitad de lo que dura una etapa normal de ciclismo.

Eso sí, son mucho más explosivas y para las carreras clásicas de un día, suelen ser atractivas para muchos corredores que quieren medir su nivel con el de los grandes especialistas en ruta. Cabe recordar que Peter Sagan, campeón del mundo en varias ocasiones, comenzó su trayectoria deportiva con pruebas de mountain bike y Ciclocross.

Prueba de ello ha dado esta temporada Mathieu Van der Poel. El corredor belga se ha impuesto este año en la Amstel Gold Race y A través de Flandes, dos clásicas dentro del calendario UCI 2019. Para ello tuvo que superar a ciclistas de la talla de Jakob Fuglsang, Alejandro Valverde o Julian Alaphilippe.

Logró la victoria a pesar de que su inexperiencia le llevó a cometer errores de estrategia, pero cuando las piernas funcionan, estas pueden con todo, y a buen seguro, la explosividad del ciclocross, la arena y el barro le han dado la potencia suficiente para imponerse a lo mejor del ciclismo en ruta mundial.

De nuevo a centrarse en lo suyo

Van der Poel prepara ahora la Copa del Mundo de XCO, y para ello ha vuelto al barro, donde arrasó en la Belgian Mountain Challenge 2019, llevándose la victoria en todas y cada una de las pruebas disputadas.

Tras esta nueva exhibición del belga, y su proclamación de nuevo como Campeón del Mundo de Ciclocross, no cabe duda de su favoritismo para la prueba y también para los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

De cara al futuro, Mathieu Van der Poel va camino de conseguir lo que se proponga, y entre los posibles retos, hay uno que su abuelo Raymond Poulidor, gran ciclista francés, desea más que ninguno, y es que participe en el Tour de Francia, para muchos, la mejor carrera de ciclismo en ruta del mundo, y donde más brilló su abuelo, que hizo varios podios, aunque nunca consiguió ganar la ronda de gala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.