KALENJI KIPRUN ULTRA LIGHT: altas prestaciones para correr rápido

Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por José Enrique Quiroga

Muchas ganas tenía de probar estas zapatillas, ya que nada más verlas y tenerlas en las manos me transmitieron “buenas sensaciones”. Decathlon siempre se ha caracterizado por la idea de “dar más por menos”, es decir, lograr la mejor relación calidad/precio. Y así es sin ninguna duda en muchos de sus productos, en los que ofrece muy buena calidad junto con un precio muy adsequible. Sin embargo, y siempre en mi opinión, en cuanto a zapatillas de running han ido un pasito por detrás… ¡hasta ahora, puesto que las KIPRUN Ultra Light suponen un claro punto de inflexión, ofreciendo gran calidad y altas prestaciones en la carrera!

Vamos primero a describirla por partes para finalmente hacer una valoración de su rendimiento en carrera.

UPPER:

Se trata de un upper con doble capa de malla muy abierta, pero bastante consistente. Súper ligero, súper transpirable. Ofreciendo una extraordinaria sujeción. Confeccionado con un vinilo interior 100% poliéster en 3D.

El collarín del talón presenta un buen acolchamiento pero sin excesos, muy suave y cómodo. Aunque incorpora contrafuerte, éste no es nada rígido, es decir, aporta sujeción pero sin bloquear.

Lengüeta muy finita y suave. No va unida lateralmente al upper, pero sí incorpora la clásica trabilla para pasar los cordones y que así no se mueva. Corodones planos finos, con sistema tradicional de ajuste de éstos.

Plantilla anatómica de bastante densidad, 5mm

MEDIASUELA:

Mediasuela con dos densidades, con algo más de dureza en mediopié y base del metatarso. La principal novedad respecto a su modelo predecesor, es que sustituyen la espuma Kalensol por espuma EVA, mucho menos densa y más ligera. Con mucha base en el talón, para taloneadores, pero sin elementos adicionales para el control de pisada.

También incorporan una pieza de resina TPE (Pebax®) que favorece claramente la respuesta en el impulso.

Una característica original es la línea de flexión transversal muy adelantada, prácticamente en la base de los dedos. Es la zona donde termina la doble densidad de la mediasuela. Idea muy acertada porque es justo ahí donde flexa el pie en la carrera, proporcionando un efecto “catapulta”.

SUELA:

La suela se dividide en dos partes bien diferenciadas, dejando libre la zona del mediopié. La del talón a modo de “herradura” con caucho antiabrasión; y la del antepié con una banda central que incorpora un mayor dibujo y más dureza, y los laterales del metatarso con un dibujo más liso y un material más blando. Todo ello ideado pensando en los movimientos más naturales del pie en la fase de impulso.

No incorpora ninguna pieza de control de pisada en el mediopié, permitiendo así un movimiento más natural.

ANÁLISIS Y VALORACIÓN:

En primer lugar vamos a tomar medidas a la zapatilla con el objetivo de valorar algunos de los parámetros que pueden tener incidencia, sobre el papel, en el rendimiento en carrera. Para ello, vamos a utilizar principalmente un calibre, una báscula y, la observación visual. Todas las medidas están tomadas en unas zapatillas talla 9,5 USA.

El primer dato a destacar con el que nos encontramos es su peso: tan solo 200 gramos.

Vamos ahora con el Índice Minimalista (IM) para así determinar cuál es el porcentaje de minimalismo que tienen, es decir, el potencial de la zapatilla en relación con el movimiento natural del pie al correr. Aunque se pueda pensar lo contrario, el Índice Minimalista es un parámetro objetivo que se obtiene a través de una escala ya establecida (para saber más sobre lo que es el Índice Minimalista leer el artículo Calzado Minimalista vs Maximalista ). Para ello debemos medir el peso, el perfil de la mediasuela en la zona del talón, el drop, la flexibilidad y la cantidad (si tiene) de teconología para el control de la pisada y la estabilidad que lleve incorporadas. A cada uno de estos subparámetros les asignamos una puntuación del 0 al 5 según la escala establecida. Luego, el total de puntos obtenidos y sumados, lo multiplicamos por 4, ya que el máximo será de 25 y así podemos tener un dato porcentual sobre 100.

Tras realizar los cálculos descritos en las Kiprun Ultra Light, la puntuación que hemos obtenido es de 54, es decir, tiene un índice minimalista del 54% (este dato en sí no tiene por qué ser ni bueno ni malo, todo depende de qué tipo de corredor y para qué las vaya a utilizar). Me gustaría señalar que funcionalmente considero que las Kiprun Ultra Light ofrecen unas sensaciones de algo más de IM que ese 54% obtenido, ya que éste se ve reducido por los 22mm de perfil de la mediasuela en la zona del talón y el drop de 6mm, pero sin embargo tienen ausencia de elementos de control de la pisada, lo que permite una mayor naturalidad. Su peso es de tan solo 200g, que no está nada mal, pero se podría reducir todavía algo más eliminando un poquito de material de la medisauela en la zona del talón y bajando así el drop a 4mm.

El siguiente parámetro que vamos a medir es, por una parte, el diferencial entre la anchura de la mediasuela y la anchura del upper en la zona metatarsiana, y después, relacionar ese número resultante con la altura de la mediasuela en esa misma zona. Con estos datos datos ya tendremos mucha información sobre el potencial de la zapatilla en cuanto a amortiguación, estabilidad y, especialmente, en cuanto a reactividad/respuesta. Estas mismas medidas también las podemos tomar en la zona del talón para tener una buena referencia sobre su “capacidad” para corredores taloneadores.

Las medidas que hemos tomado (en la talla 9.5 USA) son las siguientes: anchura del upper en metatarso 97mm y anchura de la mediasuela en metatarso 104mm, lo que nos da un diferencial de 7mm (esto es el total de mediasuela que sobresale del upper, sumando lo de ambos lados).

Luego medimos la altura de la mediasuela en el metatarso: 16mm. Y la relacionamos con el diferencial que habíamos obtenido anteriormente, lo que nos da un resultado de +9mm. Se trata de una relación que se encuentra dentro del rango óptimo a la hora de “predecir” las potenciales prestaciones en cuanto estabilidad, amortiguación y reactividad. En este sentido, debemos saber que cuanto menor sea el diferencial (en este caso solo 7mm) más reactiva será la zapatilla, y cuanto más bajo el perfil (en este caso 16mm) más estable y menos amortiguada. De esta forma, una zapatilla con alto perfil de mediasuela y alto diferencial, lo que nos ofrece sobre el papel es gran amortiguación y buena estabilidad. Por el contrario, perfiles bajos con poco diferencial proporcionan más reactividad y naturalidad en la carrera, con menos amortiguación y sin comprometer la estabilidad. La relación de estos parámetros que ofrece la Kiprun Ultra Light, que recordemos es de +9mm, ya nos da muy buenas pistas de que se trata de unas zapatillas con buena capacidad reactiva, adecuada estabilidad y mediana amortiguación, lo que nos indica que se trata de unas zapatillas diseñadas para correr a ritmos rápidos y “vivos”.

Sin embargo, estos parámetros se muestran diferentes en la zona del talón, donde nos encontramos con una altura de la mediasuela de 22m (lo que supone un drop de 6mm), una anchura de ésta de 80mm y una anchura del upper de 67mm. Estos datos muestran muy claramente que en el diseño se ha pensado también en corredores ligeramente taloneadores (o en corredores que pisan de planta pero en ocasiones cambian a una entrada más de talón).

Otra característica a destacar es la poca anchura de la mediasuela/suela en la zona del mediopié, que además no lleva ningún elemento pasivo para el control de la pisada, lo cual afecta positivamente tanto a la naturalidad de la pisada como a que ésta sea más viva y reactiva.

Y especialmente destacable es el rendimiento que ofrece el compuesto de la mediasuela, a base de espuma EVA de alta densidad y la pieza de resina TPE de pébax, con un tacto suave y consistente al mismo tiempo, y con una evidente alta capacidad de respuesta en el impulso. Además, a diferencia de la mayoría de las zapatillas de correr, la “línea” de flexión transversal, con un marcado “efecto catapulta”, se encuentra muy claramente situada en el punto de flexión de los dedos, es decir, más adelantada; esta característica es un gran acierto puesto que es exactamente ahí donde flexa el pie en el momento del impulso.

OPINIÓN PERSONAL:

Reconozco que estas zapatillas me han sorprendido muy gratamente. De todos es sabido que muchos de los productos propios de Decathlon cuentan con una relación calidad/precio insuperable, pero en mi opinión, en el tema de zapatillas de running aún no habían llegado a este nivel de calidad (en cuanto a rendimiento se refiere). Sin embargo, me alegra descubrir que las Kiprun Ultra Light suponen un claro punto de inflexión en cuanto a las zapatillas de alto rendimiento de Decathlon. Sin lugar a dudas se trata de unas zapatillas de altas prestaciones, de muy alta calidad, que pueden ir muy bien para corredores rápidos y sin problemas biomecánicos en la pisada, especialmente en carrera por asfalto y terrenos similares, incluso en pista de atletismo (en caminos de tierra suelta pierden algo de tracción).

Como cosas a mejorar, para así maximizar más su rendimiento en mi opinión: por una parte, rebajar el perfil (y la anchura) de la mediasuela en la zona del talón, y por lo tanto el drop que es de 6mm, para así facilitar la pisada de mediopié o antepié (y al mismo tiempo rebajar algunos gramos más el peso); y, por otra parte, sustituir los cordones rígidos por otros semi-elásticos, tal como llevan actualmente casi todas las zapatillas de correr de gama alta, para así facilitar un ajuste más rápido y preciso.

Muy difícil encontrar ahora mismo “tanto por tan poco”, ya que su precio es de tan solo 70 euros. Kalenji Kiprun Ultra Light: ¡altas prestaciones para correr rápido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.