Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por José Enrique Quiroga

Las Type A 8 son nada menos que la 8ª generación del modelo más “race” de Saucony. Se trata de unas “voladoras” de tan solo 168g, con gran capacidad de respuesta/reactividad, diseñadas para ayudar a correr muy rápido.

Como siempre hacemos, vamos primero a describir sus características de construcción y finalmente analizaremos su rendimiento en carrera.

UPPER:

Upperr muy minimalista. Muy ligero, muy fino y muy transpirable, pero a su vez consistente. Incorporan termosellados en las zonas que requieren mayor sujeción, especialmente en la cara interna del mediopié.

Lengüeta finita, muy flexible, muy cómoda. No va unida al upper en los laterales, aunque sí lleva la trabilla central para pasar los cordones y que así no se desplace. Clásicos cordones planos semi-flexibles.

En la zona del talón apenas lleva contrafuerte, solo una pequeña pieza central de 3cm de ancho, para aportar consistencia pero no sujeción. El colarín es alto para una mayor protección. Además Incorpora un tirador elástico en esta zona, para así calzarse con rapidez (un “guiño” para triatletas”).

La plantilla, anatómica de 4mm de perfil.

MEDIASUELA:

Mediasuela de SSL (Saucony Super Lite) EVA, con un perfil de 18mm en la zona del talón y 14mm en metatarsos, lo que ofrece un drop de tan solo 4mm.

En los laterales, concretamente en las zonas de talón y mediopié, sobresale un poco en altura, suponemos que con la idea de “recoger” y aportar estabilidad al pie, aunque según el perfil de la plantilla que pongamos esto lo podemos minimizar.

Se trata de una mediasuela de tacto bastante duro, si bien es cierto que con el uso esta sensación se va suavizando. No hay que olvidar que esto se puede alterar relativamente si la “personalizamos” con una plantilla de mayor perfil o más amortiguada. Realmente las sensaciones son bien distintas si usamos unas u otras plantillas.

SUELA:

Suela con un pequeño multitaqueado en forma de espiga, de unos 2mm de profundidad. Mayor profundidad en la parte lateral externa. Con dos hendiduras muy marcadas, en forma de zig-zag, una al principio y otra la final de la zona metatarsiana. Con dos densidades del caucho: mayor (más resistente) en las zonas de más contacto como son todo el metartarso y dedos por una parte, y extremo lateral externo del talón por otra; la zona del mediopié es más blanda.

ANÁLISIS Y VALORACIÓN:

Vamos a comenzar como siempre hacemos, es decir, con calibre en mano para tomar distintas medidas técnicas en el diseño de las Type A 8, ya que pueden ser muy determinantes tanto para predecir el posible rendimiento en carrera como en la recomendación para diferentes tipos de corredores. Todas las medidas están tomadas en una talla 9,5 USA.

Comenzaremos con obtener el Índice Minimalista (IM), que “mide” el porcentaje de minimalista que es un calzado. Antes debemos saber que un calzado minimalista es el que el interfiere mínimamente en los movimientos naturales del pie, por lo que los parámetros que se miden para obtener el índice minimalista son el peso, la altura de la mediasuela, la flexibilidad, el drop y las tecnologías de control de la pisada y estabilidad que lleve incorporadas. Concretamente lo que medimos son cinco características: el peso, la altura de la mediasuela en el talón, el número de tecnologías incorporadas, la flexibilidad longitudinal y la flexibilidad en torsión, puntuándolas del 0 al 5 según una escala establecida.Para saber más sobre lo que es el Índice Minimalista leer el artículo Calzado Minimalista vs Maximalista

Tras obtener el total de puntos de estas 5 características, lo multiplicaremos por 4 (ya que como máximo dará una puntuación de 25) para así obtener el porcentaje de IM. De esta forma, y con los instrumentos necesarios para ello (calibre, báscula, etc.), hemos obtenido las distintas medidas y sus correspondientes puntuaciones en las Saucony Type A 8, lo que nos ha dado un IM del 64%, bastante correcto para unas zapatillas “voladoras”.

Otro de los parámetros importantes a la hora de determinar el potencial rendimiento de unas zapatillas de running es la relación que existe entre el perfil de la mediasuela y la diferencia de anchura entre ésta y el upper, en la misma zona.

En la zona de metatarsos, en medidas tomadas, como ya dijimos, en la talla 9.5 USA, la anchura del upper es de 96mm y la de la mediasuela de 105mm, lo que nos da una diferencia de 9mm (total de mediasuela que sobresale a ambos lados del upper). Si este dato lo relacionamos con la altura de la mediasuela en este mismo punto, que nos da 14m, el resultado es +5mm, lo cual se encuentra en el límite del rango óptimo 5-10. Esto es importante desde el punto de vista tanto de la estabilidad como de la reactividad: cuanto menos diferencial más reactiva será la zapatilla (en este caso es de solo 9mm) y cuanto más bajo el perfil más estable y menos amortiguada. Si se busca una zapatilla muy amortiguada, con alto perfil, para no comprometer la estabilidad, lo que se hace es aumentar el diferencial de la anchura, aunque con ello se pierde en reactividad. Digamos que una zapatilla con una mediasuela alta,  y un diferencial grande, lo que ofrecerá será gran amortiguación junto con gran estabilidad; y en una zapatilla con un perfil de mediasuela bajito y poco diferencial en la anchura lo que prima es la reactividad y la naturalidad en la carrera. En el caso de las Type A 8, obtenemos que la altura de la mediasuela (sin plantilla) en la zona del talón es de 18mm y en la zona más próxima a los dedos de 14mm, lo que resulta en un drop bajo de 4mm, con un diferencial upper/mediasuela en el metatarso de 9mm, lo que nos dice que se trata de una zapatilla poco amortiguada, bastante reactiva y “viva”, a lo que se une la alta consistencia y firmeza del material de la mediasuela

Pero también hay que reseñar que, respecto al parámetro anterior, la mayor parte del diferencial mediasuela/upper está justo en la base de los metas en el lado externo de las zapas, unos 6mm, lo que hace corregir la pisada hacia una mayor pronación en el impulso. Esto es algo que puede resultar incómodo para los “amantes” de una carrera más natural, que busquen una gran libertad del pie, pero sin embargo con el uso es cierto que se va suavizando y la zapatilla se va amoldando al pie.

Como conclusión, podemos decir que se trata de unas zapatillas que ofrecen grandes prestaciones en cuanto al rendimiento en carrera rápida: muy ligeras (tan solo 168g en talla 9USA), muy reactivas, con alta capacidad de respuesta… Su bajo perfil hace que se sienta bien el terreno y se comporten muy estables. Su tacto es más bien tirando a duro, lo cual es una característica que gusta mucho a ciertos corredores pero no tanto a otros, ya que corriendo a ritmos más bajos puede resultar incómoda con el paso de los kilómetros; sin embargo, esto es algo que se puede “tunear” hasta cierto punto incorporando unas plantillas más acolchadas, con lo que la sensación cambia bastante sin duda.

Diseñada en principio para corredores ligeros y rápidos, aunque corredores de más peso pero con buena técnica también pueden ir muy a gusto con ellas. Ideales para competir a ritmos altos, y muy recomendadas para triatletas a los que les guste el tacto firme y reactivo en la pisada.