Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por José Enrique Quiroga

Las Kinvara de Saucony son ya unas clásicas en el mundo del running, y así lo demuestran celebrando su décimo aniversario, un claro reflejo de la evolución de una revolución, ya que eso fue exáctamente lo que supuso la aparición de las primeras Kinvara: un claro acercamiento al natural running. Una revolución que empezó en Kinvara, en irlandés Cinn Mhara, «cabeza del mar», un pueblo de puerto marítimo situado en el sur del condado de Galway, Irlanda. Las Kinvara nacieron de la creencia de que una zapatilla ligera no podía aguantar el impacto de un peso pesado… ¡y a partir de ahí camibaron las reglas del juego!

Como siempre hacemos, vamos primero a describir sus características de construcción y finalmente analizaremos su rendimiento en carrera.

UPPER:

El upper de las Kinvara 10 continua con la ya clásica tecnología de Saucony «FlexFilm», consistente en una fina malla muy transpirable y con una óptima combinación entre flexibilidad y rigidez, para así aportar buena sujección, comodidad y transpirabilidad.

Incorpora unas finas tiras longitudinales mucho más rígidas para proporcionar más ajuste y estabilidad, a modo de «exoesqueleto», al tiempo que cumplen una función estética.

La lengüeta no es del todo independiente, sino que está unida a una especie de calcetín interior para proporcionar más comodidad y sujección, sin que ésta se mueva. Se trata de una lengüeta con buen acolchamiento y súper suave.

El sistema de ajuste es el clásico, con cordones planos y sistema de lazada «pro-lock».

En la zona del talón, un collarín bien almohadillado, especialmente en los laterales, y un contrafuerte rígido que se extiende por los laterales.

La plantilla, anatómica de 4mm de perfil.

MEDIASUELA:

Diseñada con la tecnología «Everun» de Saucony y EVA+, que proporciona una amortiguación óptima distribuyendo las fuerzas de impacto en todas las zonas, ofreciendo además un gran retorno de la energía. Se trata de una amortiguación suave y firme. El Everun está situado en la parte superior de la mediasuela, la más cercana al pie, denominada por Saucony como «topsole», mientras que el EVA+ va debajo de éste formando la suela. De esta forma, ambos compuestos trabajan en sinergia para un potencialmente mejor rendimiento en carrera.

Las medidas que hemos tomado, sin plantilla, son de 22mm de perfil en la zona del talón y 18mm en la de metatarso, lo que supone un drop de tan solo 4mm.

En la zona interior del mediopié (arco plantar), tiene un mayor perfil lateral para «recoger» a éste.


SUELA:

Gran suela con un taqueado profundo de unos 5mm para proporcionar buen agarre y tracción.

Compuesta por EVA+ , por lo que el tacto con el suelo es muy suave y agradable. Incorpora inserciones de caucho anti-abrasión en la zona de primer dedo y puntera, y en la exterior del talón.

El dibujo, que como decíamos tiene una construcción con taqueado profundo, está diseñado con el objetivo de proporcionar gran flexibilidad y un movimiento más natural al pie. Desde el talón hasta el mediopié una hendidura longitudinal bastante ancha que apartir de ahí y hasta el final de los metatarsos se bifurca en dos. Otra hendidura longitudinal desde el mediopié hasta casi la puntera, aparece en el lateral externo. Los tacos, en forma de espiga en toda la zona de metatarsos.

ANÁLISIS Y VALORACIÓN:

Vamos a comenzar como siempre hacemos, es decir, con calibre en mano para tomar distintas medidas técnicas en el diseño de las Kinvara 10, ya que pueden ser muy determinantes tanto para predecir el posible rendimiento en carrera como en la recomendación para diferentes tipos de corredores. Todas las medidas están tomadas en una talla 9,5 USA.

Comenzaremos con obtener el Índice Minimalista (IM), que “mide” el porcentaje de minimalista que es un calzado. Antes debemos saber que un calzado minimalista es el que el interfiere mínimamente en los movimientos naturales del pie, por lo que los parámetros que se miden para obtener el índice minimalista son el peso, la altura de la mediasuela, la flexibilidad, el drop y las tecnologías de control de la pisada y estabilidad que lleve incorporadas. Concretamente lo que medimos son cinco características: el peso, la altura de la mediasuela en el talón, el número de tecnologías incorporadas, la flexibilidad longitudinal y la flexibilidad en torsión, puntuándolas del 0 al 5 según una escala establecida.Para saber más sobre lo que es el Índice Minimalista leer el artículo Calzado Minimalista vs Maximalista

Tras obtener el total de puntos de estas 5 características, lo multiplicaremos por 4 (ya que como máximo dará una puntuación de 25) para así obtener el porcentaje de IM. De esta forma, y con los instrumentos necesarios para ello (calibre, báscula, etc.), hemos obtenido las distintas medidas y sus correspondientes puntuaciones en las Saucony Kinvara 10, lo que nos ha dado un IM del 50%. Con este dato, que no tiene por qué ser ni bueno ni malo, ya tenemos un poco más definido el perfil del corredor objetivo. Y es que las Kinvara 10 poseen algunas características que lo aproximan al natural running, como el upper, el bajo drop y los pocos elementos incorporados para el control de la pisada, por lo que se trata de una zapatilla muy recomendable para corredores que buscan una pisada más “libre” aunque con bastante amortiguación y sujección en el talón.

Otro de los parámetros importantes a la hora de determinar el potencial rendimiento de unas zapatillas de running es la relación que existe entre el perfil de la mediasuela y la diferencia de anchura entre ésta y el upper, en la misma zona.

En la zona de metatarsos, en medidas tomadas, como ya dijimos, en la talla 9.5 USA, la anchura del upper es de 104mm y la de la mediasuela de 117mm, lo que nos da una diferencia de 13mm (total de mediasuela que sobresale a ambos lados del upper). Si este dato lo relacionamos con la altura de la mediasuela en este mismo punto, que nos da 18m, el resultado es +5mm, lo cual se encuentra en el límite del rango óptimo 5-10. Esto es importante desde el punto de vista tanto de la estabilidad como de la reactividad: cuanto menos diferencial más reactiva será la zapatilla (en este caso es alto: 13mm) y cuanto más bajo el perfil más estable y menos amortiguada. Si se busca una zapatilla muy amortiguada, con alto perfil, para no comprometer la estabilidad, lo que se hace es aumentar el diferencial de la anchura, aunque con ello se pierde en reactividad. Digamos que una zapatilla con una mediasuela alta,  y un diferencial grande, lo que ofrecerá será gran amortiguación junto con gran estabilidad; y en una zapatilla con un perfil de mediasuela bajito y poco diferencial en la anchura lo que prima es la reactividad y la naturalidad en la carrera. En el caso de las Kinvara 10, obtenemos que la altura de la mediasuela (sin plantilla) en la zona del talón es de 22mm y en la zona más próxima a los dedos de 18mm, lo que resulta en un drop bajo de 4mm, pero con un diferencial upper/mediasuela en el metatarso de 13mm, lo que nos dice que se trata de una zapatilla muy amortiguada, poco reactiva y con un nivel alto de estabilidad en esta zona de impulso.

Otra característica de las Kinvara 10 a tener en cuenta, es que el diferencial del que hablábamos (anchura upper/mediasuela en zona metatarso) se acusa más en la zona lateral externa, lo que en la dinámica de la carrera se traduce en un pequeño «soporte» que minimiza la supinación del pie al pisar con esa zona. Al mismo tiempo, resaltar que existe un alto puente de plantilla + mediasuela en la zona del arco plantar. Estas características podrían «incomodar» bastante en la búsqueda de un movimiento más natural del pie, ya que suponen un pequeño soporte en esta dirección; esto es algo que hay que tener muy en cuenta puesto que, debido a las características de cada corredor, unos se sentirán muy cómodos y otros no tanto.

Y con todas sus características técnicas analizadas, siempre desde el punto de vista de la aplicación al rendimiento en carrera, podemos concluir que se trata de una zapatilla muy polivalente, especialmente diseñada para corredores de peso medio y medio/alto con una técnica aceptable, que necesiten una amortiguación de un tacto muy suave pero consistente, lo que las hace muy cómodas para rodar muchos kilómetros por superficies duras como el asfalto pero también con un gran comportamiento en caminos de tierra.

Por su diseño, las aconsejo para corredores que tienen un primer impacto de mediopié, realmente están diseñadas para ello, apreciándose bastante refuerzo de estabilidad en esa zona. El diferencial upper/mediasuela en el talón es muy pequeño, por lo que la estabilidad en corredores que talonean de forma muy pronunciada se puede ver comprometida. Y por supuesto también las aconsejo como zapatillas de transición hacia otros modelos con mayor índice minimalista.

En principio no son unas zapatillas para correr muy rápido, debido a que por su construcción no favorecen la reactividad, pero sin embargo, y gracias a su bajo peso de tan solo 220g (en talla 9 USA) y a su impacto tan suave, invitan a correr con mucha soltura a ritmos «alegres».

Hay que resaltar también que, pese a tener una mediasuela relativamente alta, el profundo y suave taqueado de la suela hace que la sensación del terreno se vea aumentada, especialmente cuando ya se ha rodado con ellas varias sesiones. Esto hace que, como comentábamos anteriormente, su mejor comportamiento se aprecie en rodajes a ritmos «alegres».

Sin lugar a dudas se trata de unas zapatillas muy cómodas, ligeras, con un tacto muy suave, con un agarre/tracción muy bueno… y muy polivalentes.