Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

 

Test realizado por José Enrique Quiroga

 

Tenía muchas ganas de probar estas Skechers GoMeb Speed 5.  Aunque tengo que decir que, de las versiones anteriores solo he tenido la oportunidad de probar la 1 y la 3. ¡Parece que me van los impares!

Según tengo entendido, respecto a la versión anterior (Speed 4) no hay demasiados cambios en su construcción, al menos en cuanto a medidas, pero en cambio sí que observo una evolución clara respecto a la 3ª generación.

Lo más llamativo, su espectacular ligereza… ¡tan solo 170g!

Como siempre, vamos a comenzar describiendo sus características.

 

UPPER:

El upper es sin duda lo más novedoso a simple vista. Todo muy minimalista, a excepción del talón, con un doble tejido en la zona del empeine que presenta un alto grado de transpirabilidad y de consistencia.

En el empeine, el tejido es más rígido pero a su vez más fino, de hecho tiene algo de transparencia a ambos lados del mediopié. Aporta una gran sujección y conlleva el sistema de ajuste con los cordones: se trata de unas perforaciones longitudinales por donde va introducido el cordón ofreciendo un perfecto “quick lacy”. Son cordones muy finos, planos y semi-elásticos, que permiten un rápido y óptimo ajuste, que se puede incluso “personalizar” con diferente tensión según la zona.

La lengüeta es muy finita, pero a su vez muy suave y muy cómoda. Es lengüeta libre, con una travilla por donde pasan los cordones para sujetarla.

El collarín de la zona del talón tiene el acolchamiento justo, suficiente para aportar mucha comodidad pero sin excesos de material.

Sin embargo, a pesar de ser un upper muy minimalista, en la zona del talón incorpora un contrafuerte bastante rígido en su exterior para dar soporte al talón.

La plantilla, de poco perfil, no es extraíble, sino que va pegada.

A simple vista la horma parece muy extrecha, pero nada más lejos de la realidad. Al introducir el pie enseguida se nota que hay mucho espacio y que los dedos se mueven muy libremente. Esto hace que se pueda incorporar sin problemas una plantilla extra si se quiere añadir algo más de amortiguación y/o de ajuste. Tengo que señalar que tallan bastante, aunque esto es algo que ya llevo observando es los últimos modelos de Skechers, ahora son más grandes; por ello recomiendo cogerse media talla menos.

 

MEDIASUELA:

Aparentemente misma mediasuela que en el modelo anterior, pero sin embargo el compuesto de ésta es diferente. Se ha sustituido el Reslyte 5 GEN, que la verdad ofrecía muy buenas sensaciones (al menos en el modelo de trail que es donde yo lo he probado), y ahora utilizan el “Flight Gen”, que es algo más consistente y sobre el papel ofrece una mayor respuesta/reactividad en la carrera. Se trata de un compuesto algo más duro, aunque no excesivo, que aporta firmeza en la pisada sin renunciar a un tacto suave.

Al igual que los modelos predecesores, la mediasuela incorpora en su interior, desde la zona de metatarso hasta final del mediopié, un placa rígida (visible en el mediopié) para aportar “efecto catapulta” en el impulso. Permite flexar bien la zapatilla pero luego recupera con fuerza.

El perfil de la mediasuela, según nuestras medidas, es de 20mm en la zona del talón y 16mm en la de metatarso, lo que supone un drop de solo 4mm.

 

 

 

SUELA:

…Pero las características funcionales de una mediasuela están siempre determinadas por la configuración de la suela. De hecho, la tendencia actual  es que la suela de las zapatillas de runing sea la propia mediasuela, con un determinado dibujo y/o con estratégicas inserciones de caucho antiabrasión. Y así son las Skechers GOmeb Speed 5.

Se trata de una suela muy planita, sin apenas taqueado. Éste no tiene más de 2mm y está formado por la inserción de caucho que dibuja un entrelazado muy original para aportar agarre y tracción.

Al ser unas zapatillas diseñadas para correr rápido y en las que debe primar la reactividad, es una suela muy estrecha, siguiendo la anatomía  del pie, es decir, muy estrecha en la zona del mediopié y con muy poco saliente a ambos lados del upper tanto en la zona de metatarso como en la de talón (poco diferencial, como veremos más adelante en el análisis de su rendimiento en carrera).


 

 

ANÁLISIS:

Comenzamos el análisis tomando medidas con el calibre en mano. Estas medidas constituyen unos parámetros que pueden ser muy determinantes para predecir el posible rendimiento en carrera, así como en la recomendación para diferentes tipos de corredores. Todas las medidas las hemos tomado en una talla 9.5 USA.

Comenzaremos con obtener el Índice Minimalista (IM), que “mide” el porcentaje de minimalista que es un calzado. Antes debemos saber que un calzado minimalista es el que el interfiere mínimamente en los movimientos naturales del pie, por lo que los parámetros que se requieren medir para obtener el índice minimalista son el peso, la altura de la mediasuela, la flexibilidad, el drop y las tecnologías de control de la pisada y estabilidad que lleve incorporadas. Concretamente lo que medimos son cinco características: el peso, la altura de la mediasuela en el talón, el número de tecnologías incorporadas, la flexibilidad longitudinal y la flexibilidad en torsión, puntuándolas del 0 al 5 según una escala establecida. Para saber más sobre lo que es el Índice Minimalista, leer el artículo Calzado Minimalista vs Maximalista


 

 

Una vez tenemos el total de puntos tras medir estas cinco características, lo multiplicaremos por 4 para obtener un valor porcentual, ya que como máximo dará un puntuación de 25, y así lo que obtendremos será el procentaje de Índice Minimalista.

Tras realizar las oportunas medidas y sus correspondientes puntuaciones, obtenemos que el Índice Minimalista de las Skechers GoMeb Speed 5 es del 64%, lo cual no está nada mal, realmente se aproxima mucho hacia el minimalismo. Con este dato ya tenemos un poco más definido en perfil del corredor objetivo. Hay que decir que estamos hablando de unas zapatillas con un peso ligerísimo, poquísimos elementos de control de pisada, upper minimalista… Aunque la falta de profundidad en el taqueado de la suela (suela muy planita) hace que se pierda sensibilidad del terreno en la pisada, teniendo en cuenta el perfil de 16mm en esta zona.

Otro de los parámetros importantes a la hora de determinar el potencial rendimiento de unas zapatillas de running es la relación que existe entre el perfil (altura) de la mediasuela y la diferencia de anchura entre ésta y el upper, en la misma zona.

De nuevo con el calibre en mano, seguimos tomando medidas (recordad que éstas son en una talla 9.5 USA). La anchura del upper en zona de metatarso es de 98mm y la de la mediasuela de 104mm, lo que nos da una diferencia de tan solo 6mm, que es el total de mediasuela que sobresale a ambos lados del upper en una vista superior. Si relacionamos este dato con la altura de la mediasuela en ese mismo punto, que como ya comentamos anteriormente es de 16mm, el resultado es de +10mm, lo que se encontraría dentro del rango óptimo de 5-10, aunque en su extremo superior. Esto nos indica que se trata de unas zapatillas con un grado muy alto de reactividad en el impulso (solo 6mm de diferencial), pero sin comprometer la estabilidad al no sobrepasar los 16mm de altura (indicar que con ese mismo diferencial pero con mayor altura, podrían resultar inestables en el impulso sobre terrenos irregulares y en corredores más pesados). Recordamos que cuanto menos diferencial más reactiva será la zapatilla y cuanto más bajo el perfil más estable y menos amortiguada; en este sentido, si se busca una zapatilla muy amortiguada, con alto perfil, para no comprometer la estabilidad lo que se hace es aumentar el diferencial de la anchura, aunque con ello se pierde en reactividad. Digamos que una zapatilla con una mediasuela alta,  y un diferencial grande, lo que ofrecerá será gran amortiguación junto con gran estabilidad; y en una zapatilla con un perfil de mediasuela bajito y poco diferencial en la anchura lo que prima es la reactividad y la naturalidad en la carrera.

En el caso de estas Skechers GoMeb Speed 5, la altura de la mediasuela en la zona del talón es de 20mm y en la zona del metatarso es de 16mm, lo que resulta en un drop de tan solo 4mm. Señalar que nosotros medimos el drop desde el punto donde se apoya el talón hasta el punto donde se apoya el metatarso, por lo que estamos hablando de un drop de 4mm reales (hay marcas de zapatillas que nos hablan de un “pseudo-drop”, ya que miden la diferencia hasta la puntera  y en ocasiones en esa zona el perfil es menor que en la del metatarso, que es donde se apoya realmente el pie). Y con el diferencial de tan solo 6mm, podemos asegurar que sobre el papel se trata de una zapatilla muy reactiva y con buen grado de estabilidad. Y si a esto le sumamos el tipo de compuesto que lleva la mediasuela (el “Flight Gen”), que proporciona una amortiguación óptima, no excesiva, y mucha firmeza y gran respuesta en el impacto, más argumentos son con los que contamos.

 

Y ya en la práctica, podemos comprobar tras unos cuantos entrenamientos a diferentes ritmos y en diferentes superficies, que se trata de unas zapatillas que destacan por su ligereza, viveza, reactividad y respuesta. Su mejor rendimiento lo obtenemos corriendo por asfalto y con primeros apoyos de metatarso, …¡invitan a correr rápido! Sin embargo a ritmos lentos las sensaciones son bien diferentes, debido principalmente a la mediasuela tan consistente y su suela tan plana, que hacen que se eche de menos algo de suavidad en la pisada, siempre hablando de rodajes largos a ritmo lento. En caminos de arena suelta ofrecen un peor rendimiento en cuanto a agarre y tracción, pero en asfalto mojado se han comportado muy bien.

Hay que señalar que son unas zapatillas que se dejan “tunear” en cierto modo, ya que al tener una horma de tamaño aceptable se puede incorporar una plantilla adicional con un perfil y dureza “a gusto del consumidor”, que puede modificar las sensaciones del terreno de una forma muy apreciable. Aunque personalmente yo echo de menos un taqueado un poco más profundo que mejore las sensaciones del terreno pisando de metatarso.

Como conclusión, y en base a todas las características analizadas, podemos decir que se trata de unas zapatillas que se pueden catalogar como “voladoras” amortiguadas, especialmente diseñadas para corredores con una técnica de carrera aceptable, en principio de peso medio y bajo, para carreras a buenos ritmos  y competiciones. Aunque esto es muy relativo, porque seguro muchos corredores con buena pisada de metatarso (y preferentemente con una plantilla adicional) irán también muy cómodos en rodajes largos. No las aconsejo para corredores taloneadores. ¡Sin ninguna duda, unas zapatillas diseñadas para correr muy rápido!