Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por José Enrique Quiroga

 

Las ISO son la última generación de las Saucony RIDE, en las que se incorporan sus ya conocidas tecnologías “Isofit” en el upper y Everun en la mediasuela. Vamos primero a describir por partes algunas de sus características de construcción, para luego analizar su potencial rendimiento en carrera.

 

 

UPPER:

Como ya mencionábamos, upper con el sistema “Isofit”, que envuelve al pie como si fuera un calcetín, adaptándose a su anatomía. La lengüeta, muy almohadillada, no es independiente, sino que va unida lateralmente al upper. Y el sistema de ajuste, con una especie de tiradores asimétricos y con un cierto grado de multidireccionalidad, los cuales, mediante los cordones planos y semi-elásticos, proporcionan un ajuste óptimo.

Se trata de un upper de malla muy ligera, muy suave, muy transpirable, muy flexible, a modo de calcetín envolvente.

En la zona del talón, con el objetivo de dar soporte en esta zona, incorpora un contrafuerte bastante rígido y largo en longitud. Y en la zona del tobillo con un collarín muy almohadillado que proporciona un tacto muy suave.

 

MEDIASUELA:

La mediasuela está compuesta por PowerFoam, que se trata de una espuma mucho más ligera que el tradicional EVA. Está construída a base de varias capas superpuestas, con el Topsole (la capa superior) del famoso “Everun” de Saucony

 

 

SUELA:

Con la tecnología IBR+, una goma relativamente blanda que proporciona a partes iguales un gran agarre/tracción y gran suavidad en la pisada. Sin embargo, en las zonas de mayor desgaste incorpora el XT-900 que tiene más propiedades “anti-abrasión”.

El taqueado es bastante profundo, en las zonas que precisan un mayor agarre. Dibujo en toda la zona del antepié en forma de zig.zag, lo que sin duda proporciona buena tracción multideccional y no perjudica la flexibilidad.

En la zona del mediopié, una ancha hendidura central para mejorar la flexibilidad longitudinal.

 

ANÁLISIS:

Lo primero que vamos a realizar es tomar las medidas técnicas, las cuales pueden ser muy determinantes tanto en su rendimiento en carrera como en la recomendación para diferentes tipos de corredores. Todas las medidas las hemos tomado en una talla 10 USA.

Comenzaremos con obtener el Índice Minimalista, que no es otra cosa que un porcentaje de lo minimalista que es un calzado. Para ello debemos saber que un calzado minimalista es que el interfiere mínimamente en los movimientos naturales del pie, por lo que los parámetros que debemos medir para obtenerlo son el peso, la altura de la mediasuela, la flexibilidad, el drop y las tecnología de control de la pisada y estabilidad que lleve incorporadas. Concretamente lo que medimos son cinco características: el peso, la altura de la mediasuela en el talón, el número de tecnologías incorporadas, la flexibilidad longitudinal y la flexibilidad en torsión, puntuándolas del 0 al 5 según una escala establecidad. Posteriormente sumaremos el total de puntos de estas 5 características y lo multiplicaremos por 4 (ya que como máximo dará una puntuación de 25) para obtener el porcentaje de IM. De esta forma, y con los instrumentos necesarios para ello (calibre, báscula, etc.), hemos obtenido las distintas medidas y sus correspondientes puntuaciones, lo que nos da un IM del 34%.

Otro de los parámetros importantes a la hora de determinar el potencial rendimiento de unas zapatillas de running es la relación que existe entre el perfil de la mediasuela y la diferencia de anchura entre ésta y el upper, en la misma zona.

En la zona de metatarsos, la anchura del upper es de 100mm y la de la mediasuela de 110mm, lo que nos da una diferencia de 10mm (total de mediasuela que sobresale a ambos lados del upper, aunque es importante decir que en este caso el diferencial es mayor en la cara interna de la zapatilla). Si este dato lo relacionamos con la altura de la mediasuela en este mismo punto, que como dijimos anteriormente es de 19m, nos da como resultado +9mm, lo cual se encuentra en el rango óptimo 5-10. Esto es importante desde el punto de vista tanto de la estabilidad como de la reactividad: cuanto menos diferencial más reactiva será la zapatilla y cuanto más bajo el perfil más estable y menos amortiguada. Si se busca una zapatilla muy amortiguada, con alto perfil, para no comprometer la estabilidad, lo que se hace es aumentar el diferencial de la anchura, aunque con ello se pierde en reactividad. Digamos que una zapatilla con una mediasuela alta y un diferencial grande, lo que ofrecerá será gran amortiguación junto con gran estabilidad; y en una zapatilla con un perfil de mediasuela bajito y poco diferencial en la anchura lo que prima es la reactividad y la naturalidad en la carrera. En el caso de la Ride Iso, vemos que se trata de una zapatilla muy amortiguada, poco reactiva y con un nivel de estabilidad de rango óptimo.

Con todas sus características técnicas analizadas, siempre desde el punto de vista de la aplicación al rendimiento en carrera, podemos concluir que se trata de una zapatilla especialmente diseñada para corredores de peso medio/alto, que tienen una técnica de carrera poco óptima, caracterizada  por pimeros apoyos de talón y ángulos de la tibia grandes (la gran mayoría de los corredores populares), y que realicen largos rodajes a diferentes ritmos. Realmente, para este tipo de corredores, son muy polivalentes, destacando por encima de todo por su gran comodidad, un muy buen ajuste y una muy buena tracción en todos los terrenos, que garantizan unas sensaciones de carrera muy suaves y 2resultonas”. Por otra parte, hay que reconocer que, a pesar de lo voluminosa que es la mediasuela, tienen un peso no demasiado alto, 275g.