Fuente: Hoenalu www.hoenalu.com

 

Comenzar a practicar Paddle Surf

El Paddle Surf es un deporte acuático que ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años. Cada temporada aumenta el número de aficionados a esta actividad, tanto en las playas como en las aguas interiores (ríos, lagos y pantanos). Las escuelas y clubes han crecido considerablemente en nuestro país, y además existen cada vez más eventos repartidos por toda nuestra geografía, desde los circuitos regionales como el Circuito Mediterráneo de SUP que se desarrolla en la costa de Levante o el Circuito Costa del SUP que consta de varias citas a lo largo de la Costa del Sol en Andalucía, a pruebas del EuroTour como las que se celebran en Santa Pola, Bilbao y San Sebastián.

Un gran número de personas se inicia en el Stand Up Paddle (SUP) durante los meses de verano. Es en la época estival cuando el clima propicia un acercamiento a esta actividad deportiva y es el momento idóneo para comenzar con la práctica de una actividad acuática tan completa como el Paddle Surf. La manera correcta de empezar a practicar un deporte como el SUP sería a través de una escuela con profesionales cualificados para llevar a cabo una formación efectiva, aunque quizás no tengas posibilidad de acceder a una escuela o simplemente seas autodidacta, de manera que para ayudarte a evolucionar de forma efectiva y segura, puedes encontrar unas nociones básicas para comenzar en este deporte en la información que nos proporciona HoeNalu, tienda online especializada en paddlesurf.

Cursos de iniciación al Stand Up Paddle

La forma más recomendable de comenzar en el Paddle Surf es realizando un curso de iniciación con un instructor cualificado. De esta forma adquirirás una técnica correcta desde el primer momento, y aprenderás a sacar el máximo partido del uso del remo. Además, un monitor cualificado te dará directrices básicas de seguridad en el mar, como la importancia de revisar el leash y sustituirlo cuando sea necesario, así como la forma correcta de caer sin hacernos daño y manteniendo el remo agarrado. Aprenderás a remar de manera eficiente, evitando lesiones y pudiendo llegar más lejos con un desplazamiento más rápido, así como determinar el equipamiento correcto para tus condiciones físicas, teniendo en cuenta el estado del mar y la modalidad que quieras practicar.

La formación en un centro especializado te permite por lo general acceder a una variedad de material, lo cual te permitirá probar diferentes shapes de tablas, comprobar por ti mismo las diferencias entre una tabla de touring y una allround por ejemplo, y testar remos con distintas construcciones, ya que no es lo mismo remar con una pala de carbono que con una de aluminio, que resulta más pesada y tiene menos flexibilidad que la primera, además de hundirse y poder perderla si te descuidas.

Estas son algunas de las ventajas que encontrarás al realizar una formación certificada y de calidad con un centro nautico profesional, donde los instructores se preocuparán por enseñarte de forma adecuada y paso a paso, ya que existe un proceso continuo de aprendizaje para dominar ciertas técnicas del Stand Up Paddle, y más aún si decides practicarlo de manera continua en alguna de sus modalidades.

Aprender SUP de forma autónoma

Aunque como ya hemos dicho, lo ideal es realizar un curso de iniciación, también es posible comenzar en el deporte de forma independiente, normalmente alquilando el material o adquiriendo una tabla versátil que te sirva para cualquier condición de mar, es lo que se denomina una tabla “allround”.

Si has decidido aprender a practicar Stand Up Paddle, debes tener en cuenta algunos consejos que harán que la toma de contacto con el deporte sea satisfactoria, evolucionando de forma progresiva y fácil. Elige un día con condiciones climáticas adecuadas, en las que el mar no esté muy movido. Asegurate de contar con todos los elementos necesarios en buen estado, no sólo tabla y remo, además es muy recomendable, por no decir obligatorio, tener un leash de seguridad, ya que en caso de caída al agua te mantendrá unido a la tabla y será más fácil recuperarla para volver a subirte en ella. Familiarízate con la tabla y la posición sobre ella. Súbete tumbado y ponte de rodillas, rema un poco en esta posición para ver cómo se desplaza la tabla sobre el agua así como de qué manera has de poner el remo para frenar y girar.

Una vez que controles estos movimientos, intenta ponerte de pie con los pies en paralelo y mirando hacia adelante, en el centro de la tabla, que es el punto de máximo equilibrio de la misma. Será más fácil ponerse de pie cuando la tabla se está desplazando por el agua que cuando está parada, ya que al igual que ocurre en la bicicleta, es más fácil mantener el equilibrio cuando tenemos algo de velocidad. Mantén la vista al frente e inicia el movimiento de remada, hincando la pala en el agua en la zona delantera para arrastrarla hasta la altura de nuestros pies y posteriormente sacarla para repetir el movimiento. Recuerda regular el remo a una altura suficiente para que la pala se inserte en el agua y realice su función correctamente.

Para empezar te recomendamos remar en dirección contraria al viento, ya que cuando gires será más fácil volver al punto de origen, además si prolongas la remada, puedes sentirte cansado, de modo que al volver, el viento te ayudará a regresar al punto de partida cómodamente. Sería interesante tener en cuenta en este punto, que si pierdes el equilibrio, es mejor tirarse por uno de los lados de la tabla, que intentar permanecer de pie en ella, ya que podríamos tener alguna lesión o hacernos daño, además como tienes el leash de seguridad, será fácil recuperar la tabla en caso de caída.

En estos primeros momentos es importante también que coloques las manos correctamente para coger el remo de manera adecuada. Lo lógico sería mantener el remo por encima de la cabeza con una mano en el pomo y la otra en la pértiga, de manera que los codos formen un ángulo de 90 grados, y manteniendo esta posición, llevar la pala al agua. Recuerda que la pala debe quedar sumergida completamente en el agua, por lo que para las primeras sesiones de SUP te recomendamos que ajustes la altura del remo de modo que el pomo quede una cuarta por encima de tu cabeza.

Quizás a lo largo de las primeras paladas notes que se carga mucho la zona lumbar, esto se debe a la rigidez propia del momento. Al principio remarás muy rígido y tendrás la sensación de agarrotamiento, pero en unas pocas paladas irás percibiendo la sensación de relax y tu postura será más cómoda encima de la tabla, haciendo que la actividad sea más confortable y disfrutándola al 100%.

Una vez que domines todas estas técnicas básicas podrás dar el paso al siguiente nivel, que incluirá mejorar la técnica de remada, usando no sólo los brazos sino tu cuerpo al completo, además de introducir la técnica de giro con el pie atrás. Como ves el Stand Up Paddle parece una actividad sencilla pero tiene su técnica, así que te animamos a probar este deporte acuático, pero ojo, que engancha.