Texto: RFEA (Ignacio Mansilla)

Foto: castelloninformacion.com

Apoteosis del trail running español en el Santuario de Sant Joan de Penyagolosa. Así podríamos describir lo que hemos vivido este sábado en esta cuarta edición del Campeonato del Mundo de trail running.

En la línea de salida todas las miradas apuntaban al equipo español, que había dominado el Mundial de la especialidad en años anteriores y los nuestros no defraudaron las expectativas creadas. Tras la salida, que se dio a las seis de la mañana en las pistas de atletismo de la Universidad Jaume I de Castellón, los nuestros demostraron su experiencia y saber estar para no cebarse en los primeros kilómetros y hacer una carrera de menos a más. En los primeros compases de la prueba fue el norteamericano Zach Miller quien, como suele ser habitual, impuso un fuerte ritmo a la carrera. Luis Alberto Hernando en esta primera parte se movía entre los puestos sexto y séptimo de la clasificación, siendo secundado por Pablo Villa y Pablo Villalobos. Fue a partir de la segunda mitad cuando vino la remontada del burgalés, que fue pasando corredores y por fin dio caza al norteamericano con 20 kilómetros para meta aproximadamente. A partir de ahí un recital de Hernando, que fue incrementando progresivamente su ventaja para llegar a meta en loor de multitud y retener en casa su corona mundial.

Pero la felicidad fue todavía más completa puesto que por detrás Cristófer Clemente, tal y como ocurriera en 2017 en Badia Prataglia, haciéndose con la segunda plaza en el último tramo de carrera, algo que pudo mantener a pesar de la amenaza del británico Thom Evans. La llegada de Pablo Manuel Villa en el puesto 13 certificaba la victoria de España por equipos.

Por lo que respecta a la prueba femenina otro recital de las nuestras. La local Laia Cañes, gran conocedora del circuito que ha recorrido en tantas ocasiones, demostró su capacidad competitiva y con el aliciente de competir en casa fue ganando posiciones hasta situarse en la segunda plaza en la segunda mitad de la prueba, justo por delante de Gema Arenas. Ambas marchaban lejos de la líder de la prueba, la holandesa Ragna Debats, pero Cañes supo sufrir para conservar su medalla de plata mientras que Arenas entraba finalmente en meta en cuarta posición, siendo superada por Claire Mougel. La guipuzcoana Maite Maiora, que fuera bronce en la edición inaugural de 2015, cerraba el equipo en una magnífica quinta posición y certificaba otro oro por equipos para España. Sin duda, una mañana que será difícil de olvidar para todos los que se han acercado hasta este magnífico paraje natural de Penyagolosa.

Más info y clasificaciones