Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por Fernando Martínez Gutiérrez

 

Cuando hablamos de Dynafit, lo hacemos desde el respeto a una de las marcas pioneras en el desarrollo de materiales y equipamiento para deportes realizados en montaña, y es que la marca austríaca se ha caracterizado siempre por buscar la innovación, para garantizar el mejor comportamiento de sus productos y permitir así al deportista, satisfacer sus necesidades para obtener el máximo rendimiento. En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de probar su nueva zapatilla para trail running: ULTRA PRO, en el afán por ofrecer a los corredores diferentes opciones para que puedan exprimir cada zapatilla dependiendo de su estado físico, distancia, orografía del terreno… Estas nuevas Dynafit Ultra Pro, como su propio nombre indica, serán perfectas para realizar distancias largas, ya que se caracterizan por una gran estabilidad y un alto grado de protección. A continuación realizaré un descripción de las características de este modelo, para posteriormente desarrollar un análisis, que permita al lector hacerse una idea de su comportamiento en carrera. Antes de comenzar me gustaría comentar que dispone de un modelo  específico para mujeres, las Ultra Pro W; en este caso solo hemos tenido la oportunidad de probar el modelo para hombre.

 

 

 

UPPER

Antes de comenzar decir que estas nuevas Dynafit Ultra Pro, son un modelo totalmente nuevo para esta primavera 2018, aunque echando la vista atrás podemos comprobar que parte de la zapatilla es una evolución de las antiguas Feline Ultra, y digo parte, porque es aquí en el upper donde la revolución en este modelo es más evidente. Compuesto por una malla con pocos elementos estructurales en su parte anterior, juega con la densidad y consistencia del compuesto para dotar a la zapatilla de una gran estabilidad lateral, pero a su vez la eliminación de elementos plásticos, la hacen además de más ligera (algo de agradecer en la larga distancia), mucho más agradable, aumentando la sensación de confort del pie en movimiento. En la parte anterior nos encontramos que ha incorporado la tecnología “Balistic bummper” que proporciona un gran protección de los dedos ante posibles impactos sobre rocas o raíces.

En la parte posterior, mucho más consistente, encontramos otra de sus innovaciones, “Heel Preloader”, una cintilla de goma que abraza el talón fijándolo al interior de la zapatilla y dotándola de una gran estabilidad en esa zona. Añadir que cuenta con unos acabados muy cuidados, como los sistemas “quick lacing”  e “invisible lacing” que permiten un atado rápido y cómodo de la zapatilla. Además incorpora un espacio para guardar el sobrante de los cordones en una malla situada en el empeine.

Diseñada con una horma generosa (sensitive fit +) que permite la expansión de los dedos en el interior de la zapatilla, algo que sin duda choca con el resto de modelos de Dynafit, mucho más agresivos. Un gran acierto pensando en la larga distancia, en la que el paso de los kilómetros y la temperatura hace que el pie se vaya expandiendo y zapatillas demasiado estrechas muchas veces pueden llevarnos al temido abandono.

 

 

MEDIASUELA

Doble densidad en su compuesto (Duo Motion) que se puede distinguir perfectamente, con una zona pegada al pie mucho más amable y blanda, lo que confiere una muy buena sensación de amortiguación en cada pisada, y una zona mucho más consistente y generosa que dota a la zapatilla de un comportamiento muy estable sobre terrenos técnicos. La combinación de ambas, roza la excelencia para el fin al que están destinadas, pues en muchas ocasiones las marcas tienden a decantarse por una de las dos opciones, amortiguación vs estabilidad, y en distancias ultras tener la posibilidad de encontrar un buen balance entre ambas, sin ninguna duda irá directamente relacionado con la mejora del rendimiento y la protección ante la aparición de problemas derivados de un mal comportamiento de la zapatilla.

 

Con un drop de 8mm, no siendo una zapatilla rápida (no está pensado para ello), no tiene un drop excesivo , por lo que corredores con un primer apoyo con la parte anterior del pie no tendrán problema para sentirse cómodos con ella, y esa mínima diferencia de altura entre parte anterior y posterior sin duda ayudará a prevenir sobrecargas y fatiga en la cadena posterior, sobre todo eliminando tensión sobre aquiles, gemelos y sóleos.

Con un ligero aumento en la cantidad de compuesto en la cara interna del pie, que se traduce en una mayor estabilidad del pie en carga, impidiendo la excesiva pronación del mismo, que como ya hemos explicado en anteriores revisiones, siempre es más acentuada cuando corremos por montaña, y nos puede llevar a sobrecargas a nivel de la articulación del tobillo y rodilla.

 

 

SUELA

Uno de los puntos fuertes de este modelo, lo encontramos en su compuesto Megagrip (Megagrip Coumpound); apostar por Vibram en compuestos para zapatillas de trail, es apostar a caballo ganador, con una gran durabilidad y resistencia a la abrasión, su comportamiento en carrera es muy bueno. Gran capacidad de agarre y tracción con  una muy acertada distribución y profundidad de los tacos  (de 5 a 8mm según nuestras mediciones), Vibram juega con las alturas de los mismos para diseñar una suela con la que obtener un muy buen rendimiento de la zapatilla sobre terrenos húmedos y grasos, y a su vez su consistencia y la superficie generosa de los mismos, hacen que sobre terrenos duros y secos tengamos la sensación de que estamos corriendo sobre tacos muchísimo menos profundos, casi sobre una suela plana.

Cuenta con dos franjas longitudinales en la parte anterior del pie que mejoran, y mucho, la flexibilidad de la zapatilla en esa zona y por lo tanto la sensación de libertad a la hora de ejecutar una buena técnica de carrera sobre todo en las subidas.

 

 

 

ANÁLISIS y VALORACIÓN:

Mucha nieve y mucho agua esta primavera en la meseta central, nos ha permitido probar a fondo estas ULTRA PRO, en todos los terrenos. Y ha pasado la prueba, como ya hemos comentado en su descripción; nos encontramos con un modelo de una gran estabilidad y amortiguación, pensada y diseñada para aportar comodidad, protección  y estabilidad al corredor en la larga distancia, cualidades fundamentales cuando nos enfrentamos a ultra trail.

Con 320g de peso según nuestras medidas para un 9,5 USA, Dynafit ha conseguido reducir peso de su predecesora aumentando la estabilidad y mejorando el dinamismo y confort de la misma, y aunque a priori pueda parecernos un “tanque”, las apariencias engañan y sin duda el corredor que elija este modelo para sus tiradas y carreras largas, podrá comprobar que es una zapatilla muy amable con los movimientos del pie en carrera, para la alta protección y la estabilidad que ofrece.

 

 

Con un perfil alto para satisfacer las necesidades de amortiguación (32mm talón, 24mm en antepié según nuestras mediciones) compensa los problemas que podrían conllevar la altura de  la mediasuela con un incremento de anchura en la zona mas pegada el suelo. De esta forma mejora su comportamiento en cuanto a estabilidad se refiere. Desde Sportraining nos gusta aportar datos que evidencien esta conclusión, para ello utilizamos el diferencial entre las anchuras del upper y la mediasuela y lo comparamos con la altura de la misma, en la zona del antepié,  para así valorar la compensación del modelo en cuanto a estabilidad, reactividad y amortiguación.

En este caso (con medidas tomadas en una talla 9.5 USA) nos encontramos con 100mm de anchura de upper y 115mm en la parte más ancha de la mediasuela, lo que nos resulta un diferencial de +15. Si este diferencial a su vez lo relacionamos con la altura de la zapatilla en ese punto, que es de 24mm, obtenemos una diferencia de +9, lo que nos lleva a confirmar lo percibido en carrera, una zapatilla muy compensada en cuanto a estabilidad y amortiguación y no excesivamente reactiva, cualidad ésta última que no tiene tanta relevancia dado el fin de este modelo, que no es otro que el de correr largo.

Otro de los parámetros que analizamos es el Índice Minimalista, con el fin de que la elección de la zapatilla se ajuste no solo a la distancia, sino también a la forma de correr del deportista. Para ello tenemos en cuenta 5 variables, puntuándolas según unos baremos establecidos, para obtener finalmente un porcentaje que nos dirá cuánto de minimalismo hay en ese modelo. Los valores analizados son: 1) altura del talón, 2) peso, 3) drop, 4) controles de estabilidad y de movimiento, y 5) flexibilidad de la zapatilla tanto longitudinal como en torsión. En este caso obtenemos un indice minimalista del 24%. Analizando todo lo expuesto en la descripción de estas Ultra Pro, ya podíamos hacernos una idea de que este modelo se alejaría bastante del minimalismo, algo lógico entendiendo que está diseñada para correr por montaña, y teniendo en cuenta las prestaciones que nos ofrece en cuanto a estabilidad, sujeción y protección. No obstante su drop moderado y su flexibilidad, han hecho que este valor no sea excesivamente bajo tratándose de una zapatilla de trail, lo que nos lleva a su vez a afirmar que es una zapatilla amable y ágil por lo que la sensación en carrera es de libertad y control de movimientos, alejándose de muchos modelos de trail que pecan de dureza (los llamados “tanques”).

Otro dato que no querría pasar por alto es el tallaje de la zapatilla. Tras las pruebas de campo he podido apreciar que son ligeramente más justas que modelos de otras marcas, por lo que aconsejo probarlas bien e incluso elegir medio número más del que tenemos en el resto de zapatillas, pues aunque en principio no es perceptible, con la distancia y sobre todo en bajadas sería conveniente tener un ligero espacio por delante de los dedos para que no aparezcan molestias.

¿Por qué elegir entre estabilidad y dinamismo en ultras? Dynafit ha trabajado mucho y muy bien en este modelo, y se hará notar sin ninguna duda en el pelotón popular, su consistencia y estabilidad, su suela todo terreno y de máxima prestación en agarre, y su alta capacidad de amortiguación, la convierten en una zapatilla idónea para entrenamientos y competiciones largas, y para corredores que prioricen la seguridad y la protección. Si a todo eso le sumamos su flexibilidad y confort en carrera, el resultado es un modelo no excesivamente técnico que cumple con todas exigencias que estas distancias demandan a una zapatilla.