Las zapatillas TOPO favorecen el gesto natural del pie sin sacrificar la amortiguación. Amplitud, ligereza y bajo drop son sus señas de identidad.

 

Texto: Miguel Caselles / Fotos: TopoAthletic-Stephen Matera

 

Distintivo TOPO Athletic

La premisa de TOPO Athletic en el diseño de zapatillas pasa por su simplicidad y eficacia. No en vano el fundador de la marca, el estadounidense Tony Post (TOPO es la abreviatura de su nombre y apellido), fue promotor del calzado minimalista y del concepto Five Fingers. Por tanto en TOPO la construcción de las zapatillas claramente tiene que ver con la esencia de la biomecánica del pie del corredor de fondo. Anteponiendo que los diferentes modelos de trail y de asfalto de la colección TOPO no son puramente minimalistas, podríamos decir que son eficazmente simples.

Así es, una vez puestas en marcha las zapatillas TOPO se distinguen por facilitar una zancada instintiva y natural. Perimetralmente el patrón perfila la silueta del pie, con una horma delantera espaciosa y puntera anatómica, redondeada, sin espacios muertos, que permiten que el paquete de dedos encuentre su mejor acomodo. Construidas con materiales ligeros unidos sin costuras que miman la piel. Cuyos drops, diferencia de altura entre metatarsos y talón, van de 0 a 5 mm para un apoyo neutro y uniforme del pie. Con el añadido de disponer de suficiente amortiguación y protección plantar. Frente a una zapatilla convencional, TOPO suprime armazónes, elementos superfluos o incomodos, dejando que las fuerzas y equilibrios durante la zancada se transmitan a la zapatilla y de la zapatilla al suelo sin correcciones. Por tanto los corredores con técnica y experiencia en terreno irregular disfrutaran de una conducción certera.

Las TOPO Runventure 2 son zapas diseñadas para que el corredor de montaña encuentre en el reparto de fuerzas y equilibrios un apoyo instintivo que le libere de rigideces y sistemas estabilizadores en el aterrizaje/despegue natural del pie. Son zapatillas que simplifican al máximo su construcción para dar vía libre a las sinergias que ayudan al pie a desenvolverse ágilmente en cualquier sendero. A continuación nos calzamos las Runventure 2 e indagamos sobre ellas.

 

Cuerpo dócil y adaptable

El cuerpo textil, upper, de las TOPO Runventure 2 es maleable de puntera a talón. En caso de empaquetarlas en una mochila se chafan fácilmente ocupando poco más que el espacio de la suela. No tiene ningún elemento rígido ni endurecido. Talonera anatómica de elastano moldeado y rematada por un reborde que se ciñe al tendón de Aquiles. Notable amplitud en el área del antepié y de la caja de dedos, mientras que la zona trasera prefiere ceñirse al talón. El tejido cobertor es vaporoso por lo que facilita la transpirabilidad y, en el caso de sumergir las zapatillas en charcos o ríos, el agua drena rápidamente.

Una gran parte del perímetro inferior de la zapatilla está protegida por una fina lámina antiabrasión de TPU (poliuretano termoplástico) adherida por termosellado. La prolongación de esta lámina, en forma de tiras, llega hasta la banda de los ojales, de tal manera que al apretar los cordones la tensión se reparte sin deformar la zapatilla. Los laterales de la lengüeta van fijados a la banda de cordaje por lo que siempre permanece en su sitio, a ello ayuda también una gaza en el empeine por la que se pasan los cordones. Se impide así la entrada de las partículas del camino. Por confort, el interior de la zapatilla se asemeja a un calcetín, sin asperezas y de suave textura al contacto con la piel. Tejido mullido en lengüeta y cazoleta del talón.

 

Antiestructura funcional

Las TOPO Runventure 2 están pensadas para que sean los pies los que se acomoden en la zancada y no las zapatillas las que encarrilen a los pies. En la carrera por montaña cada paso/apoyo puede ser diferente por lo que este tipo de zapatillas educa al corredor de forma refleja en el manejo de los equilibrios y adaptación al terreno. Como resultado el ritmo de carrera es más fluido al usarse más el apoyo plantar que el de talón. Sus 260 gr de peso (42 UE) favorecen una zancada efectiva y liviana cuando los kilómetros empiezan a pesar.

La base de apoyo sobre la que se construye la zapatilla, media suela y suela, junto con la plantilla, levanta del suelo algo más de 20 mm. Esto unido a que la diferencia de caída entre talón y puntera, drop, es cero, consigue que el asiento del pie sea totalmente uniforme, dejando que antepié y dedos se expandan sin muros laterales. Con el añadido de que la densidad uniforme de la mediasuela aporta amortiguación proporcionada y protección frente a la suma de kilómetros o al pisar irregularidades que pueden dañar la planta del pie. Esta amortiguación asume entradas de talón con suficiente absorción en los descensos. Frente al aterrizaje sobre piedras puntiagudas se vale de  una fina plancha antipunción, insertada bajo la suela en el sector del antepié, gracias a la cual los trazados técnicos se afrontan sin preocupación.

Tracción en terreno variado

La suela se reparte entre antepié y talón, dejando ver la mediasuela en el mediopié y la plancha antipunción en el antepié. Varias ranuras cruzan la suela para ganar en flexibilidad. Los tacos miden 5 cm de perfil y se distribuyen suficientemente espaciados para una tracción  multidireccional óptima. Presentan diferentes formas geométricas según sea zona de empuje estabilidad y frenado. La dureza de la goma de la suela faculta la zapatilla de plena capacidad de tracción en terreno montañero variado, incluyendo barrizales transitables. Si bien, esa dureza limita la adherencia en placas de roca de alta pendiente. Durante la carrera el terreno se deja sentir, sinónimo de control de obstáculos y de zancada ligera. Dos pequeños anclajes se sitúan en la parte baja del talón para acoplar una polaina, específica de la marca, que sella la entrada de la boca de la zapatilla. Se comercializa por separado.

Llegados al apartado de la estabilidad, pudiera parecer que una zapatilla tan maleable sin sistema antitorsión dejase a la zancada expuesta y sin estabilidad. Nada de eso, las TOPO Runventure 2 son notablemente estables pues el perfil de separación del suelo es uniforme y de perfil bajo. Soporta la zancada con una amortiguación equilibrada tanto en talón como en metatarsos. Sin deformaciones por vencimiento. Si la zapatilla está atada con la tensión apropiada el pie no se desplaza en su interior en faldeos laterales o derrapes involuntarios. Corredores/as acostumbrados a drops bajos podrán asumir kilometrajes mantenidos a ritmos altos gracias a su ligereza y correcta amortiguación

Ruteras de sendero

A modo de resumen, las TOPO Runventure 2 son zapatillas ruteras que responden ágilmente en senderos corribles y muerden los trazados más agrestes. Supercómodas y de conducción instintiva. Buenas aliadas en los pies de corredores de montaña que busquen libertad de movimientos sin apreturas y fluidez en la carrera. Al tener drop cero es conveniente acostumbrarse a ellas poco a poco, aumentando la distancia de las salidas progresivamente. Una vez el corredor se adapta a la zancada natural seguramente no habrá marcha atrás en cuanto a drops elevados. Disponibles en diferentes colores y tallaje según sea modelo de hombre o mujer.

 

Más Información: www.topoathletic.com