Fuente:Antonio Alix / Comunicación Javier Gómez Noya

Foto: Challenge Family / www.challenge-family.com

El primer triatlón de Javier Gómez Noya en 2018 no ha podido tener mejor resultado ya que ha logrado la victoria en el Half Challenge de Wanaka, sobre la distancia de medio Ironman: 2 km de natación, 90 de ciclismo y 21 a pie. Wanaka está en el interior de la isla sur de Nueva Zelanda, y allí ya había estado entrenándose otras pretemporadas aprovechando que es verano y las buenas condiciones del lugar en cuanto a carreteras y pistas. Tras acabar la temporada 2017 en noviembre en el Medio Ironman de Bahrein, Javier no había comenzado a entrenarse con regularidad hasta su llegada a Nueva Zelanda el 6 de enero, de ahí que este resultado pueda considerarse como muy bueno, un gran inicio de 2018, año en el que está previsto su debut en la distancia Ironman. El gallego era el triatleta de más prestigio de los inscritos (con miles de participantes entre todas las categorías de edad), pero estando lejos de su mejor forma el resultado era una incógnita frente a rivales locales que lo había preparado al máximo.

En la natación, una vuelta con forma cuadrangular en el lago, estuvo en el grupo de en cabeza, tocando tierra en tercera posición. Los 90 kilómetros ciclistas, también a una vuelta con perfil ondulado, no fueron determinantes y fueron hasta ocho los triatletas que llegaron a la segunda transición separados por apenas medio minuto. Como es habitual en la media y larga distancia, el reglamento no permite ir en pelotón o dándose relevos, sino que hay que ir manteniendo mínimo 10 metros de distancia con el resto y se usa bici tipo “cabra”, a diferencia de en los triatlones de distancia Olímpica.

En la segunda transición fue el más lento de los ocho, entre los cuales hubo algunos que salieron a un ritmo que luego acabarían pagando. Los 21 kilómetros eran casi todo por pistas de tierra con toboganes, de ahí que no fuese fácil llevar un ritmo uniforme. En el kilómetro 2 ya se había colocado tercero, a unos 40 segundos de los locales Dougal Allan y Braden Currie. No tardaría en superar a Allan (quien al final acabaría 5º a más de 5 minutos), pero en cambio Currie se mantuvo en cabeza varios kilómetros más. Javier tuvo que emplearse a tope para alcanzarle hacia la mitad, pero sin poder despegarle con facilidad. Este neozelandés es especialista en media y larga distancia: ganador de este triatlón en 2013, en 2017 del Ironman de Nueva Zelanda y en el de Hawaii fue líder durante el ciclismo hasta que sufrió un pinchazo de rueda. Hacia el kilómetro 15 pudo dejarle atrás, pero sin que la distancia fuese nunca superior a 100 metros. Al final fueron 17 segundos la diferencia en meta, empleando en total 3h57’15”. El tercero, el estadounidense Jesse Thomas (ganador entre otras cosas del Ironman Lanzarote 2016) llegó a 2 minutos.  “Estoy muy contento por haber ganado este triatlón en una zona que tanto me gusta. Me he encontrado mejor de lo que esperaba al llevar poco entrenamiento en 2018 y Currie me ha obligado a darlo todo en la tercera fase. Puede que haya sido el recorrido a pie más duro en el que he competido en toda mi vida por el desnivel.  Hacer 1h12 indica lo a tope que hemos tenido que correr.” Gómez Noya volverá a España a finales de febrero, estando previsto que su siguiente triatlón sea en Cannes el 29 de abril también sobre media distancia.