El turismo de aventura promete seguir siendo uno de los sectores de la industria turística más dinámicos e innovadores de Jordania. De hecho, cada vez son más las rutas y los caminos que el país promueve para aquellos que quieren descubrirlo con un enfoque más aventurero. Gracias al clima y a la gran diversidad de paraísos naturales, Jordania es un paraíso para los amantes del trekking y los deportes de riesgo. ¡No te pierdas los siguientes wadis que te proponemos para tu próxima visita al Reino Hachemita!

  1. Wadi Salaita, para los que comienzan a adentrarse en el trekking

A través del espectacular camino de Heba Trail, el viajero podrá descubrir este espectacular wadi. Perfecto para una escapada desde Amán ya que está a tan solo una hora de distancia. Wadi Salaita forma parte del gran Wadi Mujib, el cañón más famoso de Jordania que se menciona varias veces en el Antiguo y Nuevo Testamento. Se trata de un trekking sencillo, de 3 km a través del cual se descubrirá un paisaje de piedra caliza blanca y piedra sedimental azulada, partes del cañón muy estrechas que permiten bajar por cuerdas a lo largo de 8 metros, varias piscinas en las que dar grandes saltos y bañarse en ellas, además de hermosas cascadas. Lo mejor es terminar  este trekking en una gran meseta y tomar como recompensar un auténtico almuerzo jordano. Este camino de 3 km se puede extender a 12 km si se toma una ruta para continuar a través de más cascadas y presas, hasta llegar a la presa de Mujib.

 

 

  1. Wadi Shqefat, para los viajeros más experimentados

A dos horas del sur de la capital se encuentra uno de los wadis más diversos e interesantes de todo el país. Para aquellos más experimentados, Wadi Shqefat desprende adrenalina en cada rincón. Se trata de un trekking a través de un cañón salvaje en el que destaca el olor a menta fresca, a tomillo y a las plantas de salvia. Durante más de 7 km se podrá realizar rappel por cascadas de 30 metros, hasta llegar a unas piscinas naturales donde relajarse y tomar un baño. El trekking también transcurre entre saltos y toboganes que hacen de este wadi toda una aventura.

 

  1. Wadi Rum, el rey del desierto

La cumbre de Jabal Khazali es la cuarta más alta en Jordania y cuenta con una excelente vista sobre la parte norte del desierto de Wadi Rum. Se trata de un trekking bastante duro, con una duración de tres horas de subida y dos de bajada, que comienza en 900 metros y termina en 1.420 metros de altitud, para contemplar las asombrosas cumbres de Jabal Ron y Jabal Um Ashrin.

También conocido como ‘El valle de la luna’, Wadi Rum puede ser descubierto de muchas formas: en un vehículo 4×4 durante dos o tres horas y explorar lo más importante, en camello e incluso existe la posibilidad de dormir en alguno de los campamentos y disfrutar de la noche estrellada en una de las tiendas de campaña beduinas.

Más información en: www.visitjordan.com