Fuente: Comunicación Javier Gómez Noya

Javier Gómez Noya era la gran atracción del triatlón de Des Moines, una de las citas más prestigiosas del calendario estadounidense, con formato de distancia olímpica pero con el recorrido ciclista con reglamento clásico, el habitual en EEUU. El gallego decidió adelantar una semana su viaje a EEUU para disputar el sábado 9 de septiembre el Campeonato del Mundo de ½ Ironman en Tenesse, para así realizar un test con la bicicleta tipo cabra que se emplea con el reglamento clásico. En Des Moines ya había competido en 2012 y 2013, logrando en ambas ocasiones la victoria, de ahí que su presencia allí fuese acogida con entusiasmo por el mundillo del triatlón estadounidense.

El guion salió como estaba previsto: salió en cabeza del agua con más de medio minuto de ventaja; fue superado en bici por el estadounidense Von Berg, especialista con este tipo de reglamento sin drafting, pero sin perder mucho tiempo; y pudo remontar en la tercera fase para cruzar la meta victorioso con 45 segundos sobre Jason West, quien había llegado con él a la segunda transición y más de dos minutos sobre el mencionado Von Berg. “Estoy muy contento de haber vuelto a ganar en Des Moines, tanto por los buenos recuerdos que me trae este triatlón como por haber servido de puesta a punto para la cita de la que semana que viene. Al principio del ciclismo me costó encontrar el ritmo, de ahí que tuviese que esforzarme más de lo previsto para recuperar el liderato a pie”.

Tras este gran resultado, Gómez Noya permanecerá en los EEUU de cara a ese mundial de Medio Ironman (1.9km de natación, 90km de ciclismo y 21km de carrera), título que ya logró en 2014 y en el que tendrá rivales de muchísimo nivel.