POR MIGUEL ÁNGEL RABANAL

A mis manos llegan unas preciosas zapatillas de triatlón que me cautivan nada más verlas sobre todo por su trasera blanca inmaculada con el logo de NW, la banda negral del tendón de Aquiles y la cinta negra específica de triatlón para poner las gomas.

El color blanco y negro de la zapatilla, le confiere a esta zapatilla una estética especial tanto por la parte superior como por la suela de fibra de carbono.

 

El upper de la zapatilla está hecho en cuero cosido con costuras muy bien rematadas y con perforaciones que permiten una mayor ventilación.

 

Esta aireación se ve incrementada por un agujero en la parte inferior del primer velcro pequeño.

Y si esta ventilación no fuera poco, nos encontramos con paneles que permitirán un secado rápido del pie tras la T1, en la que muchas veces el triatleta se calza la zapatilla con los pies aún mojados por el agua que le escurre de todo el cuerpo. Este sistema se denomina Air Flow Sistem.

 

 

 

 

 

 

La plantilla se encuentra en sintonía con las ventanas inferiores y tiene una serie de perforaciones estratégicas, sin renunciar a un acolchado de EVA que tiene un tacto muy agradable sin restar rigidez en la pedalada.

 

 

 

 

 

 

El talón de la zapatilla cuenta con una tira específica de triatlón que se ancla en la parte central de la zona del talón en lugar de en los bordes, consiguiendo aunar funcionalidad y estética.

El velcro principal abraza y ajusta perfectamente el pie a la zapatilla impidiendo cualquier movimiento que no sea el del pedal.

El velcro situado en la continuación de la hebilla permite abrocharlas cómodamente para poder afrontar una T1 más rápida y fluida.

 

 

 

 

 

 

A pesar de lo blanco de la zapatilla, se agradece que el interior sea negro puesto que al correr descalzo antes de ponerse la zapatilla tiende a ensuciarla de esta forma son más “sufridas”.

El talón y la puntera tienen una personalidad propia, además de estar muy bien contorneadas para impedir molestas rozaduras y tener un ajuste perfecto a los pies.

El talón cuenta con más perforaciones de aireación en sus laterales, y una base de goma con relieve de puntos para un mayor agarre que impide resbalones nos bajamos de la bicicleta.

La puntera tiene un simple plástico hueco que permite amortiguar cuando andamos con la cala puesta.

La suela es de fibra de carbono y le otorga una gran ligereza, siendo una de sus señas de identidad.

En la misma suela se puede apreciar que es compatible con diferentes tipos de pedales de ciclismo pero con quien mejor conjuga su unión, es con los pedales Speedplay, que es un pedal revolucionario del cual ya hablamos en la anterior prueba de producto. VER TEST

Las prestaciones sobre la bicicleta son inmejorables y permiten un pedaleo eficiente. La finura de la suela no es impedimento para que se comporte con una gran rigidez consiguiendo una transmisión efectiva de la fuerza que ejercemos sobre el pedal.

Para la prueba he usado un número 46 que se corresponde con los 30 cm de longitud, pero lo noté un poco justo para usar con calcetines gordos por lo que se deberá tene resto en cuenta de si solo las vamos a usar para competir descalzos o también haremos uso de ellas para entrenar en cuyo caso conviene elegir un número más amplio al que usamos habitualmente en cm.

 

PESO: poco más de 300 g en mi número (46) y sin calas.

PRECIO: 139 €

 

CONCLUSIÓN:

Zapatilla compacta y con un acabado impecable, que combina funcionalidad y estética para el triatlón. Se caracteriza por una buena ventilación por sus ventanas y perforaciones; un ajuste preciso por su tira ancha; y un buen comportamiento sobre la bicicleta por la rigidez y ligereza de su suela de fibra de carbono. Todas estas prestaciones la convierten en una firme candidata a ser una de las mejores zapatillas de triatlón de gama media-alta del mercado con un precio bastante ajustado.

 

MÁS INFORMACIÓN: