Si hay una fecha señalada para los amantes del trail es la de este sábado 15 de Julio, The Tahoe Rim Trail 100 mile Endurance Run, una de las citas más atractivas del trail running.

No hay corredor de ultra trail que no desee formar parte de esta prueba y el atleta español, Chema Martínez, no podía ser menos. Y es que, confiesa, llevaba tiempo queriendo participar en este exigente recorrido de cien millas en incomparable paraje a través de las montañas californianas de Sierra Nevada.

Una carrera que es considerada la más difícil de las que existen en esta modalidad no en vano las estadísticas indican que un tercio de los corredores que inician este recorrido no consiguen completarlo.

Dificultad que se incrementa con la meteorología, este año aún podemos hay nieve y existe bastante probabilidad de tormentas eléctricas, además de las temperaturas.

La aventura discurrirá a través de senderos de alta montaña entre coníferas y bosques característicos de esta zona, en el lado noreste del lago Tahoe en la frontera entre California y Nevada, llegando a alcanzar los 8000 pies de altura en su punto más alto.

Un total de ciento sesenta kilómetros con salida y llegada en el Spooner Lake State Park, a 7000 pies de altura.

Desde allí  correrán una milla aproximadamente hasta la orilla del lago Marlette desde donde seguirán subiendo a través de caminos y senderos de arena. Tras una dura subida llegarán a uno de los puntos más emblemáticos considerado por muchos como el mirador del infierno (“glimpse of hell”).

Porque que si hay algo que caracteriza a esta prueba son las fuertes subidas y el espectacular paisaje que rodea el lago Tahoe, puntos como el anteriormente marcado o el Diamond Peak que alcanzarán tras una subida de 1700 pies a lo largo de dos millas.

El fondista olímpico ha cargado la maleta de su ya habitual fuerza, energía y optimismo y promete dar mucha “guerra” en el que será el primer gran reto de la temporada, un año en el que Chema Martínez no ha dejado de entrenar ni un sólo día, con las adaptaciones de entrenamiento necesarias para afrontar este tipo de pruebas.

Una experiencia que el madrileño compartirá día a día con sus seguidores y amigos a través de las redes sociales, redes que no debemos perder de vista ya que nuestro Chema llega a Tahoe “pisando fuerte” y no se lo va a poner fácil a sus rivales.