Por HILARIO REAL MILLAS (psicólogo deportivo, coach y triatleta). No dejes de visitar su blog www.hilarioreal.com

Imaginad que sois el jefe de selección de una importante empresa y estáis contratando nuevos empleados, ¿reclutaríais trabajadores que compiten en triatlón? ¿Considerarías un punto a favor que fuesen triatletas?

Si bien es cierto que algunos competidores, a medio camino entre el “quiero” y el “puedo”, el “debo” y el “tengo”, pierden el equilibrio y dejan de lado aspectos laborales, sociales y personales obsesionados con mejorar sus resultados deportivos; triatletas que dan un paso atrás en sus responsabilidades como amigo, pareja, padre, hijo…; empleados que olvidan su desarrollo, que llegan cansados y ponen poca atención en sus puestos de trabajo…

Pero la gran mayoría de los trabajadores y triatletas tienen una predisposición a mostrar el tan famoso, valorado y perseguido “talento”. ¿Qué cualidades tienen las personas talentosas? Parece ser que son las 10 siguientes, las mismas que puedes observar en la mayoría de los apasionados del nadar, montar en bici y correr:

1 Saben lo que quieren. Los triatletas somos decididos y tenemos un gran criterio. Bien es cierto que nos gusta mirar las diferentes opciones pero cuando ponemos el punto de mira en algo, cueste lo que cueste, lo conseguimos.

2 Proactivos. Nosotros no nos paramos a ver las oportunidades pasar, ni tan siquiera nos enganchamos a las que vienen, los triatletas las creamos. No solo eso, además somos descubridores de soluciones. Vete a la T1 de un ironman y veras un sinfín de inventos ingeniosamente prácticos.

3 Disciplinados. El tratleta que no es disciplinado al menos tiene un caos perfectamente disciplinado. Conozco a varios que tenían un entrenamiento de 100km, rompieron la bici por la mañana, la arreglaron y salieron por la tarde a terminar los kilometros que faltaban para completar el entrenamiento. No solo es disciplina, también son buenos hábitos.

4 Evitan la dispersion. Un triatleta conoce la manera de estar focalizado en su tarea y estar pendiente de lo que la acción le ofrece, además controlando todas las variables. Una competición es un claro ejemplo. Por otro lado, el trialeta es experto en sacrificar si es necesario, acostumbra a decir “no” a actividades como salir y también a la comida comida basura, a perder el tiempo…

5 Pacientes. La paciencia está en horas bajas entre los del gremio pero es nuestra base. Un impaciente no entrena en enero para lo que va a competir en julio. También los hay que salen a entrenar lesionados presos de la impaciencia, normalmente éstos no llegan muy lejos.

6 Austo-responsables. Quejicas los hay en todas partes pero un triatleta es más fácil que diga “no he tenido el día” a culpar rivales, circunstancias  y elementos. El triatlón es un deporte individual y lo que muestra el resultado final se corresponde a lo que ha dado durante la competición y esto a su vez refleja el esfuerzo y precisión en los entrenamientos. La palabra “suerte” no se escucha demasiado.

7 Determinación. ¿Puedes describir a tu amigo triatleta con 3 adjetivos? Me atrevería a decir que la mayoría nos ven como seres con una determinación extraordinaria y no se equivocan; poco más queda que añadir.

8 Mentalmente sanos. Perfectamente equilibrados y el triatlón nuestra dosis necesaria de locura. Yo me atrevería a afirmar que la estabilidad emocional de quien practica triatlón está por encima de la media gracias sus escarceos con retos insanos.

9 Rodearse de personas adecuadas. Yo más que eso diría que no tenemos ni tiempo ni energía para personas tóxicas, es decir, que somos más de calidad que de cantidad. Un drama no es más que invertir energía en un problema que lleva a otro, quien entrena y compite triatlón tenderá a evitarlos.

10 Mejora continua. Sprint, olímpico, medio, ironman y Kona; eso de la mejora continua va en la velocidad y en la distancia. Hay quien se obsesiona pero la gran mayoría llegamos al punto de tratar de mejorar invirtiendo lo mismo o tal vez con menos dedicación no lograr peores resultados.

Ser triatletas no implica tener talento en el trabajo y ni mucho menos quien es talentoso compite triatlón, pero sin duda, quien lo practica sin obsesión seguramente muestre cierta predisposición a mostrar talento en su puesto de trabajo.