Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por Antonio Javier Barrón Jurado

SAUCONY RIDE 10

La marca estadounidense nos trae la décima edición del más que asentado modelo “Ride”. Diez años después de la presentación de la primera versión, la Ride 10 nos trae una mejora considerable, sobre todo en el upper, que la aúpan hasta lo más alto de las zapatillas de gama alta de la marca.

 

UPPER

Si algo caracteriza al upper, es la ausencia de costuras. Para ello Saucony, sigue confiando en la tecnología “FlexFilm,  a base de una malla muy ligera y transpirable, reforzada por tiras sintéticas termoselladas que actúan a modo de refuerzo.  Cabe destacar, la protección en la zona de la puntera, del mismo material que el resto de los termosellados. Es personalmente el más conseguido hasta ahora de todas las Saucony que he testeado.

El número de termosellados es mucho menos que en el modelo anterior, es más, en la zona del mediopié se han eliminado, lo que favorece un movimiento más natural del pie.  Destacan los termosellados en forma de “Z” de los ojales, que una vez apretados los cordones, configuran un extraordinario ajuste y  estabilidad.

Como adelantaba al inicio, la mayor revolución la encontramos en el upper. Una malla muy suave, dotada con muchos agujeros, maximizan la transpirabilidad y la evacuación del sudor.

Cualquier zapatilla Saucony, destaca por el confort que aporta a los corredores, y las nuevas Ride 10 no podían ser menos. La comodidad del pie es muy buena, gracias, en parte, al acolchado del collarín de la zona del tobillo (que ha aumentado con respecto al modelo anterior) y a la zona donde descansa el tendón de Aquiles.

Al ser una zapatilla pensada para corredores de pisada neutra, pero cuyo primer contacto con el suelo sea con el talón, posee un consistente contrafuerte  y, además, como novedad en este nuevo modelo, encontramos un refuerzo en vertical, que maximiza al estabilidad de cada pisada sin penalizar comodidad.

Los cordones son planos y semi-elásticos y la lengüeta sólo está cosida al upper por su extremo más anterior.

 

MEDIASUELA

Como no podía ser de otra forma, los de Saucony han dotado a estas Ride 10 con el  ya conocidísimo EVERUN. Esta  tecnología aporta al corredor una  amortiguación de larga duración, más viva y más sensible, con aterrizajes suaves y despegues energéticos. Mantiene las medidas de su antecesora, con un drop de +8mm (27 mm en el talón y 19mm en los metatarsos) .

 

SUELA

Podemos observar cuatro módulos de dos densidades bien diferenciadas.  Por un lado compuestos de caucho XT900 (más denso) en la parte media  y posterior; al ser un material más consistente, nos dará un plus de durabilidad y agarre, pues está pensado para recibir el primer apoyo. Una pieza ubicada justo en la parte más anterior de la suela, destinada al último impulso, con el primer dedo del pie, también está construida en XT900.  Por otro lado, el iBR+ es otro de los protagonistas; un material de una densidad menor y situado en forma de zig-zag (TRI-FLEX) dotan a las Ride 10 de una mejor distribución de la presión de propulsión en el momento del despegue de los dedos. A pesar de tener un perfil bastante alto, la sensibilidad del terreno no es poca, gracias a la buena profundidad del taqueado en el antepié. Es una suela muy versátil que, al combinar  estos dos compuestos, nos facilita correr tanto por asfalto como para correr por terrenos algo más irregulares.

 

VALORACIÓN

Ya sabéis que, en Sportraing, tomamos medidas de las zapatillas para ser lo más objetivos posible en el análisis de parámetros que afectan al rendimiento en carrera.

Uno de los parámetros que más determina el rendimiento, biomecánicamente hablando, es el diferencial entre la altura del upper y al anchura de la mediasuela en la zona de los metatarsos, y su relación con la altura del perfil en esa misma zona.

Estas medidas las hemos tomado en el modelo que hemos probado, de una talla 11 USA.

Con el calibre en la mano, tomamos 98mm de ancho del upper en los metatarsos, mientras que 113mm en la mediasuela en ese mismo punto. El resultado de esa diferencia es +15mm (entre ambos lados).

Otro de los datos importantes a tener en cuenta, es la relación existente entre la altura de la mediasuela en los metas, y el diferencial anteriormente obtenido. Como ya comentamos antes, la altura de la mediasuela en zona de metatarsos es de 19mm, mientras que el diferencial de la anchura es de 15mm, por lo que el resultado es de +4mm. La información que nos aporta este dato, es que no sólo nos garantiza una gran estabilidad, sino que no nos penalizará demasiado la reactividad (a pesar de  tener una altura de +19mm) gracias a la buena correlación con el ancho del upper (esta relación no debería pasar de +10mm para no comprometer al estabilidad).

Su peso es de 269g, otro parámetro muy importante. Si tenemos en cuenta que es una zapatilla con bastante amortiguación (tiene una capa de +3mm de TOPSALE de EVERUN debajo de la plantilla) y confort, no es, para nada, un peso exagerado.

Pensadas para corredores de peso medio/alto, con pisada neutra, que realicen su primer apoyo con el talón (el control, en esa zona, gracias al conseguido contrafuerte aporta un gran soporte). Ya en el modelo anterior consiguieron eliminar mucho material de corte, sustituyéndolo por termosellado; pero en ésta versión la cantidad de termosellado es menor aún, con lo que el upper es más suave y flexa mejor.

También destacar que, a diferencia de la serie ISO, que lleva la lengüeta cosida al upper, la RIDE 10 no, por lo que se mueve con bastante facilidad, a pesar de llevar una presilla.

Se trata de una zapatilla con una transición muy bien dirigida y suave debido a la pieza vertical que han colocado en el talón y a la construcción de la mediasuela, que agradecerán corredores que talonen.  Esto maximiza las sensaciones por cualquier tipo de terreno a ritmos medios. Como es una zapatilla con una pisada muy natural,  aquellos corredores que apoyen de mediopié también podrán disfrutar de sus prestaciones.

En principio, tener una gran amortiguación, se traduce en un elevado perfil de mediasuela favoreciendo una pérdida de la estabilidad, debido al aumento del brazo de palanca. ¿Cómo solucionar ésto? De dos formas: por un lado con un contrafuerte bastante rígido y, por otro, con una mayor anchura de la mediasuela, que normalmente conllevaría una pérdida de sensibilidad del terreno, pero que, gracias a la buena profundidad del taquedado, esto se minimiza.

Si eres un corredor polivalente, que corre un gran abanico de distancias y por diferentes superficies, las Saucony Ride 10 te garantizan confort, estabilidad y amortiguación para hacer frente a tus necesidades.