Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

Test realizado por Miguel Ángel Rabanal

En esta ocasión he probado el nuevo modelo un poco más “minimalista” que Adidas ofrece para entrenar y es que la marca alemana nos tiene acostumbrados a un elevado drop, mucha amortiguación y estabilidad, pero en este caso, me ha sorprendido el perfil más reducido y un drop que pasa de los típicos 10 a los 8 mm, notándose una zapatilla que va más pegada al suelo.

La publicidad nos dice que se trata de una zapatilla especialmente diseñada para corredores urbanos que aprovechan cada entrenamiento para explorar y disfrutar de la ciudad:

Stephan Schneider, director de producción de Adidas Running, ha declarado: “En cada rincón del mundo, los corredores aprovechan cada salida para descubrir su ciudad y expresar su creatividad explorando nuevas rutas que les planteen nuevos retos. Hemos creado un diseño que responda a las circunstancias de ese tipo de corredor urbano, ofreciéndole una experiencia que se adapte a sus necesidades. Para eso hemos combinado un drop de 8 mm con la tecnología Boost en la mediasuela, favoreciendo una pisada más estable y una mayor tracción“.

Siguiendo la tendencia actual del entrenamiento urbano, me considero un fanático del mismo y en las sesiones que realizo con mi Escuela de Running Intelligent-Interval en León, Oviedo, Ponferrada, Mallorca o Madrid, no hay una calle que dejemos sin explorar, aprovechando las multiples posibilidades que nos aporta la ciudad para hacer ejercicios de series, fuerza, técnica, velocidad…

Tras probarla en diversos entrenamientos urbanos por León te voy a contar cual es mi experiencia haciendo un repaso por las diferentes partes de este nuevo modelo de Adidas.

 

UPPER:

La parte superior está construida en una sola pieza con un tejido denominado Knit, que además de sofisticado me resulta extremadamente sencillo y minimalista por la ausencia de costuras así como su delgadez. La sensación es como si tuviéramos puesto un calcetín, lo que me recuerda al primer modelo de UltraBoost de hace unos años, que se caracterizó por su increíble comodidad, y en este caso Adidas se supera al proporcionar además un tacto y suavidad que nunca antes había visto en otros modelos, y es que la parte interna está recubierta de una especie de ante que te está pidiendo a gritos que las calces.

La única pega es cómo se comportarán tras el paso de los kilómetros por la ciudad ante los constantes giros y saltos, pero creemos que el material elástico permitirá que haya menos roturas que otro tipo de zapatillas con tejidos más rígidos.

Me ha llamado la atención que las 3 bandas laterales características de Adidas, son como un dibujo que se ha hecho al tejido sin incluir ninguna pieza externa de plástico a modo de refuerzo.

La lengüeta sigue la sintonía del interior de la zapatilla siendo también de ante, y no cuenta con acolchado salvo en la parte superior y es sumamente fina. Además por sus múltiples perforaciones ofrece una excelente ventilación en cada zancada que damos. Los cordones tienen una disposición clásica y se deslizan perfectamente por el suave tacto de la lengüeta.

La parte delantera cuenta con unos refuerzos internos sin costuras a modo de barrera protectora del pie para que no se vaya ni se desplace en los giros o corriendo cuesta abajo.

La zona del talón tiene un suave acolchado para la zona del tendón de Aquiles y tiene un diseño en forma de S para evitar rozaduras, aunque menos acentuado que en otros modelos de Adidas que eran muy exagerados. Según la marca, a este talón moldeado le denomina Fitcounter y tiene la finalidad de proteger y favorecer el movimiento natural del tendón de Aquiles.

A cada lado del talón, a modo de refuerzos, encontramos dos piezas rígidas en negro que ofrecen la rigidez necesaria para ofrecer una buena estabilidad a la zapatilla ante aceleraciones, desaceleraciones y cambios de inclinación del terreno.

 

 

INTERIOR:

Es una zapatilla con una horma muy amplia y holgada en la zona del antepié lo que le ofrece mayor libertad al pie y no limita la movilidad del mismo.

Cuenta con una plantilla muy fina que permite un contacto casi directo con la mediasuela.

Justo por la parte contra opuesta al dibujo de las 3 bandas externas, incluye otras 3 bandas de refuerzo interno que van de la mediasuela a la zona de los cordones para asegurar un mayor ajuste cuando atamos los cordones.

 

MEDIASUELA:

Compuesta por su ya archiconocido material Boost de retorno de la energía sin límite y que en este caso es del 100% Boost sin incluir ningún añadido de EVA.

Lo más característico de este modelo son los perfiles que tienen una altura del antepié de 10 mm y del talón de 18 mm, lo que arroja un drop de 8 mm, el más bajo de Adidas en los últimos años, a lo que hay que añadir que la parte del mediopié se ve ligeramente aumentado para favorecer una pisada más eficiente y ligeramente adelantada, como ocurre cuando corremos descalzos.

Se elimina el mítico sistema Torsión.

Para adecuarse a la morfología del pie cuenta con un ligero estrechamiento en la parte interna que se ajusta perfectamente al puente del pie y no llevan ningún control de la pronación por lo que permiten una pisada totalmente natural.

 

SUELA:

Es la misma que viene utilizando en otros modelos y que tan buenos resultados está ofreciendo, se trata del StretchWeb que cuenta con mútiples orificios que dejan a la vista el material Boost, teniendo un contando directo con el mismo y permitiendo una flexibilidad en todas las direcciones.

En la zona de la articulación de los metatarsianos además de ser más ancha de lo habitual sobresaliendo a los lados, cuenta con dos inserciones de color en los laterales que no están por mero adorno sino que sirven de abertura estratégica para flexionar y aprovechar el gesto natural del pie, pudiendo aprovechar la energía que los flexores de los dedos ofrecen en el último impulso que se da en cada zancada y que con otros modelos de Adidas no se notaba por su rigidez.

El agarre es excepcional tanto en superficies mojadas con en seco, sobre todo en asfalto y cemento. Incluso tienen buena adherencia en zonas con graba suelta, aceite de los coches y pasos de cebra.

 

 

VALORACIÓN FINAL:

Vemos como Adidas ha dado un paso para mejorar la biomecánica natural del pie incorporando detalles que no se apreciaban en otros modelos. Son por tanto un modelo ligero, sumamente versátil y adecuado para todo tipo de corredores de pisada neutra que se decantan por esa tendencia actual del “natural running”.

En resumen, nos encontramos con una zapatilla muy ágil, notando que vamos pegados al suelo y que podemos hacer giros y cambios de dirección muy rápidos y con buena tracción, sintiendo que se adaptan bastante bien a nuestra biomecánica natural del tobillo, sin dejarlo desamparado en cualquier situación que se nos plantee por la ciudad.

Recomendada para cualquier distancia y enfocada a corredores de asfalto de pisada neutra que buscan una zapatilla ligeramente minimalista, pero que sea reactiva y estable.

PRECIO: 140€