Marino Vanhoenacker entrenando en Club La Santa (Foto: Bob Foy)

Mientras se acerca el cierre de inscripciones (el 30/4 a medianoche) para la 26ª edición del IRONMAN Lanzarote, siguen apuntándose triatletas para estar en la cita conejera el próximo 20 de mayo.

Entre ellos, el belga Marino Vanhoenacker, con 15 títulos de Campeón de IRONMAN y una 3ª plaza en el IRONMAN Hawai de 2010. A sus 40 años, decide por primera vez enfrentarse al reto que supone la prueba lanzaroteña. Y lo hace cuando ya han confirmado su participación los tres últimos ganadores, Jesse Thomas (USA) 2016, Alessandro Degasperi (ITA) 2015 y Romain Guillaume (FRA) 2014, así como unos cuantos otros triatletas de renombre como el francés Cyril Viennot, campeón del mundo ITU 2015 y dos veces top 6 en Kona, Hawái.

“Lanzarote es un clásico que nunca hice. Ahora es el momento. Vine a Club La Santa en abril para hacer mis deberes antes de decidirme. Me hace mucha ilusión competir aquí para ver hasta dónde puedo llegar y creo que podría ganar, aunque debo admitir que aquí me será más difícil que en otras carreras: el recorrido no va con mi estilo de competir y, además, hay mucho nivel” nos cuenta este hombre que fue récord del mundo en IRONMAN en 2011 (Austria).

“Llevo viniendo a la isla unos 15 años. Al principio, entrenaba con Luc van Lierde y siempre me iba de la isla peor que al llegar porque me destrozaba en cada campus de entrenamiento. Después de los dos primeros años, dije que no volvería nunca a esta isla, que no me convenía. Dejé de venir durante 7 u 8 años, pero luego, los últimos 6-7 años, he vuelto un par de veces en invierno. Ahora, no diría que haya conquistado la isla, pero sí aprendido a vivir con ella. No sirve combatir el viento ni la montaña, hay que absorberlos y vivir von ellos, y es lo que hice los últimos años. A menudo la gente me ha preguntado por qué no corría Lanzarote, pero siempre he contestado que era demasiado dura y con demasiado viento. Ando bien en bici, pero no soy bueno en escalada. Siempre he pensado que, si haces una carrera tan exigente, arruinas el resto de la temporada, pero esto era cuando aún quería ir a Kona, y ahora que ya no es el caso, veo todo desde otra perspectiva” añade este belga, dando a entender que irá “a tope o a casa”, como suele hacer siempre al competir en un IRONMAN.

“A mí, me gusta arriesgarme y cuando compito, lo doy todo, así que, por qué no aplicar lo mismo a la hora de elegir la carrera. Después de una carrera más bien mala en Nueva Zelanda, me queda energía y gracias al tiempo entre ambos eventos, creo que ha llegado el momento de entrar en la historia de Lanzarote. Sigo convencido de que quizás tenga demasiados puertos para poder ganar, que esta carrera es demasiado dura y lenta para mí, pero también tengo muchas ganas de averiguar si realmente es así o si puedo hacer algo bueno aquí” dice Marino Vanhoenacker.

Las campeonas de los últimos tres años entrarán en acción
También se han inscrito las tres últimas campeonas del IRONMAN Lanzarote: Lucy Gossage (GBR), ganadora de 2014; Diana Riesler (GER), en 2015; y Tine Holst (DEN) que ganó en 2016 y viene a defender su título.
La gallega Saleta Castro, la británica Lucy Charles (3ª en 2016) y la belga Alexandra Tondeur (2ª en 2016), son algunas de las otras profesionales que intentarán destacar.

Tine Holst venciendo en IM Lanzarote 2017 (Foto: James Mitchell)

Recorrido de maratón: cambios para mejor: dos vueltas en vez de tres
Los 42,2 km de la maratón seguirán bordeando el océano Atlántico por todo Puerto del Carmen y más allá de Playa Honda, pero este año irá hasta el final de Arrecife, dando la vuelta al pintoresco Charco San Ginés, donde la gran presencia de bares y restaurantes prometen ofrecer a los corredores mucho ambiente, música y espectadores. Este cambio a dos vueltas en vez de tres, permitirá más amplitud resultando en mayor comodidad para los participantes. La primera vuelta será de unos 30 km y la segunda, mucho más corta, de aproximadamente 12 km.

Mapa de la Maratón