¡PON A PUNTO TUS ESQUÍS SIN PASAR POR EL TALLER!

Texto: MIGUEL CASELLES

Por poco uso que demos a nuestros esquís, precisan de periódico mantenimiento y de simples reparaciones. Con unos conocimientos básicos y unas pocas herramientas podemos prolongar las prestaciones de las tablas con las que tanto disfrutamos y retrasar el paso por el taller. Los siguientes consejos en cuanto a cuidados y herramientas sirven para tablas de esquí alpino, de esquí de montaña y de snowboard.

 

 

PUESTA A PUNTO GENERAL

El constante deslizar sobre todo tipo de nieve, la humedad y la baja temperatura, unido a los inevitables raspones sufridos por piedras o arena, condicionan la durabilidad y rendimiento deportivo de cualquier tabla de esquí. Razón por la que después de cada salida conviene comprobar el estado de las tablas y actuar en consecuencia. Añadiendo que una vez finalizada la temporada de esquí las tablas merecen un repaso intenso por parte de un taller profesional, algo que agradecernos al inicio de la nueva temporada.

Del buen estado de nuestras tablas de esquí va a depender que aprendamos a esquiar mejor y más rápido o que mejoremos las técnicas ya conocidas. Una tabla mal cuidada no ofrece las prestaciones para las que ha sido construida. Por ello, además de comprobar el estado mecánico y ajuste de las fijaciones respecto de la bota, tres intervenciones periódicas sobre las tablas de esquí son fundamentales en toda revisión. Por este orden: reparar suelas, repasar cantos y encerar.

 

VOLA RACING TE LO PONE FÁCIL

La empresa francesa VOLA RACING –www.vola.fr– se dedica a la producción de ceras y material de reparación de esquís. Está radicada en los Alpes, a los pies del Mont Blanc, y lleva un siglo brindando a los esquiadores recursos que hacen mucho más fácil la práctica de su deporte.

Bajo el asesoramiento de técnicos que trabajan con material de la marca VOLA RACING, a continuación vamos a señalar los pasos básicos para un correcto mantenimiento de unas tablas de esquí, ya sean de alpino, montaña o snowboard. Para su mejor comprensión recurriremos a didácticos tutoriales de video editados por www.mgb-snowculture.com, tienda especializada en mantenimiento y reparación. Naturalmente si lo aquí mostrado lo potenciamos con un curso presencial de iniciación al mantenimiento de esquís -clubes, federaciones, asociaciones y centros privados los ofrecen- el proceso de aprendizaje será mucho más eficaz.

Para empezar necesitamos una mesa estable o un banco de trabajo, tres tornillos de sujeción donde afianzar los esquís y unas gomas elásticas con las que sujetar plegados los frenos de los esquís. Así trabajaremos cómodamente sobre las tablas y con las herramientas y productos necesarios. A modo de maletín básico de mantenimiento iremos nombrando las diferentes herramientas y productos con los que paso a paso vamos a dejar a punto nuestros esquís.

 

REPARACIÓN DE SUELAS

La parte de las tablas que más desgaste y erosiones sufre es el patín -parte media de la suela- ya que recibe el peso y la fuerza que imprime el esquiador en la conducción del esquí. Cualquier piedra tapada, por pequeña que sea, provocará rasguños más profundos en esta zona.

El proceso para reparar esos surcos o agujeros pasa primero por la limpieza de la suela mediante cepillado y líquido disolvente, después se rellenan los surcos con candela de polietileno derretida por fuente de calor -cofix- y finalmente se alisa la suela raspando el cofix sobrante con una rasqueta metálica.

 

Proceso:

  1. Limpiar suela. 2. Rellenar surcos/agujeros con candela de cofix. 3. Enrasar suela.

 

Herramientas y productos necesarios:

Cepillo de bronce / Cepillo de nylon / Disolvente / Candela de cofix / Mechero / Rasqueta metálica / Estropajo

 

Vídeo REPARACIÓN SUELAS:

 

AFILADO DE CANTOS

Si en los cantos de la tabla se advierte oxido daremos varias pasadas con una goma abrasiva. Una vez haya aflorado el brillo del metal comprobamos si el canto está erosionado por rebabas prominentes, si es así las eliminaremos dando un par de pasadas con piedra abrasiva.

Después afilaremos los cantos utilizando un angulador porta-limas imprimiendo repetidas pasadas. Dependiendo de la tabla el ángulo de afilado puede ser diferente, aunque la mayoría de esquís salen de fábrica con un ángulo lateral de 88º. Si las rugosidades del canto son leves utilizaremos un diamante destinado al pulido fino. En cualquiera de los casos siempre unas pasadas con el diamante darán a los cantos el pulido final idóneo. Utilizar el diamante después de cada sesión de esquí evitará utilizar la lima más de lo debido.

 

Proceso:

  1. Quitar oxido. 2. Desbastar canto. 3. Afilar con lima. 4. Pulir con diamante.

 

Herramientas necesarias:

Goma abrasiva / Piedra abrasiva / Angulador / Lima / Diamante

 

Vídeo AFILADO DE CANTOS:

 

ENCERADO

Una vez hemos puesto a punto suela y cantos toca encerar las tablas. El cometido del encerado es proteger e hidratar la tabla favoreciendo un optimo deslizamiento sobre la nieve. Existen diferentes tipos de cera dependiendo de la abrasividad de la nieve, temperatura y humedad. En el caso de los esquís de montaña se comercializan ceras especificas compatibles con el continuo pegado/despegado de las pieles de foca.

A principio de temporada conviene aplicar dos capas de encerado. La primera capa será cera base dura, con un punto de fusión alto, y su cometido es proteger la suela. Esta capa al ser más dura aguanta más tiempo y solo se repone de vez en cuando, dependiendo del número de sesiones de esquí. La segunda capa, más blanda, es la que aporta deslizamiento a la suela del esquí y al sufrir más desgaste se debe reponer después de cada salida de esquí. La elección de esta cera  dependerá del tipo de nieve y de las condiciones ambientales, ante la duda una cera universal es válida para todo tipo de nieve.

Inicialmente limpiaremos los restos de encerados anteriores y suciedad adherida mediante cepillado y disolvente. Posteriormente extenderemos las ceras por separado respetando los tiempos de enfriado. Ambas capas de cera se aplican utilizando una plancha eléctrica especifica con la que se derrite y extiende la cera sobre la suela de la tabla. El proceso de encerado finaliza raspando la cera sobrante con una rasqueta de metacrilato y cepillando intensamente la suela.

 

Proceso:

  1. Limpiar suela. 2. Aplicar cera. 3. Raspar cera. 4. Cepillar cera.

 

Herramientas y productos necesarios:

Cepillo de bronce / Cepillo de nylon / Cepillo de crin / Disolvente / Plancha / Cera base / Cera universal / Rasqueta de metacrilato

 

Vídeo ENCERADO:

 

ESQUÍS SIEMPRE A PUNTO

Gracias a estas tres actuaciones tendremos en optimas condiciones, y en todo momento, nuestras tablas de esquí o de snowboard. Como ya hemos comentado este mantenimiento básico y habitual retrasará las citas con el taller profesional optimizando prestaciones deportivas y fluidez a la hora de esquiar. No hace falta ser muy “manitas” y la inversión inicial en la compra del material necesario pronto se rentabiliza. Sin olvidar que la satisfacción que todo esquiador experimenta al poner a punto sus tablas con sus propias manos es un valor añadido al puramente deportivo.

 

MÁS INFORMACIÓN:

Tutoriales y venta de todo lo necesario para mantenimiento/reparación de esquís:

www.mgb-snowculture.com

VOLA RACING: www.vola.fr