Saucony triumph iso 3

SAUCONY TRIUMPH ISO 3 (Por Andrés Polledo Pando)

 

Dentro de la admiración que ha despertado desde el principio el modelo de zapatilla Triumph ISO, ahora llega al mercado el nuevo modelo ISO 3 con la dificultad que conlleva el mejorar una zapatilla tan lograda como la versión anterior, la triumph ISO 2.

Es por todos ya conocido el sistema de amortiguación que tan buen resultado está ofreciendo: el  EVERUN, un material que no pierde nunca sus propiedades. Una de las novedades más importantes la encontramos precisamente aquí, ya que esta vez han introducido el sistema EVERUN dentro de la suela, quedando oculto a la vista, lo que proporciona una mayor estabilidad, se produce una distribución de la fuerza sobre un área mayor, reduciendo de esta forma los picos de presión local. A su vez, la inclusión del topsole colocando el material de amortiguación más cerca del pie y nos ofrece una carrera energéticamente menos agresiva y más eficiente. En Saucony buscan con este sistema de amortiguación que corramos mejor durante más tiempo, de ahí que según ellos, el EVERUN nos devuelva un 83% de la energía que absorbe, algo que se agradece sobre todo al cabo de unos minutos, cuando más necesitamos ese retorno para mantener la técnica de carrera.

 

En cuanto al sistema ISO igualmente han hecho un gran esfuerzo por mejorar un sistema que ya había muy buenos resultados, interiorizando las tiras delanteras del calcetín que recubre el pie mejorando, si cabe, su ajuste. Esta forma de ajuste elimina cualquier tipo de rozadura y hace una sujeción de lo más confortable. Gracias a que cualquier fijación adherida a la zapatilla para su ajuste es mínima, aumentan las zonas transpirables tanto en la zona del talón como del antepié teniendo una gran transpirabilidad. A pesar de ello, se ajusta de forma uniforme y cómoda por todo el empeine.

Zapatilla muy equilibrada  debido a que el contrafuerte del talón, con un refuerzo con la rigidez necesaria para permitir movimiento, estabiliza el tendón de Aquiles sin restar un ápice de comodidad debido a la suavidad que ofrece el acolchado. La adaptación del pie a la zapatilla se ve aún más favorecida con la plantilla de 4mm con la forma anatómica del pie.

El drop de se mantiene en 8mm, pero la altura de la zapatilla ha disminuido notablemente con su antecesora, ya que es 3mm más baja (19mm del antepié por 27mm del talón) y el estar más cerca del suelo nos da una mayor sensación del terreno y de estabilidad.

Un parámetro que medimos siempre en los tests que realizamos en Sportraining, ya que es bastante determinante para el rendimiento de la zapatilla al correr, es el diferencial en la anchura upper/mediasuela en la zona del metatarso, el cual suele ser bastante acentuado en Saucony debido a que sus modelos no tienen precisamente un perfil bajo en la mediasuela para darle así más importancia a la amortiguación, lo que aumenta el brazo de palanca (altura desde el talón hasta el suelo) y con ello la “inestabilidad” en la pisada; y para contrarrestar esto incrementan este diferencial en busca de una mayor estabilidad, aunque el “efecto secundario” es que con ello se puede minimizar la reactividad en el impulso.
El ancho del upper que hemos medido en esta zona es de 93mm, mientras que el de la mediasuela es de 108mm (para una talla 8’5 USA), lo que nos da un diferencial de 13mm entre ambos lados (si miras la zapatilla desde arriba, es la porción de mediasuela que vemos a ambos lados del upper), que al relacionarlo con la altura de la mediasuela en la misma zona (19mm) nos da un resultado de +6mm. Es importante que este parámetro sea inferior a 10mm, ya que de otra forma probablemente perderíamos en estabilidad.

 

La suela está claramente diferenciada por dos materiales distribuidos según el desgaste, tracción y la amortiguación. Estos materiales son, por una parte, el XT-900 que encontramos en el talón y en la punta del pie (al ser un compuesto más duro ayuda a lanzar el pie en el último contacto), son las zonas de la suela que sufren un mayor desgaste y las que necesitan un material algo más reforzado (en el caso del XT-900 con compuestos de carbono) para aumentar su durabilidad. Mientras que en la zona del metatarso incluye un material denominado IBR+, que mejora tanto la amortiguación como la tracción al ser un material más blando. El taqueado en esta zona es más profundo para aumentar la sensibilidad con el terreno. A su vez, es una suela polivalente puesto que la mezcla de estos dos compuestos hace que sean útiles tanto por asfalto como para correr por algo mas irregulares.

Las sensaciones de mejora de esta evolución de TRIUMPH son notables, sin necesitar mucho tiempo para notarlo. Siendo una de las zapatillas neutras más ligeras del mercado en su categoría de máxima amortiguación (298g según la marca) han conseguido equilibrar la relación peso-amortiguación-prestaciones como si de una zapatilla más ligera y con menos amortiguación se tratara manteniendo las prestaciones de una zapatilla de máxima amortiguación. Reducir la altura de la zapatilla y una mejor distribución del sistema EVERUN incluyéndolo dentro de la suela hace que ésta sea más reactiva sin reducir así la estabilidad de la misma. Una vez empiezas a correr lo cierto es que no notas que lleves puesta una zapatilla tan amortiguada y, cuando realmente te das cuenta, es al paso de los minutos cuando notas que la zapatilla te da ese plus que necesitas a causa de la fatiga que te provoca la propia carrera. Este sistema de amortiguación hace que, poniendo la zapatilla a prueba por diferentes terrenos, la respuesta sea simplemente asombrosa, ofreciendo una gran respuesta y acercándose más a una zapatilla de competición que de entrenamiento, con todas las características de una de entrenamiento muy amortiguada. Un gran acierto por parte de Saucony que animo a que sigan trabajando en este sentido.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.