Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

 

ADIDAS ENERGY BOUNCE 2 M (Por Sergio Díaz Ontanilla)

Tras la aparición del revolucionario sistema de amortiguación BOOST de Adidas, la marca alemana presenta ahora el BOUNCE. Se trata de un polímero de alta calidad con mejores prestaciones de amortiguación y respuesta que el EVA tradicional.

Con el BOUNCE, Adidas presenta una gama de zapatillas con un pvp medio, entre 80 y 100 €, dirigida a corredores que necesitan una zapatilla polivalente que les sirva también para otros deportes como el fitness, incluso para uso “urbano”.

El modelo que hemos probado es el ENERGY BOUNCE 2 M, una zapatilla muy versátil con buenas prestaciones en la carrera rápida.

El UPPER es muy ligero y minimalista, sin apenas refuerzos. La zona del antepié con una malla de doble capa que ofrece gran transpirabilidad y suficiente protección; la puntera y los laterales con un mayor refuerzo.

La zona del mediopié también está construida con una doble capa. La interior a modo de calcetín interior, en la que está incorporada la lengüeta en la misma pieza. La exterior con una malla muy abierta, incluyendo refuerzos consistentes estratégicamente situados para que junto al cordonaje constituyan un sistema de ajuste óptimo.

El collarín del tobillo más acolchado y muy suave ofrece una gran comodidad; además con mayor altura en el Aquiles a modo de tirador. En la zona del talón tan solo lleva una mayor protección exterior, pero sin contrafuerte (excepto unos milímetros en la base).

La plantilla no es extraíble.

La MEDIASUELA construida íntegramente a base del BOUNCE. Se trata de un compuesto de polímero muy compactado, que ofrece una amortiguación firme y con buena respuesta. Aunque el peso que aporta esta tecnología, junto con el material de la suela, sea un poco mayor, al incorporarse en zapatillas de construcción más minimalista el peso total de la zapatilla sigue siendo relativamente ligero. Las Energy Bounce tienen un peso de 282 g, lo que no está mal para una zapatilla de carácter tan polivalente.

La SUELA tiene también mucha densidad, formada por una goma dura a modo de pequeñas celdas (tacos) unidas entre sí para una mejor dispersión de la fuerza en el momento del contacto con el suelo. Éstas siguen varias líneas longitudinales a lo largo simulando la anatomía del pie.

No es una suela/mediasuela especialmente flexible, con el objetivo de mejorar la respuesta en el impulso.

En cuanto a las MEDIDAS que hemos tomado (en una zapatilla talla 7’5 USA) nos da una altura de la mediasuela en la zona del talón de 25mm y en la zona del metatarso de 15mm, lo que resulta en un drop de 10mm, algo alto para la tendencia actual, aunque esto es una de las características que hacen que esta zapatilla tenga ese carácter tan polivalente. En cuanto al diferencial entre la anchura del upper y la de la mediasuela en la zona de metatarso, nos da tan solo 7mm entre ambos lados (10’4mm en la mediasuela menos 9’7mm en el upper), lo cual indica que estamos hablando de una zapatilla con buena capacidad reactiva en el impulso. Si relacionamos este diferencial con la altura de la mediasuela en la misma zona, que como ya habíamos dicho es de 15mm, el resultado es de +7mm, que es un buen indicativo para la relación entre reactividad y estabilidad en la zona de antepié de una zapatilla. Vamos a aclarar que cuanto más alta es una zapatilla más inestable es, ya que aumenta el “brazo de fuerza”, aunque con ello pueda aumentar también su grado de amortiguación; y, de igual modo, cuanto mayor sea el diferencial de la anchura mediasuela/upper será menos reactiva, aunque seguramente más estable. Por ello, una zapatilla con muy poquito diferencial y con muy poca altura será una zapatilla rápida y reactiva (y poco amortiguada); y si el objetivo es aumentar algo  la amortiguación (tened en cuenta que demasiada amortiguación es casi siempre negativo) sin perjudicar excesivamente la reactividad, hay que valorar que la relación entre el diferencial y la altura sea menor a +10mm, por lo que las Energy Bounce cumplen al tener +7mm.

En CONCLUSIÓN, se trata de una zapatilla con ciertas características minimalistas (upper muy ligero, sin contrafuertes, sin piezas rígidas, sin guías de la pisada…), aunque sin embargo con una mediasuela/suela bastante consistente, que no favorece las sensaciones con el terreno. Se trata de una zapatilla «muy viva», el rendimiento que ofrece es bastante bueno para correr a buen ritmo por terreno uniforme, tanto en llano como en pendiente, ya que el taqueado de la suela aporta buena tracción. Corredores que no sean de peso alto y posean una técnica de carrera aceptable se pueden ver beneficiados corriendo con las Energy Bounce, pero incluso, debido a su carácter polivalente, los taloneadores neutros tampoco tendrán problemas (por el drop de 10mm y el mayor diferencial upper/mediasuela en esa zona del talón). También puede ser buena zapatilla para «crossfiteros».