image001

Javi Conde y Jon Salvador son dos conocidos expertos en hazañas impensables o «locuras», según se mire. Primero nos deleitaron con una maratón en el puente colgante de Bilbao, después giraron sin cesar en la Gabarra, a continuación demostraron que los espacios cerrados no son impedimento corriendo 42.195 metros en el sifón de Deusto y ahora, para su siguiente proeza, han escogido un prodigio de la naturaleza: la cueva de Pozalagua, situada en el valle vizcaíno de Carranza.

La Sala Versalles de esta famosa cueva acogerá el 23 de diciembre el cuarto desafío de estos fondistas vizcaínos que tendrán que adaptar, entre otros, el suelo de la cueva con una moqueta.

maraton_bajo_tierra-2

Según comenta el propio Javi Conde, exitoso atleta paralímpico de Basauri: «Yo creo que va a ser duro y que nos va a llevar más de cinco horas porque tendremos que tomar muchas precauciones».

Los fondistas ya han adelantado que como siempre gran parte de lo recaudado por sus patrocinadores irá destinado a varias ONG’s, en especial a UNICEF y a su labor en Haití tras el paso del huracán. El resto, una pequeña parte, irá destinado a la propia infraestructura de la prueba: homologación, jueces, etc.

Desde que ambos empezaron con el proyecto y hasta este momento, Maratones Solidarios Javi Conde ya ha recaudado más de 170.000 euros que han sido donados a distintas ONG’s.

Desde aquí desearles la mejor de las suertes en este nuevo y, una vez más, sorprendente reto. #FindYourStrong