Bruno Hortelano: “En los Juegos de Río se dan las condiciones ideales para poder lograr mi mejor marca personal”

DSC_1803c

Texto y foto: Prensa CSD

Cuando Bruno Hortelano, campeón de Europa de 200 metros y plusmarquista español de 100 y 200, dejó la comodidad de su hogar para comenzar su carrera universitaria, afrontó el mayor reto de su vida. Dejaba Toronto, donde vivía con sus padres, para estudiar en Nueva York. Tenía 17 años. “Desde entonces siempre he vivido solo y me he enfrentado a todo solo, con el apoyo de mis padres y amigos”, confiesa. Ahora, a sus 24 años, se prepara para el mayor desafío de su carrera: competir en unos Juegos Olímpicos.

Licenciado en Ingeniería Biomédica por la prestigiosa universidad norteamericana de Cornell, Bruno Hortelano siempre corre con cabeza. Su gesto característico de llevarse los dedos índices a las sienes antes de colocarse en los tacos de salida es todo un mensaje. “Mis estudios me han permitido ser un estudiante de mi deporte. Me han dado muchas virtudes intangibles que puedo aplicar al atletismo: la disciplina, el esfuerzo y sobre todo, la idea de poder trabajar a largo plazo para lograr algo importante”.

Bruno Hortelano viaja a Brasil con el objetivo de superar su registro en los 200 metros, la única prueba en la que competirá. “En los Juegos de Río se dan las condiciones ideales para lograr mi mejor marca personal”, dice convencido. “El ambiente será extraordinario, la pista es muy buena y tengo la intención de darlo todo. Sé que habrá presión, pero intentaré olvidarme. Si consigo disfrutar en Río, todo saldrá bien”.

Hace cuatro años Bruno ya intentó ir a los Juegos de Londres, pero no lo consiguió. Se quedó muy cerca. Ahora espera regresar de Brasil con la sensación de haberlo dado todo. “Cuando pienso en Río, me viene a la mente mucha gente, muchos años de trabajo duro, mucho sacrificio, mucho fracaso y mucha emoción. Es el final de un trayecto muy emotivo para mí, llevo muchísimos años queriendo ser olímpico y hacerlo bien en unos Juegos”, confiesa.

Recuperado de las molestias musculares que le recomendaron no competir en los últimos campeonatos de España, Bruno Hortelano ha batido en un año los récords españoles de 100 y 200 con marcas respectivas de 10.06 y 20.18 s. Instalado en el CAR de Madrid ha podido progresar y crecer como atleta. “Es un espacio que nada tiene que envidiar a las instalaciones que conocí en EEUU, en la Universidad de Cornell. Además, en el CAR de Madrid dispongo de fisioterapeutas, masajistas y servicio médico, unas prestaciones fundamentales para el atleta que no tenía allí”.

En cada entrevista, Bruno Hortelano no deja pasar la oportunidad de destacar la importancia del componente psicológico en el deporte y de su principal apoyo en todos estos años. “Mis padres me han ayudado mucho a nivel psicológico, me han ayudado a entender que yo podía llegar más allá de donde físicamente pensaba que no llegaría. Si alcanzo la final en Río sería impresionante, y mucho más lograr una medalla. Sin duda, se lo dedicaría a mis padres, que siempre han estado ahí desde el principio y sin los que no hubiera sido posible llegar hasta aquí”, asegura.

“Cuando cruzamos la meta, lo hacemos solos. Pero detrás de cada carrera hay muchas personas que han hecho posible nuestro resultado”, sentencia. Sobre el tartán azul del estadio olímpico de Río, Bruno perseguirá su sueño. Siempre con cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.