zoom_side

Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

SAUCONY KINVARA 6 (Por José Enrique Quiroga)

6ª generación de las exitosas Saucony Kinvara, que viene muy mejorada en algunos aspectos determinantes. Y como siempre, se presentan con diseños muy llamativos en cuanto a colores que sin ninguna duda hacen que no pasen inadvertidas a nadie.
Según las medidas que hemos tomado, sobre una talla 9’5 USA, mantienen los 218 g de peso que ya tenía la versión anterior; una altura de la mediasuela de 23mm en el talón y 19mm en la zona de metatarso, lo que da un drop de tan solo 4mm; la anchura del upper en el antepié es de 100mm y la de la mediasuela en esta misma zona de 110mm.

El UPPER viene algo renovado, con una malla exterior más transpirable y que además aumenta la durabilidad. Para ello sigue utilizando materiales muy ligeros y tecnología “FlexFilm” para reforzar (termosellado) las zonas de mayor fricción y al mismo tiempo ofrecer una mayor sujeción y flexibilidad.
Vuelve a incorporar el sistema de lazada “Pro-Lock” (ya utilizado con éxito en los modelos de la gama “Iso” de Saucony), que proporciona un ajuste perfecto en la zona del empeine ya que la tensión de los cordones envuelve de una forma muy suave y efectiva el pie.

Detalle upper Kinvara 6_0

La lengüeta, con un acolchamiento perfecto (ni mucho ni poco) no se desplaza ya que va cosida a una especie de calcetín interior comodísimo.

El collarín del talón, con el sistema “RunDry” que aporta suavidad y comodidad.

El contrafuerte que incorpora en la zona del talón no es demasiado rígido, lo que se agradece en los corredores que impactan primero con una zona más adelantada del pie.

La plantilla tiene algo menos de altura que en las versiones anteriores: 4mm, suficientes para aportar gran comodidad y no alterar demasiado las sensaciones de la pisada. Los 4mm son constantes en todos los puntos de la plantilla, por lo que no modifica el drop.

La MEDIASUELA, aunque sigue teniendo bastante altura para ser una zapatilla tan ligera (según nuestras medidas 23mm en el talón y 19mm en el antepié), lo cierto es que la mayor profundidad de los tacos de la suela hace que las sensaciones del terreno y la naturalidad de la pisada se vean aumentadas de una forma clara.

730d12f71a309a2832c89cfb695a7c1f

Construida a base de EVA, con tecnología “PowerGrid” en la zona del talón para proporcionar una gran amortiguación. La densidad es la misma en toda la mediasuela, no incorpora piezas anti-pronación en el talón y ni de control de la estabilidad de la pisada en el mediopié, con lo que se aligera el peso de una forma clara.

Y ahora es cuando nos encontramos con una relevante modificación respecto a los modelos anteriores que sin ninguna duda mejora el rendimiento de la zapatilla. Se trata del diferencial entre la anchura del upper y la de la mediasuela en la zona del metatarso: 100 mm en el upper por 110 mm en la mediasuela, lo que resulta en un diferencial de solo 10 mm (entre ambos lados). En la versión anterior (Kinvara 5) el diferencial era del doble: 20 mm, por lo que la modificación es bastante evidente.

S20282_4_9e000605-6850-4537-82e2-ef465098783e_1024x1024

Pero para valorar funcionalmente esta medida, hay que compararla con la altura, que en esta zona es de 19 mm. Es importante saber que a mayor altura de la mediasuela mayor amortiguación, menor reactividad relativa y menor estabilidad (debido al aumento del brazo de palanca del tobillo); por el contrario, a menor altura menos amortiguación, más reactividad relativa y más estabilidad (por este motivo, cuanto más alto sea el perfil de la mediasuela de unas zapatillas… más ancha debería ser ésta bajo el upper para así no penalizar la estabilidad, aunque hay que tener en cuenta que cuanto más sobresalga a ambos lados del upper, será menos reactiva en el impulso de la carrera). De esta forma, esa relación entre el diferencial de la anchura upper/mediasuela en la zona metatarsiana, y la altura de la mediasuela en esa misma zona, cobra una importancia capital en el diseño de unas zapatillas desde el punto de vista del rendimiento.
La relación de estos parámetros en las Kinvara 6 es de 19 mm = 10 mm, lo que resulta en “+9 mm”(este parámetro debe ser siempre inferior a +10mm para no comprometer la estabilidad). Esto supone un resultado más que óptimo en la combinación de amortiguación, estabilidad y reactividad. En otras palabras, desde el punto de vista biomecánico, con esta modificación lo que se ha conseguido es aumentar la reactividad de la zapatilla pero sin comprometer la estabilidad ni la amortiguación. ¡Un gran acierto por parte de Saucony!

La SUELA no ha sufrido modificaciones respecto a la versión anterior. Se trata realmente de una prolongación de la mediasuela en la mayor parte de su extensión, excepto en ciertas zonas estratégicas donde se ha añadido caucho “IBR+” para así minimizar el desgaste y mejorar la durabilidad (parte externa del talón y el mediopié, parte central del antepié y la puntera).

202823_bo_saucony_sc7

Tiene una configuración muy estudiada. La zona exterior del talón está separada del resto por una notable hendidura, para así “independizar” el gesto de talonear del resto de la pisada (para los corredores que taloneen). La parte externa de talón y mediopié es más plana en su dibujo, para aportar consistencia y estabilidad. El exterior, sin embargo, es taqueado para un mayor agarre. El antepié está configurado con varios tacos centrales suficientemente separados para así proporcionar mejor tracción. Esta zona del antepié está formada por varias hendiduras transversales que mejoran mucho la flexibilidad y permiten un gesto más natural. Hay que resaltar que la profundidad entre los tacos no es poca, sino todo lo contario, lo cual mejora considerablemente la sensación del terreno en el impulso, haciendo que estas sensaciones sean similares a las de correr con unas zapatillas con menor perfil de mediasuela (en corredores que corren de metatarso) .

VALORACIÓN:

Lo primero que llaman la atención estas zapatillas al ponérselas es su ligereza, lo cual es debido básicamente a dos cosas: un upper minimalista, que no lleva ningún elemento innecesario, y la mediasuela sin piezas de control de la pisada. Además, su interior es comodísimo, por lo que las primeras sensaciones son fantásticas.

Sin embargo ofrecen bastante estabilidad en la pisada. En este aspecto, respecto al modelo anterior, no se ha perjudicado la estabilidad y sin embargo se ha mejorado la agilidad y reactividad. Como comentaba antes, cuanto más alta sea una mediasuela aumenta el brazo de palanca en la pisada y con ello la inestabilidad y, el gasto energético. Esto se suele contrarrestar con una mayor anchura, pero si ésta es excesiva penalizamos la reactividad (y la “naturalidad”), como así ocurría con la versión 5 de las Kinvara. Sin embargo, esto es algo que han mejorado con mucho acierto y se nota realmente en el rendimiento.

Por otra parte, los casi 2 cm de altura en la zona de metatarso no perjudican demasiado las sensaciones del terreno en la pisada (las sensaciones “naturales”), ya que la profundidad de los tacos de la suela es de nada menos que 6 mm, lo que hace que la sensación del terreno al correr aumente considerablemente, ganando por ello mucho en estabilidad.
Con estas buenas modificaciones en el diseño, las Kinvara 6 se convierten en unas zapatillas mucho más polivalentes, que ofrecen también un buen rendimiento en distancias más cortas.

Y como ya he comentado en otras ocasiones, con un pequeño “tunning” podemos modificar algo más las sensaciones de las Kinvara 6. Las plantillas que llevan de serie son de un perfil de 4 mm, con el fin de mejorar la comodidad en la pisada, pero si las sustituimos por unas más finas (de 2 mm) nuestras sensaciones del terreno mejorarán claramente, lo que a buen seguro agradecerán los que se acerquen (o quieran acercarse) al “natural running”, con una pisada más de antepié, ayudados además por el bajo drop de 4 mm y la ligereza de todo el conjunto de la zapatilla. Además, siendo una mediasuela de tacto blando y de relativamente alto perfil, no necesitan unas plantillas tan blandas, aunque se rueden muchos kilómetros por asfalto.

Podemos considerarlas como unas zapatillas de carácter mixto, ya que los corredores que realicen sus primeros apoyos de planta o metatarso irán muy a gusto con ellas, pero los que talonen también, ya que la configuración de la mediasuela y la suela permite correr muy bien con distintos tipos de apoyos (el sistema de amortiguación “PowerGrid” en el talón beneficia a los corredores taloneadores y no afecta negativamente a los que pisan de antepié) . Además, son una muy buena opción para corredores que quieran ir mejorando poco a poco su técnica de carrera.

En resumen, las Kinvara 6 son unas zapatillas de muy alta calidad, en las que se han eliminado todos los elementos “innecesarios” dejando lo esencial para ofrecer un gran rendimiento. Un upper muy ligero y comodísimo, bajo drop, con poco control “artificial” de la estabilidad, óptima flexibilidad… todo bajo una estética muy atractiva, hacen que sean una muy buena opción casi para cualquier corredor, especialmente los de peso medio.