¿Qué hay detrás de un triatleta?

POR HILARIO REAL MILLAS (www.edlitamcoaching.com)

IMG_8697¿Por qué todo el mundo quiere ser triatleta? ¿Por qué cientos de miles de personas de diferentes lugares, edades, sexos, clases sociales… rompen a diario la ley del mínimo esfuerzo para preparar y terminar retos que al resto de la humanidad le parecen ridículamente duros? ¿Por qué gastamos grandes cantidades de tiempo, dinero y energía en una sola actividad de ocio?

Un life coach no se puede preguntar simplemente el porqué de las cosas y obligatoriamente tiene que hacerse la poderosa pregunta… ¿para qué? ¿Para qué lo hacemos? Un “para” qué nunca puede tener una respuesta simple y superficial y siempre activa razonamientos más complejos. ¿Para qué entrenas, compites y terminas un Ironman?

Un entrenador de la vieja escuela no se pregunta ni por qué su cliente entrena ni para qué su pupilo quiere competir en triatlón, simplemente optimiza todo su potencial físico para llevarlo en las mejores condiciones al bocinazo de salida. Sin embargo, actualmente, son personas de 40 años con antecedentes de vida sedentaria y con poca o ninguna experiencia activa en el deporte los que más contratan programas personalizados de entrenamiento, algo poco habitual en el pasado. ¿Qué hay detrás de estas personas? ¿Quieren llenar vacíos que nunca se han llenado? ¿Quizá gestionar sus emociones de una forma diferente? ¿Tal vez desean sentirse como súper hombres o súper mujeres y ser admirados? ¿Hay problemas laborales, rupturas difíciles o una vida monótona en el trasfondo de los nuevos deportistas? ¿Para qué publican sus proezas entrenando, sus últimas adquisiciones de material, las fotos que mi “amigo Santa” les hace en las carreras o sus propias crónicas de la última competición en sus Facebook? ¿Para qué lo hacen? ¿Para qué tanto esfuerzo? ¿Es para lucir un bonito físico? ¿Es simplemente por la gran sensación que se siente tras finalizar con éxito una competición? ¿Para qué muchos de estos deportistas amateurs “chupan rueda” o se dopan? El que quiera vender deporte y especialmente “el nuevo deporte”, debe hacerse y saber dar respuesta a estas preguntas.

Me atrevo a decir que la gran mayoría de futuros consumidores y consumidoras de triatlón hoy tienen cerca de 30 años y quizá hábitos poco saludables. Posiblemente son grandes aficionados al fútbol o cualquier otro “deporte show” pero sin apenas practicarlo y casi con toda seguridad sin ningún contacto con la competición y mucho menos en deportes individuales, pero son personas con muchas ganas de sentirse un Ramos, un Müller o un Neymar. A nuestra generación nos sabe a poco simplemente ir a los estadios a participar en los éxitos de otros y queremos ser los protagonistas y que los nuestros vean nuestros triunfos, y la forma “más sencilla” de sentirse una estrella del deporte, aunque sea solo por un día, es participar y terminar un Ironman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.