Saucony_Peregrine_4_perfil

«RÁPIDAS EN TERRENO HOSTIL»

Por Miguel Caselles

Si hay algo que caracteriza a la marca Saucony es que exprime cada modelo hasta lograr la mejor versión del mismo. Un ejemplo más de la casa es la cuarta edición de las apreciadas Peregrine. Puestas en acción son muy vistosas, cómodas y de comportamiento agresivo en territorio montañero.

A las Peregrine le gustan las cadencias altas montaña arriba y montaña abajo. Quienes las piloten notarán en sus pies el ritmo de unas ‘voladoras’ que se agarran fielmente cuando las superficies se vuelven complicadas. Sólo hay que levantar 266 gramos (talla 9USA) en cada zancada. Estables gracias a una geometría uniforme y plataforma próxima al suelo, pero de grosor generoso. Sin ser zapatillas de horma ancha, son relativamente amplias (dependerá de la hechura de cada pie), permiten la expansión uniforme de pie y dedos cuando reciben todo el peso del cuerpo. Cuatro milímetros de diferencia entre talón y antepié ayudan a mejorar el lógico apoyo natural del pie al correr.

Amortiguación suficiente pero no sobrada

Recordemos que se trata de una zapatilla rápida. Si bien, a este último modelo se le ha dotado de más amortiguación en el talón mediante el nuevo sistema PowerGrid. Además, una cuña trasera ergonómica sujeta el tendón de Aquiles dándole más soporte en los impactos de talón. La apreciable densidad de su plantilla moldeada y multiperforada también aporta un plus de amortiguación. A lo largo de la media suela un sistema en red integrado de PowerFoam absorbe impactos plantares sobre rocas puntiagudas, distribuyendo la presión de los contactos en los suelos más irregulares. Al tratarse de una zapatilla destinada a correr en montaña es de pisada neutra, quienes precisen de correcciones pueden insertar sus plantillas.

Saucony_Peregrine_4_suela

La suela

El diseño de la suela es similar a la dentadura de un tiburón. Tacos en cuña dentados y orientados en direcciones opuestas según se trate de talón o antepié. Buscando así tracción en el despegue de la zancada y una mejor retención en situaciones apuradas. Está fabricada con XT-900, material resistente a la abrasión y de gran adherencia en placas de roca. En toda superficie muerde el terreno, demostrando seguridad en sectores blandos y embarrados. Ahora bien, como en toda zapatilla, es recomendable realizar varios rodajes previos, en seco, para eliminar el pulido de la goma que pude haceros resbalar al estrenarlas. Una película de fibra refuerza el contorno de la puntera protegiendo a los dedos de colisiones con piedras o raíces.

Sujeción, elasticidad y ventilación

Sujección, elasticidad y ventilación están garantizadas por el revestimiento exterior de FlexFilm, material ligero y fino. Con el añadido en el interior de un forro de tejido HydraMAX, sin costuras y antihumedad. Dando la combinación resultante notable transpirabilidad, a la par que facilita absorción de sudor y, en su caso, drenaje de agua al cruzar charcos o arroyos. Sin tensar mucho los cordones el ajuste envolvente de la zapatilla sujeta eficazmente sin apreturas. A ello ayuda que la lengüeta esté fijada al corte superior evitando que pierda su colocación. Dispone de una pequeña argolla en la parte delantera para anclar polainas que impidan entrada de arena en el interior.

En cuanto al kilometraje recomendable, ya sea en competición o en entrenamiento, dependerá de cada corredor. Cuanto más ligero y mejor nivel atlético en montaña, más kilómetros, incluso distancia maratón. Corredores algo pesados o más trotones correrán más deprisa con esta zapatilla, si bien el rango aconsejable estaría en torno al medio maratón. Por supuesto el propio corredor es quien mejor comprobará este aspecto.

Como conclusión, valoramos a las Saucony Peregrine 4 como zapatillas destinadas al uso en competición y en entrenamientos a ritmo rápido. Siendo el corredor con experiencia y depurada técnica en montaña quien más se beneficiará de sus virtudes.

Más Información:
www.saucony.eu/es-ES/4/home.html
www.facebook.com/saucony.spain