Protocolo para la enseñanza de ejercicios en el gimnasio

Por José Enrique Quiroga Díaz

IMG_12191º – Describir el músculo o músculos que se van a trabajar y el movimiento que realiza.

2º – Nombrar el ejercicio que se va a realizar.

3º – Describir el ejercicio (de forma verbal o visual)

4º – Establecer la posición de inicio y la estabilización, siguiendo un orden ascendente (extremidades superiores) o descendente (extremidades inferiores), respecto a las articulaciones.

*Importante: no se trata de que imiten los ejemplos sino de que sientan el ejercicio y sean conscientes de lo que están ejercitando

5º – Movimiento, guiar en el movimiento, pero reforzando constantemente las indicaciones anteriores de estabilización.

6º – Intervalo de recorrido: enseñar los límites de ROM (debido a límites anatómicos, fisiológicos o biomecánicos).

7º – Percepción de cansancio y pérdida de control neuromuscular. Control entre la posición intermedia de la contracción concéntrica y la excéntrica.

8º – Añadir resistencia. Enfocar la estabilidad de las articulaciones más cercanas al peso. Enseñar la estabilidad mediante palpación.

9º – Manipulación de la intensidad: explicar las variaciones a través de los cambios en la carga, en el número de repeticiones y de series, en la recuperación, en los cambios de ROM.

10º – Progresión, conocimiento y límites: enseñarles a no tener miedo de encontrar sus límites. Para que comprendan los límites del ROM, la resistencia, la estabilización, etc., es importante que perciban el punto en el cual empiezan a perder parte de su forma correcta. Poner a prueba los límites (con mucho cuidado) para poder progresar.

“PRACTICA LO QUE PUEDES HACER BIEN, PERO SE CONSCIENTE DE LO QUE NO”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.