asics_gel_super_j33_3749

Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas o corredores experimentados, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por reconocidos expertos en técnica de carrera.

Las Asics Súper J 33 forman parte de la segunda generación de la denominada línea más “minimalista” de Asics: “33”,  aludiendo a las 33 articulaciones que tiene el pie humano; si bien es cierto que desde mi punto de vista… de “minimalistas” solo tienen unas pocas características.

Se trata de una zapatilla bastante ligera (poco más de 200g), con no demasiado sistema de control de la pisada y con una amortiguación media/alta. Pero como hacemos siempre, vamos a analizarla por partes.

El upper está formado por una doble malla. La interior es más abierta y suave, mientras que la exterior es más cerrada y resistente, con inserciones a modo de estrías transversales para aumentar el ajuste al pie. La cara interior hacia el talón va algo más reforzada, pensando en corredores pronadores. La zona del talón no lleva contrafuerte, al contrario que la mayoría de las zapatillas de running. La plantilla que incorpora es de bastante densidad para así contribuir como un extra de amortiguación y comodidad, aunque reduce significativamente el espacio de la zona de los dedos.

A rasgos generales, se han eliminado del upper todos los elementos “pasivos” que hacen aumentar el peso de la zapatilla innecesariamente, incluyendo el clásico contrafuerte del talón, lo cual es bastante acertado.

Asics-supergel-233

La mediasuela, especialmente en la zona del talón, es de un perfil más bien alto, teniendo en cuenta que se trata de una zapatilla dentro de una línea más “minimalista” de la marca. Concretamente tiene una altura de 20mm. En la zona del antepié baja el perfil hasta los 14mm, lo cual ya está mucho mejor. De esta manera, la J33 presenta un drop de 6mm. Aunque hay que tener en cuenta que el perfil de la plantilla interior es bastante alto, lo que modifica significativamente tanto la amortiguación como el perfil total (y la estabilidad) y el drop final.

La principal característica de la mediasuela es, quizá, su mayor densidad en la zona interior del talón, con el fin de ayudar a corregir la pisada en corredores ligeramente pronadores. Sin embargo, no incorpora ninguna pieza de “guía de la pisada” en el mediopié. Esta mediasuela está construida con goma SpEVA, que es más ligera y ofrece una amortiguación más suave y consistente que la EVA normal.

2verdel-12602_0x440La suela de las J33 es quizá lo más innovador, con un diseño denominado “FluidAxis”, que trata de facilitar al pie su movimiento de transición en la pisada, a través de un surco que marca la  dirección que sigue una pisada clásica: ligera supinación en el talonamiento, apoyo medio con el mediopié e impulso en ligera pronación con el antepié. A esto se le añade varias ranuras transversales en el antepié con el fin de mejorar la respuesta en el impulso.

Valoración

Se trata de una zapatilla bastante ligera, de la que se han eliminado con acierto todos los elementos que hacen aumentar el peso inútilmente. Tampoco tiene elementos adicionales de soporte y guía de la pisada. Todo esto serviría de argumento para catalogarlas como zapatillas diseñadas para promover la carrera natural, pero sin embargo, veo que en este sentido posee una serie de contradicciones:

– La carrera natural o “natural running” supone realizar el primer apoyo de antepié o mediopié, es decir, de metatarso o de planta, posicionando de esta forma mejor el cuerpo al correr. Pero las J33 incorporan algunas características de diseño pensado para corredores que talonan al correr. Por ejemplo el control de pronación, para corredores “talonadores sobrepronadores”. También se podría mencionar el detalle de la inserción de goma antiabrasión en la zona del talón, que hace pensar en su diseño para talonar, aunque realmente esto es algo muy útil a la hora de caminar (para caminar siempre el primer apoyo es de talón). Por el contrario, no incorporan contrafuerte en el upper de la zona del talón, algo solamente necesario para corredores “talonadores”.

– El alto perfil de la mediasuela hace que aumente directamente la amortiguación, lo que podría suponer una clara modificación de los puntos de apoyo naturales al correr si no aporta una estabilidad correcta. Para la carrera natural se hace imprescindible el tener suficiente sensación del terreno por el que se corre, para lo cual necesitamos perfiles de mediasuela algo más bajos.

– El tener 20mm de mediasuela en la zona del talón (más el añadido de una plantilla de alto perfil) es algo propio de zapatillas diseñadas para talonar al correr.

asics-gel-super-j33-w

Sin embargo, todas estas características hacen que las Asics J33 se presenten como unas zapatillas muy polivalentes, que podemos considerar como “mixtas” o de “transición” hacia una técnica de carrera más natural.

Un corredor con ligera pronación en la pisada, pero que no tenga un primer apoyo de talón muy exagerado, sino que impacte con una zona más cercana al mediopié…. irá de maravilla con estas zapatillas.

Y los corredores con pisada clara de mediopié o antepié también pueden ir bastante bien. Sin embargo, el alto perfil de mediasuela, junto con que ésta es más bien estrecha en metatarsos, hacen que la zapatilla no ofrezca gran estabilidad en esta zona, ya que esto hace aumentar el brazo de palanca, aunque es cierto que se minimiza bastante gracias a la configuración de la suela que hace mejorar significativamente la estabilidad. Pero esta posible sensación de “inestabilidad”, que solo notarán los corredores que no tengan un pie fuerte y activo en la pisada, por el contrario redundará en un pie más reactivo en el impulso para los corredores de pisada activa, por lo que las sensaciones corriendo a ritmos vivos serán muy positivas, aunque en rodajes muy largos y más lentos podría aumentar la fatiga plantar.

Algo que podría ser interesante para muchos, es el quitar las plantillas o sustituirlas por otras más finas de 1-2mm. Con esto lograríamos una mejor sensación del terreno, mayor estabilidad y mayor espacio para que los dedos participen de forma activa en la carrera. Con este pequeño cambio, las sensaciones serán bastante diferentes, sin duda. De hecho, desde aquí me gustaría proponer a Asics que en sus zapatillas añadieran otro par de plantillas ultra-finas, para que el consumidor pudiera elegir, tal como hace alguna otra marca de zapatillas de running.

Por otra parte, el drop de 6mm es también una característica que las englobarían dentro de las zapatillas mixtas o de transición. Las zapatillas más minimalistas, pensadas para la carrera natural pisando de antepié, suelen tener un drop entre 0 y 4 mm, mientras que el drop de las zapatillas tradicionales es de unos 12mm.

Resumiendo, se trata de unas zapatillas bastante ligeras, con un upper que sí es claramente minimalista, con bastante amortiguación, buena tracción en el impulso y pensadas para: carrera rápida y competición de corredores más “talonadores”, así como para corredores que estén en proceso de mejorar su técnica de pisada. Por otra parte, desde mi punto de vista son una buena opción para corredores de peso alto que tengan una técnica aceptable de antepié, o para corredores más ligeros que talonen.

(Análisis realizado por: José Enrique Quiroga)