Víctor del Corral vence en el Ironman de Florida con un tiempo de 7h53’12”

Foto: J.A. Vargas

Víctor del Corral ha vencido de forma espectacular en el Ironman de Florida con un tiempo de 7h53’12”, por delante del americano Andrew Starykowicz (7h5’22”) y el checo Filip Ospaly (7h58’44”), bajando de esta forma los tres de la barrera de las 8 horas. El tiempo de Víctor ha sido impresionante, especialmente su parcial en la maratón: 2h37’29”.

Todos los resultados oficiales en:

http://www.ironman.com/triathlon/events/americas/ironman/florida/results.aspx#axzz2jc0YE9Lf

A continuación os ponemos la crónica que ha publicado el propio Víctor del Corral en su web www.victordelcorral.com:

Meta 1Después de la tormenta siempre llega la calma, y parece ser que después de los problemas de principio de temporada, al final todo está volviendo a ir bien. La tormenta también estuvo presente los dos días previos a IM Florida, lluvia y viento hicieron acto de presencia, pero por suerte pasó, y justo el día de la prueba fue un día en calma, el día amaneció sereno y el viento bajo, tan sólo el mar mantuvo la inercia del temporal y quedó bastante agitado.

Aún con una temperatura ambiente bastante más fresca que en días anteriores, la cálida temperatura del mar me hacía pasar un poco de agobio desde la mitad del segmento hasta el final.

T1 y a por la bici, con calor en el cuerpo pero las piernas frías, en los primeros kilómetros veo que la potencia y la velocidad son buenas pero las sensaciones no tanto, me hacen falta unos 15 kilómetros para empezar a sentir que las piernas están a punto. Voy cogiendo a algunos triatletas y otros me van cogiendo a mí, sobre el kilómetro 25 vamos un grupo de unos 12-15 triatletas. Yo me mantengo casi siempre a cola, el ritmo es fuerte y aunque voy cómodo no veo para intentar irme en solitario.

Sobre el kilómetro 70 y al paso por un avituallamiento, Kotsegarov hace un cambio de ritmo al que veo que nadie responde, así que tomo la iniciativa y me voy a por él, le doy caza e intentamos abrir hueco, pero al final por detrás aceleran y se vuelve a formar el grupo con alguna unidad menos.

Unos 15 kilómetros más adelante un cambio de sentido nos permite ver a Starky en cabeza con unos 14’ de ventaja y un amplio grupo perseguidor con poco más de 2’. Nuevo avituallamiento y nuevo arreón, esta vez sí se rompe bien el grupo y sólo nos vamos cuatro. Nos cuesta unos 15 kilómetros coger al grupo delantero. En ese momento se forma un grupo de al menos 20-25 unidades.

A partir del 120, los kilómetros van pasando factura y el grupo se va rompiendo rápidamente, sobre el kilómetro 150 sólo somos diez y unos kilómetros más adelante nos quedamos sólo cinco, Kirill Kotsegarov, Christophe Bastie, Daniel Fontana, Pedro Gomes, y yo.

T2 y la primera referencia que tengo es que me separan 18’ de Starky, sé que es mucho tiempo, pero también que es posible de recuperar. Aunque no tengo intención de salir demasiado rápido, Fontana sale delante de mí y como no quiero que se escape me voy a por él. Sé que es ritmo demasiado fuerte, pero hay que arriesgar.

Sobre el kilómetro 6 paso a Fontana y me voy sólo, voy muy bien, muy entero, y aunque me gusta esa sensación no me quiero pasar, se que más adelante pagaré el esfuerzo.

En el kilómetro 10 nueva referencia con Starky, 12’, y al paso de la media maratón 8’30” voy bien pero aún mucho que recuperar.

Del kilómetro 22 al 24 tengo un bache importante, veo que ya no mantengo el ritmo, noto mucho calor,  me empieza a doler la barriga, me vengo abajo. Pero en un momento de lucidez veo que no voy tan mal, que el ritmo medio sigue siendo muy bueno, que tengo que seguir luchando, que aunque quizás no gane aún puedo conseguir mi sueño de bajar de 8h, así que de nuevo me vengo arriba y vuelvo a correr bien, y vuelvo a sufrir como estaba sufriendo unos kilómetros antes.

Nuevas referencias con cabeza me hacen crecerme aún más, faltan 10 km y está sólo a 3’, hay tiempo, pienso para mí, sólo son 10 km hay que intentarlo hasta el final.

Poco más adelante me cantan 2’45, después 2’, 1’30”, 1’ y hasta aquí me encontraba súper, pero, ¿faltaban menos de 5 km, me decían que estaba a 1’ y no lo veía, qué pasaba? Esto me hizo entrar en un nuevo pequeño bache que superé en cuanto lo vi, estaba ahí delante, ¡lo iba a pillar! ¡Tenía que sacar fuerzas de dónde fuera!

Faltaban poco más de 2,5 km cuando me puse primero, mil cosas pasaron por mi cabeza en esos poco más de 2 km hasta meta, un sentimiento sin duda indescriptible, una emoción sin duda inigualable, ¡y más cuando al acercarme a meta vi el reloj del arco! ¡No me lo podía creer! ¡Dos sueños en un mismo día! ¡Increíble! ¡Alucinante!

Poco más puedo decir o explicar, fue un día inolvidable y estoy súper agradecido a tod@s los que lo disfrutasteis, me habéis demostrado vuestro soporte,  y habéis compartido vuestra alegría conmigo, ¡MUCHÍSMAS GRACIAS DE CORAZÓN!

 P.D.:Sólo un pequeño apunte para los que me preguntaban por las distancias, en el agua no lo sé, en bici mi cuentakilómetros marcó 179,930 km, y a pie mi gps marcó 41,920 km.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.