BB-runner-watch-front-gps-smallHemos tenido la suerte de probar el reloj deportivo BB-runner, que nos enviaron para así dar nuestra propia valoración sobre él: reloj-receptor de muñeca, banda pectoral para frecuencia cardiaca, cable USB para conectarlo al ordenador, soporte para el manillar de la bici y CD con el software y manual de instrucciones.

Junto con las características propias de un reloj de este tipo, además de pulsómetro el BB-runner incorpora GPS, con una antena de pequeño tamaño que apenas aumenta las dimensiones del aparato.

En un primer momento lo que más llama la atención es su estética bastante atractiva, con un diseño negro y naranja que envuelve una pantalla suficientemente grande y cómoda de visualizar. Esta pantalla ofrece dígitos bien visibles y cuatro botones para configurar e ir seleccionando funciones, más un quinto botón para activar/desactivar el GPS. Pero aunque nos ha gustado mucho la pantalla, quizá la correa peca un poco de rígida.

Antes de meternos en pruebas de campo, lo primero fue su configuración y aprendizaje para maniobrar con las distintas funciones. Muy destacable es su sencillez de uso, nada complicado, teniendo en cuenta que en muchas ocasiones hay que manipularlo durante el esfuerzo, a altas pulsaciones, y esto es algo que se agradece bastante.

BB-runner-watch-front-smallLas pantallas principales son las siguientes:

– Cronómetro (con centésimas de segundo), con un temporizador de 99 vueltas. Permite fijar un objetivo (por tiempo, por distancia o por velocidad), avisando acústicamente al alcanzarlo.

En esta pantalla podemos ver siempre el tiempo real del cronómetro y el tiempo por vuelta, y debajo podemos seleccionar con un simple toque de botón un tercer valor para visualizar: temporizador (éste se pone en marcha y/o se detiene según detecte movimiento), distancia recorrida, velocidad media, velocidad máxima, pulsaciones, indicador del objetivo, número de vuelta, porcentaje utilizado de la memoria).

 BB-runner-watch-side-left

– Pulsómetro. Podemos configurarlo con algunos datos personales, como son la edad y el peso, a través de los cuales estima la frecuencia cardiaca máxima. El problema es que no permite introducir manualmente el pulso máximo (en el caso de que lo conozcamos si nos hemos realizado una prueba de esfuerzo), sino que lo determina automáticamente al introducir la edad, por lo que los usuarios que sepan cuál es su frecuencia cardiaca máxima real, para poder introducirla deberán modificar su edad.

Una vez tengamos introducida nuestra FCmax, podemos establecer tres zonas diferentes de entrenamiento, para luego indicarnos el porcentaje de esfuerzo en el que estamos.

También, con estos datos, el BB-runner estima la energía en kilocalorías que consumimos y el porcentaje de grasas de ésta. Estos datos, si bien son orientativos, pueden resultar muy útiles para cuantificar el entrenamiento, junto con otros parámetros.

En esta pantalla siempre veremos la pulsación actual, la zona de entrenamiento y el porcentaje sobre la FCmax. Y además de esto, veremos otro valor que podemos ir modificando según tocamos un botón: pulsación más alta, pulsación más baja, kilocalorías consumidas, velocidad actual, velocidad media, temporizador…

Y por si fuera poco, accionando otro botón podemos ver un submenú que nos muestra las pulsaciones medias que llevamos, así como la más alta y la más baja, e incluso una estimación de las grasas quemadas.

Nos ha gustado la banda pectoral con los sensores cardiacos, es comodísima, con una textura muy suave y de tamaño reducido.

 BB-runner-heart rate-belt-front

– Velocidad. La velocidad se puede configurar para km/h o millas/h, pero no permite en minutos/km, lo que pueden echar de menos muchos corredores, pero es cuestión de acostumbrarse.

Podemos ver la velocidad actual, con dígitos bastante grandes, y como segundo valor visible podemos seleccionar entre distancia recorrida, temporizador, velocidad máxima, velocidad media, altitud, brújula.

 

– Brújula. Gracias al GPS podemos disponer de una función brújula muy práctica y sencilla. Podemos introducir puntos de referencia y rutas con gran capacidad de memoria, y de esta forma guiarnos con el indicador de dirección. También podemos importar un itinerario predefinido desde el ordenador o exportarlo a éste.

 

Realmente el BB-runner es un pequeño ordenador para el entrenamiento, por lo que después de la sesión, durante la cual hemos podido ir viendo distintos parámetros de éste en tiempo real, podemos utilizar un práctico software como es el Sport Tracks para descargarlos y así analizar todas las variables comparando unas con otras (distancia, perfil del recorrido con altimetría, velocidad, pulsaciones…). También, dentro del Sport Tracks,  podemos ver la ruta que hemos hecho en Google Maps.

 

 Sporttracks overview

Nuestra prueba

Para probar el BB-runner en acción, hemos entrenado varias sesiones con él en distintos deportes: carrera a pie por monte, ciclismo de carretera, mtb y patinaje de velocidad.

Lo que más nos ha gustado es su pantalla, amplia y muy fácil de cambiar la visualización de los distintos valores en pleno esfuerzo. Pero aunque la pantalla (y los dígitos) sea suficientemente amplia, esto no afecta negativamente al tamaño y peso del aparato.

En la carrera a pie y en el patinaje, al ir el reloj en la muñeca, en movimiento se agradece mucho la amplia botonera, con muy buen tacto, para así controlar la visualización de todos los parámetros que nos interesan durante el esfuerzo. Existe un quinto botón, más protegido, que es el que hay que accionar para activar/desactivar el GPS. La pantalla principal que hemos utilizado es la de velocidad y/o la de cronómetro, y en éstas como datos secundarios visualizábamos la distancia y la frecuencia cardiaca (los otros datos del entrenamiento, aunque se pueden ver también en tiempo real, esperábamos a verlos una vez descargados en el Sport Tracks).

BB-runner-bike-clip-side-smallCon bicicleta, lo más cómodo es poner el reloj en el soporte para manillar, de ahí difícilmente se moverá, de hecho no nos ha dado ningún problema. Hemos utilizado la función brújula en uno de los entrenamientos con mtb, siguiendo una ruta previamente descargada del ordenador, y realmente ha sido bastante sencillo el seguimiento. Además, en esa sesión tuvimos un buen rato de lluvia y no nos dio ningún problema.

El GPS ha funcionado a la perfección.

Comparando con otros dispositivos similares de otras marcas, el BB-runner posee las funciones principales más utilizadas por cualquier deportista de aire libre, no necesita más, además muy fácil de utilizar.

 

Lo que más nos ha gustado:

–        Su tamaño y peso (65g).

–        Su sencillez de manejo.

–        La buena visualización de los datos.

–        Su fiabilidad.

–        Su relación calidad/precio.

–        La duración de la batería recargable: 10 horas en el uso más intensivo, es decir, con el GPS activado y el pulsómetro funcionando. En uso normal… varios meses.

 

Lo que menos nos ha gustado:

–        No permite introducir la frecuencia cardiaca máxima libremente (la determina automáticamente en función de nuestra edad).

–        No da la posibilidad de ver la velocidad en min/km.

 

Toda la info en: www.bb-runner.com

 

bbrunnerback1