Nota: A diferencia de otras publicaciones, en las que los test los realizan expertos en zapatillas, en Sport Training las pruebas y valoraciones están realizadas por expertos en técnica de carrera.

 

ADIDAS ADIPURE (Por José Enrique Quiroga)

Adidas nos envió un par de zapatillas de cada uno de sus tres modelos de la línea AdiPure, que constituyen la apuesta minimalista de la marca de las tres bandas, con las que he tenido bastante tiempo para probarlas antes de escribir mis impresiones.

Aunque las grandes marcas de zapatillas de running se me suelen echar encima cuando hablo sobre la tendencia minimalista, me gustaría comenzar diciendo lo siguiente: “si tienes una técnica deficiente de carrera, lo que te puede provocar tanto lesiones como pérdida de rendimiento, no busques la solución en zapatillas o plantillas que te la corrijan, eso sería tan solo un “parche”, algo eventual, pero el problema seguirá estando ahí. La solución tiene que ir más allá, es decir, si tienes una técnica mala haz lo posible por mejorarla, trabaja en ella, busca ayuda, pero no te resignes a ello y te conformes con aplicar “parches”. A medio-largo plazo tus lesiones, tu rendimiento… tu cuerpo, te lo agradecerán.”

Por eso, una línea de zapatillas como las AdiPure, podrían ser un buen instrumento de progresión hacia “la carrera natural” que tanto me gusta defender.

Se trata de unas zapatillas cuya máxima cualidad es la libertad que ofrecen al pie, con un upper excepcional, formado por tejido altamente flexible, suave y consistente que se adapta al pie casi como una segunda piel. Los dedos se mueven con total libertad, participando de forma activa en la carrera, pero con relativa sujeción que hace que no se pierda esa transición necesaria con la mediasuela.

De los tres modelos de AdiPure, las MOTION son las menos radicales de las tres, con un drop (diferencia de altura entre talón y antepié) de 11 mm, lo cual es bastante alto para unas zapatillas de este tipo. Concretamente, el talón tiene una altura de 22 mm y el antepié de 11 mm. Esta altura de la mediasuela al nivel del talón resulta un poco contradictoria con lo que tratan de promover con AdiPure: la carrera natural, sin embargo, puede considerarse como una función polivalente para los corredores que talonan en el primer impacto y que tengan intención de ir corrigiendo su pisada poco a poco. Para los que no talonamos, la verdad es que no resulta molesto, yo he corrido muchas sesiones y muchos kilómetros con ellas, pisando siempre de metatarso (a veces con toda la planta) y sin notar esos 11 mm de drop. También he probado a talonar ligeramente y no supone un impacto brusco, se puede correr también con ellas talonando sin ningún problema. Su amortiguación es muy correcta, la justa.

Lo que sí se agradece claramente son esos solamente 11 mm de perfil de mediasuela en el antepié, que permiten sentir bien el terreno al correr por monte pero con suficiente protección contra piedrecitas y demás obstáculos. En la zona del mediopié (arco plantar) el perfil es algo mayor.

Algo que me parece importante es que la anchura de la mediasuela apenas sobresale por los laterales, no lo necesita al tener un perfil bajo, por lo que no es necesario añadir para aumentar la estabilidad y además así permite una mayor propiocepción del pie, un mayor fortalecimiento y una carrera más natural. Tened en cuenta que una zapatilla no debería hacer el trabajo que le corresponde al pie, eso provocaría desadaptaciones y desembocaría en lesiones.

La suela (y la mediasuela) en la zona del antepié tiene una clara división por piezas en consonancia con los metatarsos, más acentuada con el primer metatarsiano. Esto se hace con el objetivo de ayudar en las sensaciones de carrera natural, aunque en mi opinión, al ser la mediasuela bastante firme y tirando a dura, no es tan claro el efecto pretendido. La tracción es muy correcta para correr por asfalto, aunque se queda un poquito escasa en el monte.

El peso de la Motion es de tan solo 200g, lo cual está más que bien para una zapatilla que cuenta con suficiente amortiguación como para hacer salidas muy largas por asfalto (si se está acostumbrado a ellas).

El modelo intermedio de AdiPure son las GAZELLE. Se trata de una zapatilla muy similar las Motion, pero en la que se ha eliminado lo que le sobra para un corredor que no pise de talón. El perfil de la mediasuela es ligeramente inferior: 16 mm en el talón y 9 mm en el antepié, lo que resulta en un drop de 7 mm, el cual sigue siendo un poco alto para unas zapatillas de este tipo. Poca amortiguación, la correcta para pisar de metatarso.

Esos 9 mm de perfil en la zona del metatarso hacen que se pueda sentir mucho más el terreno, y el trabajo activo del pie es mayor, más natural, más efectivo. Por otra parte, los aproximadamente 12 mm de altura en el mediopié son de buena ayuda cuando la fatiga se acumula y pisamos más con toda la planta.

El peso de las Gazelle es muy ligero, unos 180g, rebajados respecto a las Motion al contar con menos perfil de mediasuela. Se trata de una zapatilla más radical, por lo que es aconsejable adaptarse a ella aumentando muy progresivamente el tiempo de carrera; pero el corredor con técnica natural sentirá mucha comodidad en rodajes largos, además de poder correr muy rápido con ellas.

La versión más radical de AdiPure son las ADAPT, que es lo más minimalista que he probado hasta ahora. Se trata de poner lo “mínimo” en el pie para que éste esté protegido y pueda correr con total naturalidad.

El upper es igual que el de sus “hermanas” pero va en una sola pieza, sin cordones, por lo que su función es similar a la de un guante, una segunda piel. Y se podría decir prácticamente que no tienen mediasuela, sino que son un conjunto de upper + suela.

La altura, como es de suponer, es menor: 9 mm en el talón y 5 mm en el antepié, con un drop de 4mm. Para una zapatilla como ésta quizá sería más lógico haber dejado también el talón con 5 mm y un drop 0. Con este perfil tan bajo, la separación del pie con el suelo queda minimizada, por lo que la sensación de éste debería destacar por encima de todo. Sin embargo, al ser una suela bastante dura, proporciona buena protección contra piedrecitas pero se pierden sensaciones. Desde mi punto de vista, las mejores sensaciones del terreno (que se traducen en un mejor rendimiento de carrera), así como una mayor comodidad, se obtienen con perfiles bajos (8-10mm) de mediasuela pero siendo ésta blanda, siempre que el terreno no presente demasiados obstáculos. Por ello, donde sacaremos el mejor partido a las Adapt es en distancias no muy largas por terrenos duros tipo asfalto, o en distancias mayores cuando el terreno es más blando y liso, aunque por supuesto esto es algo muy personal según características y grado de adaptación de cada corredor. También está la opción de “tunearlas” incorporando una plantilla fina, lo que se agradece bastante en rodajes más largos por terrenos duros. La tracción es correcta, aunque se podría mejorar.

El peso de las Adapt es de tan solo 130g, una auténtica pluma para los pies.

En CONCLUSIÓN, las AdiPure nos ofrecen una línea progresiva de zapatillas, con sus tres modelos, para ir acercándonos a la carrera natural. Pero muy importante para utilizarlas es la progresión, es decir, seguir un proceso de adaptación muy cuidadoso basado en el fortalecimiento de toda la estructura pie-tobillo así como en la adquisición progresiva de una técnica correcta de carrera. Las Motion son aptas para casi todo el mundo, pero para correr con las Adapt es necesaria una progresiva adaptación.

Las sensaciones de correr con las AdiPure, dominándolas, son de una gran libertad y “poderío”, una carrera muy viva y ligera.