Entrevista al triatleta José Miguel Pérez

Revista de Tiatlón Sport Training

Nombre: José Miguel Pérez Martínez

Fecha y lugar de nacimiento: 31/08/86 (Cuenca)

Deporte/especialidad: Triatlón Olímpico

Altura y peso: 182cm y 68kg

FC mínima y máxima: 31 y 190 ppm

% grasa corporal: 8,5%

VO2máx: 75 ml/kg/min

Resultados más destacados: Olímpico en Londres 2012, 2º Copa del Mundo Korea del Sur, 4º Copa del Mundo México, 6º Cto. del Mundo sub23 triatlón, 4º Cto. de Europa Sub23 triatlón, 3º Cto. del Mundo sub23 duatlón.

Entrenador: Fernando Villalba

Club: Triatlón Hoces de Cuenca

Patrocinadores: New Balance, MMR Bikes, Catlike, Viator, North Wave, Aquaman, Victory Endurance.

Web: ww.josemiperez.com, twitter: @josemiperez

 

–         Has sido unos de los tres representantes españoles en el triatlón masculino de los Juegos Olímpicos, ¿qué ha significado esto para ti?

Un orgullo, ya que aparte de formar parte del equipo español (hasta que no he llegado a unos Juegos Olímpicos no me he dado cuenta de lo difícil que es clasificarse y conseguir una medalla) he podido estar presente en el triatlón más rápido de la historia y donde Don Javier Gómez Noya ha ganado una muy merecida medalla para él y la primera para la historia del triatlón español. Aparte, los Juegos han sido mi sueño desde pequeño, por todo lo que conllevan ya no solo a nivel deportivo, y por suerte puedo decir que he participado en unos.

–         ¿Cómo valoras la experiencia?

De momento única e irrepetible, cada momento que estaba en la villa o en la competición se quedarán en el recuerdo. La carrera podría ser como otra de las WCHS, pero las vivencias de la villa… Los deportistas con los que coincides, que a veces te tienes que pellizcar para creerte que estás en el ascensor con Pau Gasol por ejemplo, hacen del momento o de la vivencia algo muy especial.

–         Antes de los Juegos leímos unas declaraciones tuyas en las que decías que por encima de todo esperabas que al cruzar la meta no te quedara ni un gramo de fuerzas y el puesto final fuera el que tus piernas te permitieran y luchando hasta el final. ¿Fue esa la sensación que tuviste al terminar?

Pues sí, esa fue la sensación, aparte de una felicidad inmensa al cruzar la meta. La carrera fue loca y dura desde el bocinazo de salida, no se dejó de luchar en ningún segundo, solo hay que ver los parciales. El sabor agridulce de la natación no me lo quitaré nunca, pero la prueba salió con neopreno y si no me acostumbro es culpa mía, así que la carrera me puso en esa posición, peleé cada puesto y conseguí esa sensación.

–         Teniendo que haber estado luchando por lograr la plaza olímpica hasta el final, es muy difícil planificar para llegar en el mejor momento de forma a Londres. ¿Cómo hicisteis esta planificación después de las Series Mundiales de Madrid, para llegar bien a los Juegos?

Después de Madrid me tomé una semana de descanso, ya que tenía el cuerpo bajo mínimos y necesitaba cargar pilas, y después preferí entrenar hasta Londres porque los viajes y las carreras te trastocan los planes y prefería llegar con garantías, así que mi entrenador y yo pensamos que la carrera sería rápida, sobre todo en natación y carrera a pie, como así fue, así que nos centramos en esos segmentos sin descuidar la bici, que nos limitamos a hacer tras-moto, que era un poco similar a lo que se viviría en Londres. En natación y en carrera hasta doblamos algunos días, y aunque en natación no salió la cosa como me hubiera gustado, corriendo sí que acabé contento para cómo se fue en bici.

–         Pero volviendo un poco atrás, cuéntanos cómo fue el camino para llegar a Londres…

Ha sido largo y duro, muchas carreras y muchos viajes. El sistema de clasificación de la ITU te hace tener que correr muchas competiciones y por todo el mundo, y la rivalidad entre países y deportistas ha sido máxima, solo había que ver que en Madrid se jugaban plazas muchos deportistas y algunos países la tan codiciada tercera plaza. No ha sido fácil llegar y se ha llegado con mucho sufrimiento, pero ha merecido la pena la recompensa y ver cumplido un sueño.

–         Lograste tu plaza olímpica dejando fuera a un histórico como Iván Raña. Si te hubiesen dicho eso unos años antes…

Es injusto hacer el enunciado así, ya que nadie ha dejado fuera a nadie y no solo hemos sido Iván Raña y yo, que tal vez hemos sido los que hemos llegado a la carrera final. Empezamos un grupo como de cinco triatletas más o menos (Ejeda, Fidalgo, Godoy, etc.), pero por desgracia solo podían ir tres, y Javi y Mario ya sabíamos el potencial que tenían, así que quedaba una plaza para esos cinco, y hubiera ido el que hubiera ido se lo habría ganado, más que decir que se ha dejado fuera, porque ha costado mucho llegar hasta Londres. Me clasifiqué yo, pero podría haber sido otro el que se hubiera clasificado, ya que yo estuve a un puesto de quedarme fuera. Pero si me llegan a decir que en el 2005 cuando empecé y me compraba el material que él llevaba y sacaba en las revistas, que en el 2012 iba a llegar a luchar con él, que por aquel entonces y todavía es un espejo en el que mirar, hubiera dicho: ¡estamos locos o qué!

–         Y después de esto, de haber logrado el sueño olímpico, ¿cómo se plantea el futuro a medio plazo? ¿Cuáles son tus objetivos para el 2013?

Después de los Juegos Olímpicos decidí acabar pronto la temporada porque necesitaba empezar la próxima antes e intentar mejorar y hacer una buena planificación, ya que como he dicho han sido tres años duros con muchas carreras y viajes y ha sido más que entrenar con una planificación ir poniendo parches por las carreras y los viajes, y así no se mejora. De momento este año a ver qué nos deparan las WCHS, donde me gustaría hacer un buen resultado en la general y luego ya se verá que depara la vida, que si algo me dice la experiencia es que nada sale según lo planificado.

–         Hay muchos rumores de que el triatlón olímpico cambiará su distancia a la mitad, ¿en qué te afectará esto?

De momento está todo muy cogido con pinzas y no sabemos a ciencia cierta por dónde evolucionará, ya hemos hecho carreras en distancia sprint y la verdad que no es que se me hayan dado muy mal, pero en mi opinión, no me gusta mucho el cambio, conocí el triatlón con esa distancia y he crecido con ella, creo que se perderían algunos valores de la olímpica y dará pie a nuevos modelos de triatletas, aunque seguirán ganando los mismos porque son muy buenos, pero abrirá más el abanico a la hora de hacer buenos puestos. Yo me considero más aeróbico así que no me beneficia mucho, pero bueno, todo cambio si encima ayuda al deporte para bien se aceptará y se luchará por demostrar que también somos competentes en esa distancia.

–         ¿Y tus planes a largo plazo? ¿Tienes pensado probar con distancias más largas?

Mis planes a largo plazo los dictará la situación deportiva, económica y laboral que tenemos en estos momentos, porque por desgracia el deporte no es para siempre. Pero sí que tengo claro que me gustaría probar algo de larga, ya no solo por la distancia y la fama que tiene, sino por el ambiente que respiran los deportistas que participan y los eventos que desde fuera ¡se ven espectaculares! Tiene que ser una distancia bonita de vivir, donde creo que los valores de superación y compañerismo salen a relucir más que nunca, lo veo en comentarios en las redes sociales de la gente y eso me atrae mucho.

Sport Training, Revista Española del deporte. Dedicada al entrenamiento, la nutrición, el rendimiento, etc. en triatlón, trail running, ciclismo, atletismo, patinaje de velocidad, natación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.