Iván Raña se ha estrenado a lo grande en un Ironman, venciendo con autoridad este domingo en Cozumel (México).

Tras su no clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres, Iván decidió dar un giro a su planificación y orientarse esta temporada a la larga distancia. Su debut iba a haber sido en Nueva York al final del pasado verano, pero un accidente con la bici unos días antes le obligó a cambiar de planes. De esta forma, eligió el Ironman de Cozumel, y por el camino, dentro de su preparación, el medio Ironman de Lanzarote a principios de noviembre, donde logró la victoria.

Iván nadó siempre en el grupo de cabeza, llegando a la T1 en el puesto 9º a tan solo unos segundos del primero. Sobre la bici supo dosificarse y mantenerse en su propio ritmo, entrando en la T2 el 11º a unos 9’ del luxemburgués Bockel,  que encabezaba la prueba tras dar toda una exhibición sobre la bici. Segundo y tercero eran el australiano McKenzie y el alemán Horst, a seis minutos y medio del primero.

Pero al comenzar el maratón, el que ofreció la exhibición fue Raña, marcando en todo momento un ritmo muy superior al de sus rivales, que le situó en cabeza en el kilómetro 14. A partir de ahí ya no tuvo ningún problema para aumentar y mantener las diferencias con los perseguidores, llegando victorioso a la meta con cerca de ocho minutos sobre el holandés Diederen, que también realizó una buena remontada. Tercero fue el belga Jammaer a casi diez minutos. Bockel se hundió completamente tras el ciclismo.

Por lo que está demostrando Iván, le ha cogido enseguida el punto a la distancia adaptándose de una forma muy rápida, regulándose muy bien sobre la bici y sabiendo correr “con cabeza”. De esta forma, Iván comienza a presentar su candidatura como uno de los grandes de cara a Hawai 2013, aunque para eso todavía queda mucho.